Inicio Grales. Ricardo Lorenzetti llamó a “acelerar las causas de corrupción”

Ricardo Lorenzetti llamó a “acelerar las causas de corrupción”

Compartir

El presidente de la Corte Suprema abrió el año judicial con un fuerte pedido de concretar políticas de Estado. Las reformas que se vienen.

Con un extenso discurso que tuvo como hilo conductor la necesidad de pasar de la discusión a la acción, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, abrió este martes el año judicial y llamó a “hacer una autocrítica” sobre el funcionamiento de ese poder. Además, advirtió que “Argentina no tiene una tradición de acuerdos” y reclamó “madurez institucional” para concretar soluciones. También llamó a “acelerar las causas de corrupción”.

Desde el cuarto piso del Palacio de Justicia, Lorenzetti se explayó sobre las reformas que hay en carpeta y advirtió que, si bien la Corte es “la cabeza del Poder Judicial, no tiene las manos ni las piernas” para avanzar con los cambios, en un país que definió como “pendular”, sin políticas de Estado y “resistente al cambio”.

Casanello: “Cristina no está involucrada ni como testigo ni como posible imputada”
En este contexto, el juez supremo destacó que en los últimos años la Corte hizo “muchísimas transformaciones” que “no se pudieron generalizar” porque “la Argentina no tiene una tradición de acuerdos, de cooperación, de políticas de Estado”, lo que consideró “una verdadera tragedia”. “Hay que tomar decisiones y cambiar”, sentenció.

Lorenzetti señaló que “hace muchos años que se habla de los mismos temas y nunca se puede generalizarlos de manera sistemática”, y puso como ejemplo “la discusión sobre mano dura y mano blanda”, y también sobre los casos de narcotráfico y las políticas de género.

“Si bien la Corte tiene la cabeza, la superintendencia del Poder Judicial, no tiene las manos ni las piernas, porque hay aspectos que los definen otros sectores”, sostuvo, y agregó que “no puede ser que la Argentina siga siendo pendular, que signa dudando sobre sí misma sobre las cuestiones centrales”.

Proponen duplicar los juzgados federales, volcar los expedientes en la web y limitar las apelaciones
El titular de la Corte enfatizó que “las consecuencias de la ausencia de una política de Estado, de estos cambios pendulares, de este ir y venir permanentemente, son gravísimas” y habló de “un exceso de coyuntura, una ausencia de estatura para ver los grandes problemas en el mediano y largo plazo”.

“Si miramos las causas judiciales de los últimos años, vemos que muchas de ellas se han frenado porque se han envuelto en discusiones políticas, de intereses, y no se han centrado en la búsqueda clara de una solución de justicia estrictamente jurídica. Tenemos que ser maduros institucionalmente”, explicó.

Lorenzetti apuntó que “una política de Estado significa que nos pongamos de acuerdo todos los poderes, tanto a nivel nacional como en las provincias, en una serie de medidas estables con mirada al futuro, que modifiquen los diseños institucionales para lograr resultados mejores”.

Asimismo, llamó a “prestar mucha atención a las demandas sociales, escuchar los reclamos del pueblo”, y se refirió a “la tragedia del tiempo” y a “la tragedia burocrática”. “Esto es algo que no se cambia sólo con los horarios: se cambia con las estructuras, con reformas de fondo”, sintetizó.

Germán Garavano: “Es un desafío de la Justicia empezar a darle respuesta a la gente”
Las reformas

Lorenzetti consideró que los cambios “tienen que nacer del Poder Judicial, porque es donde hay experiencia”. “Tenemos que ser capaces de acordar principios básicos, un modelo que sea aplicable para todos y funcione”, dijo, y pidió “pensar en un cambio sistémico y cultural”.

Puntualmente, apoyó las reformas de los códigos Penal y Procesal Penal, pero en este último caso advirtió que “si la aplicación del sistema acusatorio a nivel federal está planteada como un proceso muy gradual, que se va a hacer con experiencias piloto -lo cual es razonable-, en el tiempo intermedio, que pueden ser años, tenemos que ser capaces de tomar medidas urgentes, porque los juicios son ahora”.

También hizo un llamado a “acelerar” las causas de corrupción y adelantó que hay una propuesta para establecer procesos especiales, a la vez que sugirió avanzar en un proceso especial para las “megacausas”.

El Gobierno aprobará mañana una mínima sanción para el juez Daniel Rafecas
En el pasaje dedicado al sistema carcelario, propuso abordar la delincuencia juvenil desde escuelas a crear dentro de esos establecimientos, y además remarcó la necesidad de “desarticular la economía del delito” y sancionar la ley de extinción de dominio, que se encuentra trabada en el Senado.

Sobre el Código Civil y Comercial, señaló que “falta toda la estructura de implementación” y mencionó proyectos en danza sobre la oralidad y la digitalización del proceso. “Cuando uno va a un juzgado pasa al siglo XIX, todavía hay expedientes cosiéndose con hilo”, ironizó.

Lorenzetti también convocó a repensar el funcionamiento del Consejo de la Magistratura. “¿Cómo es posible que sigamos discutiendo cuántos miembros tienen que ser y qué sectores deben estar representados?”, se preguntó, y si bien reconoció el “gran esfuerzo” de los miembros actuales, aclaró que “no es un problema de personas” sino “de diseño institucional”.

“Una institución que se renueva cada cuatro años en forma total, empieza de nuevo cada cuatro años. Y una institución que tiene un diseño parlamentario para funciones ejecutivas, no puede funcionar bien”, cuestionó, al indicar que “la administración del Poder Judicial tiene que ser muy rápida”.

María Eugenia Vidal retira su demanda de la Corte y se cierra la pelea por el Fondo del Conurbano
El titular de la Corte insistió en “terminar con la resistencia al cambio” y aprovechó entonces para sugerir: “Si queremos cambiar el horario, cambiémoslo. No puede ser una cuestión tan difícil. ¿Cómo puede ser que estas cuestiones generen tanta discusión, tanta resistencia?”.

Lo mismo planteó en relación al régimen electoral. “Todavía estamos discutiendo cómo es la Justicia electoral y cómo es la organización de las elecciones por parte del Poder Ejecutivo. Cada vez que hay elecciones hay discusiones serias sobre la organización del proceso”, se quejó.

A su vez, afirmó que otra de las aristas de la reforma debe ser la educación legal, y opinó que “las universidades, el Colegio de Abogados y el Poder Judicial tienen que ser uno solo, para brindar un mejor servicio”.

https://www.clarin.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir