Inicio Policial Expectativa sobre la posible libertad del homicida de la “Masacre de Flores”

Expectativa sobre la posible libertad del homicida de la “Masacre de Flores”

Compartir

El único sobreviviente, Matías Bagnato se encuentra por primera vez cara cara con el asesino de su familia. Desde hace años pide que no lo liberen porque teme por su vida.

Matías Bagnato, único sobreviviente de la “Masacre de Flores”, en la que asesinaron a sus padres, hermanos y un amigo en 1994, estará por primera vez cara a cara con el asesino, Fructoso Álvarez González, en una audiencia judicial que se realizará para resolver si el condenado termina de cumplir su pena en Argentina o es expulsado a España, tal como lo solicitó su defensa.

La audiencia oral se realizará desde las 12 en la Cámara Nacional de Casación Penal, situada en el edificio de Talcahuano 612 y es la primera vez que se aplica desde que entró en vigenciala ley de Víctimas el año pasado.

A 24 años de ocurrido el hecho, Bagnato que hoy tiene 38 años tendrá que cruzarse por primera vez con el condenado a prisión perpetua por el crimen de su familia, el comerciante español Álvarez González.

El pedido del condenado consiste en solicitar su expulsión del país por la ley de extrañamiento, que permite a los extranjeros pedir ese beneficio después de cumplida la mitad de la condena.

La “Masacre de Flores” fue cometida el 17 de febrero de 1994 en la casa de la familia Bagnato, ubicada en la calle Baldomero Fernández Moreno 1906, donde Álvarez González roció la propiedad con combustible y generó un incendio.

Por el fuego, murieron el padre de familia, José Bagnato (42); su esposa Alicia Plaza (40); sus hijos Fernando (14) y Alejandro (9) y Nicolás Borda (11), un amigo del menor de los chicos que esa noche se habí­­a quedado a dormir, mientras que el único que se salvó fue Matías, quien por entonces tení­­a 17 años.

Los investigadores determinaron en pocas horas que el autor de la tragedia era Álvarez González, un comerciante y ex socio de José Bagnato que le reclamaba una deuda y amenazaba a toda la familia.

El imputado fue condenado a prisión perpetua en 1995, pero por tener su ciudadanía española, en 2004 fue extraditado a ese país para terminar de cumplir su condena.

En España lo liberaron y fue recapturado en la Argentina en 2011, luego de amenazar de muerte a Matías Bagnato.

Print Friendly, PDF & Email