Inicio Grales. Polémica por docentes bonaerenses que cobran cuatro veces más horas de las...

Polémica por docentes bonaerenses que cobran cuatro veces más horas de las que realmente ejercen

Compartir

Los docentes de la provincia se debaten en una batalla que pareciera no tener final contra las autoridades de la provincia de Buenos Aires. El botín, a simple vista, es el aumento salarial. En cuanto la información se hace menos escasa y se comunica que un docente con 38 años y diez de experiencia cobra 13 mil pesos de bolsillo, las motivaciones parecieran correrse al plano moral, a la necesidad imperiosa de una vida laboral más digna.

No obstante ello, pareciera que un grupo reducido de ellos ha optado por hacer Justicia por mano propia y aumentarse el sueldo en base a ciertas irregularidades, facturas truchas y actos de corrupción que, irónicamente, parecieran estar amparados por las autoridades de turno.

El primer caso en salir a la luz es de Andrea Trifiletti, una docente con doble cargo en el ministerio de Educación, con un régimen de ocho horas diarias y que, al mismo tiempo, percibe un sueldo a través del ministerio de Gestión Cultural bajo la modalidad de planta temporaria, con un régimen de treinta y cinco horas semanales.

No hacen falta grandes dotes matemáticas para notar que la señora Trifiletti debiera trabajar quince horas por día para poder cumplir con lo cobrado, distribuidas entre el colegio en el que está nombrada y siete horas en el museo de Bellas Artes, dependiente de Cultura de la provincia.

Sin embargo, de esas quince horas diarias sus compañeros aseguran que sólo trabajaría cuatro en el museo y que por la escuela ni aparece. Esta argucia resulta posible gracias a una triquiñuela burocrática llamada “pase de orden técnico”, a través de la cual Trifiletti puede evitarse el asistir a la escuela asegurando estar cumpliendo sus horas en Cultura.

Menudo escándalo despertó el comportamiento de la docente puertas adentro del ministerio de Gestión Cultural. Los dedos acusadores apuntaron, sobre todo, a César Castellanos y el polémico historiador Ricardo López Gottig, quienes parecieran mirar hacia el costado por alguna razón ante el abuso. Ninguno de los dos, a la fecha, se ha pronunciado al respecto.

De este modo, mientras un docente cobra entre 11 y 18 mil pesos mensuales, docentes con menos escrúpulos y una interpretación algo más borrosa de los parámetros morales y éticos se alzan con algo más de 40 mil, trabajando cuatro horas por día. (www.REALPOLITIK.com.ar)

Print Friendly, PDF & Email
Compartir