Inicio Tapa El ex jefe de la Armada en la mira por un informe...

El ex jefe de la Armada en la mira por un informe sobre el ARA San Juan

Compartir

El ex jefe de la Armada habría omitido considerar un documento. Sería por una interna dentro de la fuerza.

Aunque inicialmente el almirante Marcelo Srur había afirmado, ante el presidente y el ministro de Defensa, que el ARA San Juan “estaba en condiciones de navegar” , tres semanas después firmó un sumario que decía que presentaba “una serie de severas anomalías”.

Mediante ese documento, Srur suspendió a dos subalternos, por “arriesgar la tropa” y “negligencia”. Fueron al comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada, contralmirante Luis López Mazzeo, y al comandante de la fuerza de submarinos, capitán de navío Claudio Villamide.

¿Por qué cambió Srur de postura? ¿Realmente el jefe de la Armada supo tres semanas tarde el verdadero estado del submarino? En el Gobierno se bajara la posibilidad de que haya intentado depositar la responsabilidad en sus subalternos.

Otra opción es que haya intentado perjudicar a López Mazzeo, con quien mantenía una fuerte interna, ya que era visto como un sucesor probable. Antes de la suspensión, el comandante de Adiestramiento y Alistamiento tenía las mejores calificación de 2017.

Diario Clarín fue el primero en exponer esta interna, que tenía lugar en las primeras horas tensas de búsqueda, todavía esperanzada, del submarino. Según afirmaron fuentes militares a ese matutino, Srur había convocado de urgencia a López Mazzeo al edificio Libertad.

El comandante de Adiestramiento y Alistamiento llegó a las 03:00 desde Bahía Blanca. Inmediatamente, fue conducido a una oficina en donde un oficial, con otros dos como testigos, lo notificaron del sumario, que López Mazzeo firmó.

Después de la suspensión del comandante, se pidió el pase a retiro de otros cuatro contralmirantes. Srur después anuló el sumario, aunque no descartó la posibilidad del que el submarino no haya estado en condiciones de navegar.

El dato en puso a Srur en malos términos con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, es que después se conoció la omisión de otro informe, donde se afirmaba que el ARA San Juan era un “buque habilitado”.

Los informes, que Srur excluyó del sumario, había sido uno firmado el 5 de septiembre de 2017 por el comandante del San Juan, capitán de fragata Pedro Fernández. El otro fue una consecuencia del primero: el Índice de Calificación de Estado de Material (llamado ICEM), que había otorgado al submarino un puntaje de “4,25 sobre 5”.

A Aguad no le gustó el acto administrativo llevado a cabo a través de un sumario que presentaba omisiones. Antes las consultas y objeciones recibidas, Srur afirmó que en el sumario se consideraba implícito que el submarino esta “en condiciones”. Sin embargo, por esas dudosas circunstancias y motivaciones, el ministro de Defensa firmó, el 16 de diciembre, su pase a retiro, junto al del oficial auditor que redactó el documento.

Por su parte, ahora los familiares de los maridos desaparecidos solicitan que la Justicia investigue la información contenida en los sumarios que hablaban de “severas anomalías”.

Se trata de 9 “anomalías severas” que Srur incluyó en los sumarios, con cuatro consideradas como principales: el submarino contaba con un sólo periscopio, que hacía un ruido permanente el eje del motor, que fallaba el sistema de propulsión, y el ingreso de agua de mar por el snorkel, que afectaba al ventilador de batería de proa.

Tanto el ex jefe de submarinos capitán Villamide como López Mazzeo afirmaron que las supuestas principales anomalías se encontraban subsanadas, o que los sumarios presentan información inexacta. De momento, Aguad no ha decidido qué hacer con los sumarios y el acto administrativo de Srur.

*Con información de Clarín

Print Friendly, PDF & Email