Inicio Tapa La tibia “objeción” de la Ofina Anticorrupción a Jorge Triaca

La tibia “objeción” de la Ofina Anticorrupción a Jorge Triaca

Compartir

Fue por la contratación de su empleada domestica através del sindicato intervenido SOMU.

En función del Código de Ética de la Función Pública, la OA, a cargo de la macrista Laura Alonso, objetó y criticó el proceder del ministro de Trabajo. Dada la gravedad del hecho, parece ser la acción más correcta. Sin embargo, las palabras del dictamen sorprenden por su suavidad.

“Hacer saber al Sr. Ministro de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Alberto Jorge TRIACA, que debió actuar en forma prudente y no consentir la contratación de la Sra. Sandra HEREDIA en el SINDICATO DE OBREROS MARÍTIMOS UNIDOS (SOMU), transmitiendo al entonces Interventor su oposición en atención a las implicancias del caso (art. 9 del Código de Ética en la Función Pública, Decreto 41/99)”, indica el documento.

En el dictamen, también se le pide a Triaca que “que, en lo sucesivo, deberá evitar la adopción de decisiones que pongan en riesgo la imagen que debe tener la sociedad respecto de la función pública, generando dudas sobre su integridad o la de su jurisdicción”.

Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción

La decisión ya fue enviada a Triaca, al Presidente de la Nación y al Sr. Jefe de Gabinete de Ministros.

Cabe recordar que la integridad del ministro quedó en entredicho después de que se difundiera un audio que dejaba en evidencia la contratación en negro de Sandra Heredia, por entonces su empleada doméstica.

Heredia había denunciado que, además, el ministro la había designado en el intervenido sindicato marítimo, SOMU, después de que ella pidiera un aumento de sueldo. Triaca admitió que tenían una relación laboral formal y ambas partes llegaron a un acuerdo indemnizatorio, aunque con discrepancias sobre el monto en cuestión.

En ese marco, también salieron a la luz las contrataciones en el Estado, de dos hermanas de Triaca, su esposa y un cuñado.

A pesar de la suma de conlictos, en su momento los funcionarios de Gobierno salieron a respaldar públicamente al ministro. Aquí la línea entre lo personal y lo oficial es bien clara, sin embargo, se ponderó el apoyo al individio por sobre los deberes que corresponden a un funcionario público. Sin embargo, uno esperaría otro proceder de la OA, dado que se trata, precisamente, de su función. Finalmente, el descenlace del asunto termnó en un “reto y ya está”.

Print Friendly, PDF & Email