Inicio Economía Cómo funciona el “esquema Ponzi”, la maniobra fraudulenta que utilizaba el “Madoff...

Cómo funciona el “esquema Ponzi”, la maniobra fraudulenta que utilizaba el “Madoff argentino”

Compartir

Enrique Blaksley, el ” Madoff argentino”, fue detenido ayer acusado de estafas y lavado con el dinero de unos 1000 pequeños inversores que le confiaron sus ahorros. De 52 años, es el hijo mayor de una familia de 14 hermanos criados a metros de la Catedral de San Isidro y fundador de Hope Funds.

El tipo de fraude que utilizó Blaksley es una maniobra conocida como “esquema Ponzi”. Es un sistema de fraude piramidal, en referencia a un estafador que lo implementó a comienzos del siglo XX, y se caracteriza por un efecto de bola de nieve en el que la alta rentabilidad prometida se paga con la llegada de nuevos clientes.

El sistema saltó a la fama en Boston a principios de la década de 1920, cuando Carlo Ponzi, un inmigrante italiano, se convirtió, en apenas seis meses, en un millonario de menos de 40 años. Su estrategia consistió en beneficiarse con la confianza de los clientes de su sociedad, Securities Exchange Company. Ponzi prometía a los ahorristas intereses de hasta el 40% en 90 días, mientras que las cuentas de ahorro ordinarias de la época no sobrepasaban el 5% de rendimiento.

En su momento, el negocio que “vendía” Ponzi era sencillo: una persona en el extranjero enviaba una carta a Estados Unidos, en la que incluía un sello postal comprado según las tarifas del país de origen. La promesa se basaba en que, jugando con las diferencias entre las cotizaciones del dólar y las divisas extranjeras, los beneficios llegaban solos. Entusiasmados, los pequeños ahorristas entregaron su dinero a Ponzi, que “en tres horas, recibió un millón de dólares”, según la autoridad bursátil norteamericana, la Securities and Exchange Commission (SEC).

El abogado querellante en la causa de Blaksley, Hernán Vega, explicó cómo utilizaba el estafador argentino este esquema fraudulento. “Una persona ofrece una alta tasa de interés a partir de un mutuo, un contrato. La gente le daba plata y Blaksley ofrecía un 12% en dólares como retribución”, explicó el letrado. En otras palabras, se trata de una operación fraudulenta de inversión que implica el pago de intereses mediante dinero invertido o con dinero de nuevos inversores. Y agregó: “Es tan exorbitante la suma de dinero, es la estafa más grande la historia de la Argentina”.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir