Cómo será Unicaba, la universidad docente que quiere Larreta

1
Compartir

«Es lo que tenemos que hacer para tener profesores de excelencia», asegura uno de los responsables del proyecto.

La Universidad docente es uno de los principales proyectos de Horacio Rodríguez Larreta para los próximos años. Se trata de la unificación de los 29 institutos porteños bajo el ala de Unicaba, una iniciativa que despertó quejas y temores en los profesorados capitalinos, pero que el alcalde y Soledad Acuña defienden a rajatabla.

Si bien desde el Gobierno ya dijeron que se trata de «jerarquizar» la carrera docente, hasta ahora poco se sabe qué cambiará en la formación de los alumnos. «La formación que hoy damos es buena. Pero Unicaba es lo que tenemos que hacer para que la Ciudad siga teniendo profesores de excelencia», explicó a LPO Diego Meiriño, Subsecretario de Planeamiento e Innovación Educativa porteño.

Las inquietudes de parte del mundo educativo tienen que ver con el tratamiento que tendrá el proyecto que llegó a la Legislatura poco después del comienzo de las sesiones. En países como Uruguay hace más de una década que los distintos gobiernos impulsan una reforma similar que aún no se cristalizó.

Desde el gobierno aseguran que el proyecto aún no está cerrado y que lo debatirán el tiempo que lleve «lograr ciertos consensos»
«La discusión se está dando, no es un hecho todavía. Desde el poder ejecutivo hicimos una propuesta y dialogamos con todos los actores que están involucrados. Llevará el tiempo que lleve el debate y lograr ciertos consensos. Queremos que sea un cambio significativo en los docentes que se forman», señaló Meiriño.

¿Por qué una universidad podría mejorar el sistema educativo capitalino? «La dinámica que tiene el mundo universitario es distinta a los terciarios. Tiene tres bases definidas: docencia, investigación y extensión universitaria. Tiene que ver con cómo vamos enriqueciendo el mundo docente», opina.

El funcionario, que coordina el proyecto, pone el acento en la ventaja que brindan los claustros universitarios a la hora de mejorar la formación de los futuros docentes. «Unicaba posibilita tener líneas de investigación para toda la universidad, que puedas tener prácticas en el aula. La investigación permite actualizar el diseño curricular, didáctica y métodos de estudio», explica.

Si bien los institutos de formación también generan conocimiento a través de la investigación, Meiriño explica que «a través de los programas de extensión se puede incorporar tutoría y mentoría y darles más herramientas a los docentes».

Las prácticas son otro tema que causó controversia. «Actualmente en inicial tiene una carga de práctica y en media una carga distinta. Algo que nos dicen los directores de escuela es que les falta horas de práctica a los recién recibidos, a los alumnos noveles», opina Mairiño en contra de lo que sostienen desde los profesorados.

La deserción es otro de los grandes problemas que enfrentan los profesorados. «Podemos hacer la carrera más interesante al tener rango universitario, que haya una formación más corta y después realicen especializaciones. Necesitamos que no sean cursadas tan largas y dar más opciones como cursos intensivos», comentó.

En las reuniones de la Comisión de Educación que preside Maximiliano Ferraro, de Vamos Juntos, se discutió cómo afectaría a la pluralidad de cátedra que hoy existe en los profesorados la creación de una universidad.

Diego Meiriño niega que la universidad pueda afectar la pluralidad de cátedras que hoy existen en los profesorados
«Como sucede hoy habrá una variedad de docentes al frente de las aulas y eso implica una vida académica muy rica. También mayor dialogo y formación de los docentes, todo lo contrario a tener a una visión única», responde Meiriño. «Estamos proponiendo es que no se pierda ningún cargo docente, no vamos a tener un sistema más chico sino más enfocado que pueda adaptarse a las necesidades de la sociedad», completa.

El funcionario asegura que en una universidad será más simple incorporar los «resultados de la investigación, tendencias, líneas hacia donde se mueve la didáctica y que llegue información de las escuelas para mejorar constantemente». Desde el Ministerio de Educación buscan que «los docentes de áreas similares planifiquen en conjunto, que vean la matemática integrada con la física, por ejemplo».

La «modernización» de la formación dará «más presencia a las habilidades socioemocionales, permitirán trabajar más con conceptos como inclusión y heterogeneidad. E incorporan las tecnologías de distintas formas», analizó el funcionario.

Meiriño niega que exista la intención de imponer una cursada virtual. «Queremos incorporar la tecnología porque cruza todos los procesos de la vida de docentes y alumnos. Habrá materias semipresenciales para que los chicos tengas distintas formas de acceder a los contenidos pero no reemplaza ni el rol del docente ni la relación el vínculo entre docente y alumno», advirtió.

http://www.lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments