Inicio Policial La historia desconocida de Soledad Garibaldi, la fiscal que investiga los abusos...

La historia desconocida de Soledad Garibaldi, la fiscal que investiga los abusos de menores en Independiente

Compartir

Contó cuál fue la “bisagra” en su vida y por qué no teme perseguir a los autores de la red más grande de abuso de chicos.

En medio del escándalo por los abusos en Independiente, la fiscal Soledad Garibaldi señaló que no tiene miedo por la investigación que lleva adelante y reveló cuál es la causa. Se trata de un acontecimiento que le ocurrió y que la llevó a repensar su vida. En televisión, la funcionaria contó que su última hija fue operada “a corazón abierto” cuando tenía pocos meses.

“Fueron años complicados porque la nena de 2 años fue operada de corazón. Felicitas fue la bisagra que tuve en mi vida. Miedo no tengo porque después de pasar por esa operación a corazón abierto… Ese miedo que sentí esa vez no lo volví a sentir”, sostuvo la fiscal en el programa Debo Decir, por América.

Garibaldi -que contó que tiene tres hijos- reveló además que el mayor de sus hijos, de 9 años, “quiere ser jugador de fútbol”, y que el haber conocido de cerca la trama de abusos a los que fueron sometidos al menos cinco chicos de divisiones inferiores de Independiente no la llevará a impedirle que siga con esa actividad.

“El año pasado fue muy fuerte para mí”, afirmó en el programa y agregó que, al empezar a investigar ella sintió que “la subestimaron”. Si bien aclaró que durante su carrera de más de 20 años en la Justicia nunca sintió presiones por ser mujer, sí reconoció que le resultó complicado iniciar su actuación “en un mundo que es principalmente de hombres”. Y recordó lo que eran sus primeras órdenes de allanamientos que debía realizar con efectivos de la Policía.

Sobre la actual investigación, Garibaldi aclaró que “no” tuvo ni recibió ningún tipo de amenaza ni presiones y, luego, brindó detalles -sin que interfieran en la investigación del caso- de la marcha de la pesquisa sobre la red de abusos sexuales a menores de edad en el ámbito del fútbol de inferiores de Independiente.

“En general soy una persona que tiene empatía, no sé si a veces me juega en contra, porque me llevo los problemas a mi casa, pero en este caso sí me jugó a favor, porque cada vez que los chicos se sentaban me sonreían y me contaban las cosas y me mostraban sus celulares y las comunicaciones que tenían” con los acusados, dijo en el programa que conduce Luis Novaresio.

La investigación

La fiscal detalló los contactos con los chicos de inferiores. “Me llamó mucho la atención que les ponían el signo pesos. Los tres signos pesos se repetían en todas las conversaciones. También les decían ‘qué crack’ o ‘qué lindas piernas tenés’ para concretar los encuentros”, sostuvo la fiscal.

Hasta el momento, son diez las víctimas que fueron abusadas sexualmente, según contó Garibaldi, aunque no todos son menores de edad. “Yo estoy imputando hechos donde la víctima tiene 18 años, porque el consentimiento, más allá de que tengan 18, está viciado”, señaló.

Además, la fiscal remarcó que todas las víctimas cuentan con un perfil similar: “Tienen un perfil muy marcado que es el que estaban buscando las personas. Por las necesidades que tienen y por su vulnerabilidad. Todos tienen a sus familias lejos. Están desarraigados completamente”.

Por otra parte, hizo una observación sobre el escándalo de la semana pasada que tuvo como epicentro la participación de Natacha Jaitt en el programa de Mirtha Legrand: “Como estamos encerrados en la Fiscalía me enteraba por mi familia, pero no estábamos pendientes. Tuvimos que poner un poco de calma y no desviarme del foco. Mi función es no desviarme, yo me manejo con lo que tengo en la causa”.

La causa cuenta con cinco detenidos acusados de abuso, quienes fueron trasladados a la UFI 4 de Avellaneda. Ellos son Eduardo Fleyta y el árbitro Martín Bustos, el relacionista público Leonardo Cohen Arazi, el organizador de torneos juveniles Juan Manuel Díaz Vallone y el representante de futbolistas juveniles Alejandro Carlos Dal Cin.

Sin embargo, la fiscal aseguró que están investigando a otros sospechosos. “El viernes hicimos dos cámaras Gesell y de ahí surgieron cuatro hechos más y otro caso que sería un caso de grooming, que es el primer contacto que hace una persona con fines sexuales hacia un niño. Eso esta penado con hasta 4 años de prisión”, explicó.

La fiscal agregó que los abusos “vienen sucediendo hace muchos años, pero lo que pasa ahora es a raíz del fenómeno de las redes sociales. Por eso pienso que es muy fácil para estas personas contactar a los chicos”.

https://www.clarin.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir