Inicio Deporte El escalofriante testimonio de una mujer violada por un nadador inglés

El escalofriante testimonio de una mujer violada por un nadador inglés

Compartir

El deportista se aprovechó de una joven que había mantenido relaciones consentidas previamente con su amigo. Continúa el juicio.

El nadador británico Otto Putland, de 24 años, aprovechó que su amigo, el atleta olímpico leuan Lloyd, había mantenido relaciones sexuales consentidas con la mujer de 19 años y también quiso tenerlas con ella a la fuerza. Hoy en día, continúa el juicio por la acusación de abuso en aquella fiesta en julio de 2015 en la ciudad de Cardiff.

Aquella noche, su amigo leuan Lloyd conoció a la joven y posteriormente la llevó a su casa mantener relaciones, según señaló la abogada procesal Janet McDonald en el Cardiff Crown Court. Luego, explicó irónicamente que Putland intentó con ella porque “su amigo había tenido relaciones estaba bien que él lo hiciera también”. Y remató: “Se la pasaron entre amigos como si fuera de su propiedad”.

La víctima detalló que luego de mantener relaciones en la cama de Lloyd, quien representó a Gran Bretaña en los últimos Juegos Olímpicos, entró el nadador y su amigo se fue al pasillo. Cuando él ya estaba a los pies de la cama, la joven -que hoy en día tiene 22 años- confesó que le mandó un mensaje de texto a mi amigo diciéndole ‘ayuda antes que algo suceda’.

“Él se acostó encima de mí y fue entonces cuando le dije ‘no te pases de largo’ y él dijo ‘no nos estamos pasando’. Le dije que no quería tener sexo con él y él siguió tratando de besarme”, recordó.

Y a continuación, contó: “Él dijo ‘¿quieres que me ponga un condón?’ Así que fue y agarró uno y se lo puso”. Cuando regresó, la joven “estaba llorando y simplemente mantenía mi cabeza lejos de él”.

También podés leer: Escalofriantes detalles del hallazgo del cuerpo de Conpeción, asesinada en Mendoza

“Me quitó la mano y simplemente me la puso pero me dijo ‘no te preocupes, es solo la punta’”, expresó entre lágrimas. Y la abogada relató que el nadador recién se detuvo cuando la víctima le pidió ir al baño, para en realidad pedirle ayuda a su amiga.

De hecho, la víctima visitó dos días después del hecho a un médico forense. Aunque no informó sobre lo sucedido a la policía hasta noviembre de 2016, ya que no quería que su madre se enterase.

Por su parte, Christopher Rees, abogado del nadador, interrogó a la mujer, quien dijo que estaba “realmente borracha”, a causa de haber ingerido medio litro de “Malibú y Vodka”, pero que igualmente podía recordar gran parte de la aquella noche.

“Seguramente hubo lagunas en su memoria cuando denunció lo sucedido a la policía 18 meses después”, señaló Rees y le preguntó por qué no decidió levantarse cuando su cliente había entrado en esa habitación.

A lo que la joven cerró: “Me congelé. No estoy segura … No estaba pensando correctamente. No estaba segura de qué iba a suceder exactamente en ese momento”.

Fuente: Infobae.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir