Inicio Grales. Misterio en Mendoza por la “hamaca fantasma” que se mueve sola

Misterio en Mendoza por la “hamaca fantasma” que se mueve sola

Compartir

Fue captada por una mujer en el barrio Ferroviario de Maipú. El caso recuerda a las hamacas de Firmat.

Los habitantes del barrio Ferroviario de Maipú, en Mendoza, aún no salen de su asombro. Una mujer captó en video como una de las hamacas de una plaza se movía sola, sin que nadie la impulse.

El misterioso hecho tuvo lugar en el espacio verde Capitán José Daniel Vazquez -bautizado así en honor a un piloto caído en Malvinas-, entre las calles El Norteño y Virgen de Lourdes.

“Estacionamos acá en la plaza y se está hamacando sola. No hay nadie”, se escucha decir a la sorprendida mujer.

La grabación deja en claro que el balanceo de la hamaca nada tiene que ver con el viento, ya que las hojas de un árbol que aparece en primer plano no se mueven. Además, otros dos columpios permanecen quietos.

Como suele ocurrir en estos casos, inmediatamente surgieron versiones sobre un posible hecho paranormal.

El emblemático caso de “las hamacas de Firmat”

Durante años, la ciudad santafesina de Firmat fue centro de un misterio que trascendió las fronteras argentinas. En 2007, un niño descubrió que una de las tres hamacas de la plaza Manuel Belgrano se movía sola. Desde entonces, varios vecinos grabaron el acontecimiento en reiteradas oportunidades y nacieron “Las hamacas de Firmat”.

Los pobladores generaron diversas versiones para explicar el fenómeno y, como no podía ser de otra manera, surgió la hipótesis paranormal.

Según algunos habitantes de la ciudad, el responsable del movimiento era el fantasma de un chico. ¿Por qué? Dicen que era la hamaca preferida de un nene que murió en un accidente, y como los responsables nunca fueron condenados, su alma vaga por el lugar y se divierte hasta que se haga justicia.

En 2011, el mito de “Las hamacas de Firmat” generó que el programa de la televisión estadounidense “Fact or Faked (realidad o montaje)” viaje a Entre Ríos para intentar develar el misterio. Entre sus pruebas, los productores del ciclo norteamericano aislaron las hamacas dentro de una carpa gigante y las sometieron al impulso de una turbina, que descubrieron la particularidad del columpio que se movía: “Es más ancha que las otras dos, embolsa el aire de otro modo y a determinada velocidad del viento, se mueve igual que en los videos”.

Así, se descubrió que el movimiento se debía a factores ambientales y nada tenía que ver con lo paranormal.

https://www.clarin.com
Print Friendly, PDF & Email
Compartir