Inicio Tapa Los obispos salieron a defender el aporte del Estado

Los obispos salieron a defender el aporte del Estado

Compartir

Monseñor Aguer y el obispo de San Francisco, Córdoba, expresaron su descontento con la divulgación de sus salarios, y ratificaron la necesidad de que el Estado realice ese gasto.

El cordobés Sergio Buenanueva, entrevistado por Radio La Red, expresó su malestar por toda la polémica que se ha generado, en relación al dinero que el Estado gasta en la Iglesia. El debate comenzó después de que la diputada Carla Carrizo (Evolución, el bloque de Martín Lousteau) preguntara por los montos específicos y sugiriera equipar el salario docente al de los obispos.

“Cada vez que hay un problema, nos sacuden a los obispos con este tema”. La queja vino de Sergio Buenanueva, responsable de la diócesis de San Francisco, Córdoba, quien apuntó que “no es la primera vez”, afirmó. También se mostró sorprendido de que una diputada no sepa cuál es el monto específico, ya que está incluido en el presupuesto que vota anualmente.

Sobre el monto difundido, dijo que “eso genera una bronca comprensible en muchas personas que dicen ‘yo no soy católico y mantengo a los obispos católicos'”, y agregó: “es verdad que los católicos recibimos por el Presupuesto Nacional un aporte, pero también es verdad que las provincias y los municipios han empezado a ayudar a las otras religiones”.

Además, Buenanueva explicó que el monto que los obispos del Estado, unos 46.800 pesos mensuales, no es exactamente un sueldo y no lo destinan exclusivamente a gastos personales. “Nosotros no recibimos ese monto total, porque entre todos los obispos hemos formado un fondo solidario para atender contingencias”, dijo y explicó que sólo reciben uno “unos 42.000 pesos netos”.

También explicó que “lo que recibimos no tiene razón de sueldo, porque no tenemos deducciones ni pagamos ganancias” afirmó y precisó que es un dinero que “llega a nombre del obispo, pero es para el sostenimiento de las diócesis”.

Asimismo, rechazó el pedido de la diputada Carrizo de equipar los salarios entre docentes y obispos “sería anacrónico, porque ahí sí recibiríamos un sueldo del Estado”.

También explicó cómo se sostienen la asignación que reciben los curas: “la mayoría recibe una asignación que está a cargo de la comunidad parroquial a la que pertenecen”, y agregó que en San Francisco, el monto asignado es “el de una jubilación mínima, que ronda los 8.000 pesos y se va actualizando”.

Po su parte, El arzobispo de La Plata Monseñor, Héctor Aguer, afirmó que la mayoría del dinero que llega a la diócesis “los gasto en darle a los pobres. Tengo clientes fijos y sacerdotes a los cuales les falta, y también en pequeñas cosas mías”.

En declaraciones a radio Continental, Aguer resaltó que el aporte que recibe la Iglesia del Estado “está fundado en el artículo segundo de la Constitución Nacional”. “Los constituyentes del (18)53, cuando pusieron esa formulación, quisieron buscar una vía intermedia entre el estado confesional y el estado laico o ateo, que no solamente significa el aporte económico sino el de fomentar y favorecer el culto católico”, explicó.

Y agregó: “si me lo rebajan o me lo quitan, me arreglaré como pueda. Pero aquí hay una razón histórica muy fuerte que tiene que ver con el hecho, también histórico, de que la mayoría del pueblo argentino es bautizado en la Iglesia Católica”, señaló.

“La Iglesia no podría prescindir de eso, es un aporte importante. Hay una deseducación en los fieles católicos que no aportan, si nos fijamos lo que es la limosna en la misa es una colecta miserable”, se lamentó.

Cabe recordar que la polémica comenzó a raíz de la consulta realizada por la diputada Carrizo al jefe de Gabinete, Marcos Peña. “¿Cuánto corresponde a remuneraciones de funcionarios eclesiásticos?”, había consultado.

A lo que Peña informó que los montos varían de acuerdo a la jerarquía, pero pueden alcanzar los 46.800 pesos. “Los que más cobran son los Obispos Diocesanos y los Administradores apostólicos y diocesanos, que cobran $ 46.800 por mes, mientras que los Obispos Auxiliares y los Obispos Eméritos perciben $ 40.950 mensuales”, detalló.

En este sentido, Peña precisó que en el presupuesto 2018 se contempla un gasto de $130,4 millones, destinados a la Iglesia.

Print Friendly, PDF & Email