Inicio Política Tras la polémica, Evo Morales bajó un tono y atenderá a los...

Tras la polémica, Evo Morales bajó un tono y atenderá a los argentinos en su país

Compartir

El Gobierno boliviano dijo que avanzará en los cambios normativos para establecer la reciprocidad y dar atención médica. Tienen toda la razón, reconoció el mandatario. 

En lo que representó un cambio de actitud hacia el trato de argentinos que quieran atenderse en hospitales públicos de Bolivia, el canciller de Evo Morales, Fernando Huanacuni, dijo ayer a los medios de comunicación que en ese país se aplicará reciprocidad tal como plantea el gobierno de Mauricio Macri.Horas más tarde, el propio presidente Morales fue más enfático aún y extendió una mano a Buenos Aires tras la fuerte tensión bilateral.

“Los hermanos bolivianos que viven en Argentina no deben preocuparse, tienen toda la razón los hermanos argentinos(al) plantearnos que los argentinos que viven en Bolivia tengan el mismo tratamiento. Van a tener el mismo tratamiento los hermanos argentinos que viven en Bolivia”, señaló en un acto desde Yacuiba, Tarija, frontera con Argentina. Luego, lo reiteró en Twitter.

“Somos de la patria grande (para) trabajar conjuntamente en temas de salud y educación, compartiendo inversiones, compartiendo lo poco que tenemos con Argentina y Argentina también transfiriendo su tecnología”, agregó en alusión al reciente acuerdo que su gobierno firmó con el INVAP. Una adquisición de tres centros de medicina nuclear para la instalación de una Red que adquirió por U$S 35 millones. La firma de este convenio fue uno de los motivos de ofensa de Morales, quien asistió solo a la firma de semejante venta del INVAP. En ella estuvo el embajador argentino Normando Álvarez García, y ninguna autoridad del ejecutivo ni de la CNEA argentina, en lo que fue un insólito descuido.

Tras la polémica suscitada luego de que el gobierno jujeño dijera que quería cobrarle a los extranjeros no residentes que utilizaran los hospitales públicos y Bolivia rechazara un pedido de argentino para firmar un acuerdo de reciprocidad, fue el canciller Fernando Huanacuni el que anunció ayer que se harían cambios normativos para establecer la reciprocidad en materia de salud con Argentina.

“Se hará una adecuación de nuestra norma interna para otorgar atención en reciprocidad, para que ciudadanos argentinos gocen de los mismos derechos que los bolivianos en nuestro territorio”, manifestó Huanacuni a los periodistas en su país. Pero aún cuando Bolivia dé reciprocidad a los argentinos que quieran atenderse en los hospitales públicos de ese país -incomparables en cantidad con los ciudadanos del vecino país que se atienden aquí- no será lo mismo. En Bolivia sólo hay gratuidad en salud para los locales que sean considerados población en riesgo. Aquí no existe esa distinción.

Por su parte, el canciller Jorge Faurie dijo el miércoles a Clarín y a otros dos medios nacionales que con esa reciprocidad “no” alcanzaba. El ministro señaló: “Vamos a tener que discutir algo más amplio”, sentenció tras su disertación en un almuerzo que organizó la fundación Mediterránea sobre la inserción internacional de Argentina. Faurie igual buscó bajar la tensión indicando que el cobro del cual se habla no es para los extranjeros residentes, para “aquellos extranjeros golondrinas que llegan y utilizan nuestro sistema para un parto, un tratamiento de cáncer, o para un trasplante y terminado este episodio regresan a su país”. El canciller se verá hoy con el embajador boliviano Javier Tito Veliz

Tras la polémica, Evo Morales bajó un tono y atenderá a los argentinos en su país

Evo Morales Mauricio Macri en la última cumbre del Mercosur julio 2017

Por su parte, el ministro de Salud de la Nación, Jorge Rubinstein, también reiteró su postura a favor del cobro por atención sanitaria. “La realidad es que la salud no es gratuita: alguien la paga. Como dicen los americanos: ‘no hay almuerzo gratis, (…) si la cuenta no la paga el usuario -que así debe ser con la salud pública-, la paga el Estado nacional, el provincial, el municipal o las obras sociales”.

Hubo en el último tiempo algunos desencuentros entre Macri y Morales, dos presidentes que se caen bien, y que antepusieron el pragmatismo a sus diferentes extracciones ideológicas. El Gobierno postergó bilaterales presidenciales -ambos podrían verse en Santiago de Chile el 11 de marzo durante la asunción de Sebastián Piñera- y pide cerrar temas de la agenda. Argentina quiere una adecuación del acuerdo de provisión de gas: subir las compras en invierno y bajarlas en verano y dar empuje a Vaca Muerta. Quiere también la re localización de la zona franca boliviana en el puerto de Rosario, distintos emprendimientos en territorio boliviano que comprometen cursos de agua compartidos; y trabajo viales que hizo Cartellone a las que las autoridades bolivianas no les expide el final de obra.

clarin.com

Print Friendly, PDF & Email