Inicio Mundo Se frena el incipiente crecimiento iraní y crece la fuga de capitales

Se frena el incipiente crecimiento iraní y crece la fuga de capitales

Compartir

El regreso de las sanciones internacionales afectaría su PBI, que venía subiendo a un ritmo constante.

El acuerdo nuclear firmado en 2015 dio aire a la economía iraní. La eliminación de gran parte de las sanciones internacionales, el regreso de las inversiones de decenas de multinacionales europeas y la vuelta del petróleo iraní a los mercados internacionales animaron a una economía que llevaba años postrada.

El PBI iraní, según los datos que maneja el Banco Mundial, creció un 12,5% en 2016 y un 3,6% en 2017. Las previsiones anteriores a la ruptura del acuerdo estimaban el crecimiento de este año en un 4%, que en 2019 llegaría al 4,3%. La inflación anual está en el 8,3% cuando hace un año era del 12,6% y la tasa de desempleo por debajo del 12%, aunque en el caso de los menores de 25 años se acerca al 30%. Las tasas de interés en el 18%.

El gobierno iraní consiguió reducir en dos años la deuda pública del 42,3% al 32,1% del PBI y las exportaciones crecen a tasas de dos dígitos desde la firma del acuerdo nuclear. La relación comercial con Europa se disparó. Según los datos de la Comisión Europea, el intercambio comercial entre Teherán y los 28 países del bloque europeo pasó de 7.400 millones de dólares en 2013 a 25.000 millones el año pasado, mientras la relación comercial entre Irán y Estados Unidos apenas sumó 201 millones de dólares en 2017.

La vuelta de las sanciones puede poner en riesgo esta mejora económica en un país que todavía no termina de salir de la crisis. La moneda iraní, el rial, perdió el 50% de su valor respecto al dólar desde finales de año, cuando empezó el runrún del posible abandono estadounidense del pacto nuclear. A finales de abril, para frenar el repunte del dólar, Teherán estableció un tipo de cambio fijo de 42.000 riales por dólar.

El diario Al-Monitor contaba el pasado 10 de abril que el gobierno iraní estimaba en unos 10.000 millones de dólares la fuga de capitales en el primer trimestre del año, lo que alimenta el temor a un hundimiento económico.

La economía iraní crece con fuerza desde la firma del acuerdo nuclear, pero la bonanza no elimina su fragilidad ni llegó a los bolsillos de la mayoría de los iraníes, aunque la vuelta del país a los mercados petroleros occidentales hizo que sus exportaciones de hidrocarburos se multiplicaron casi por tres. Se crearon 600.000 empleos al año, insuficientes para dar empleo al millón de jóvenes que cada año se incorpora al mercado laboral.

A pesar del levantamiento de la mayoría de las sanciones, Irán no consiguió todavía que volvieran los grandes bancos internacionales, que mantuvieron su temor -pese a la firma del acuerdo- a las sanciones estadounidenses por sus negocios en el país.

Los gobiernos europeos prometen mantener vivo el acuerdo pero todavía buscan fórmulas que permitan que sus empresas se queden en Irán sin exponerse a las nuevas sanciones de Washington. Algunas habían hecho o previsto en los últimos años grandes inversiones, como la petrolera francesa Total.

Las sombras también se ciernen sobre el sector bancario del país. Sin acceso a los mercados financieros internacionales durante años, los bancos iraníes siguen faltos de capital y cargados de préstamos de dudoso cobro, provenientes de la burbuja inmobiliaria de la pasada década. El estado de la banca limita sus préstamos para inversiones productivas.

Irán tomó medidas en las últimas semanas ante el previsible abandono estadounidense del acuerdo nuclear. El gobierno del presidente Hassan Rohani aprobó controles de capitales, límites en el acceso a divisas internacionales y limitó algunas importaciones.

Un informe de Djavad Salehi-Isfahani, profesor de Economía en la universidad estadounidense de Virginia y analista de Brookings Institution, asegura que el presidente Rohani tendrá que mover a su país de una economía que quería abrirse al mundo y reformar sus mercados a una “economía de resistencia”, favoreciendo la sustitución de importaciones y las inversiones nacionales frente a las extranjeras. Un intento por sobrevivir a las nuevas sanciones.

https://www.clarin.com
Print Friendly, PDF & Email
Compartir