Inicio Policial En Junín, la inseguridad al extremo como flor de piel.-

En Junín, la inseguridad al extremo como flor de piel.-

Compartir

 ANARQUÍA, DESCONTROL e internas POLICIA  

 

 

La ciudad entró nuevamente en un momento crítico del círculo de siempre: recrudeció la inseguridad. Mientras tanto, el discurso oficial unificado intenta suavizar la problemática que más desvela a los juninenses, la oposición invierte saliva en diagnósticos y propuestas y la cúpula de la secretaría de Seguridad trabaja ad honorem.-

 

Dos años después de haber asumido Cambiemos al frente del municipio, es indudable que poco y nada ha cambiado en materia de seguridad en la ciudad todo lo contrario va mal en peor; Tampoco el discurso político del gobierno local solo mas sanata y pan y circo a lo que tienen acostumbrado a los juninenses. “ En rigor, las calles siguen siendo tierra de nadie, con tanta ola de delitos de todas índole y colores,  la prensa continúa alimentándose de estas escenas que tienen a mal traer a los ciudadanos que voto a Cambiemos por un cambio pero la realidad es tan cruda que no cambio nada es mas de los mismo”, la bronca se expresa (cada vez más) en las redes sociales, las denuncias se amontonan en los ficheros policiales y judiciales, la mayoría de los robos y de los arrebatos no quedan asentados en la maquinaria burocrática y los vecinos siguen sosteniendo que la inseguridad les quita el sueño y, muchas veces, lo poco o mucho que tienen la gente de bien y trabajadora.-

A todo esto sin embargo, los cráneos funcionarios políticos que comandan el área de seguridad municipal son el ex comisario de la bonaerense Claudio, Fabián y su segundo otro ex comisario Olmedo, Mario  “acompañados por los jefes policiales  el jefe Departamental crio Mayor Feletto, Walter y los jefes de las comisarias tanto de la primera y segunda de la ciudad el comisario Bertarini, José y Gigliotti, Ricardo, están  “armados” con estadísticas fluctuantes y aparte de mentirosas engañan a los juninenses que desde ya lo le creen nada de nada por sus mendaces palabras y estos “tránsfugas de la inseguridad local  no dudan en afirmar pomposamente que la ciudad se está verificando, que en los últimos meses hay una disminución importante del delito cosa que el siniestro y horrendo asesinato seguido de violación de la niña Borda, Camila en manos del terrible asesino y violador Varela, José Carlos los dejo en Offside totalmente a estos funcionarios mamarrachos totalmente ineptos para manejar la seguridad del pueblo Juninense.-

Y como si fuera poco, hace un mes y medio los ex policías retirados Fabián Claudio y Mario Olmedo, columnas de la secretaria de Seguridad municipal, renunciaron a su paga mensual porque se dio de baja el decreto que les permitía cobrar jubilación y sueldo de la administración pública.

¿En serio van a trabajar gratis? “Por favor no mientan mas tan descaradamente como en las estadísticas de los hechos de inseguridad es un secreto a voces que cobran suculentos viáticos que pagan los ciudadanos con sus impuestos a semejantes inoperantes de la inseguridad” dicen que es una cuestión ‘administrativa’, al ya estar recibiendo un pago desde la Provincia por ser policía jubilado, el secretario de Seguridad del municipio, Fabián Ismael Claudio, debió renunciar a su puesto y a cobrar un salario por la tarea.

Así reza el decreto Nº 3837, del 29 de diciembre 2017, firmado por el intendente Pablo Alexis Petrecca: ni Claudio ni el otro policía jubilado, a cargo interinamente de Inspección General, Mario Olmedo, podrán seguir percibiendo salarios,  pero no dicen toda la verdad si cobran viáticos y movilidad y bien pagos.-

Por los visto no es del todo prolijo en estas cuestiones formales, el intendente Petrecca, Pablo no quiso involucrarse en un nuevo episodio mediático o ser comparado con el ex concejal K Santiago Aguiar, que debió devolver plata al municipio por haber cobrado doble como edil y como asesor de Mario Meoni en el Banco Provincia.

El retiro de las remuneraciones no llega en el mejor momento. Después del alejamiento del ex asesor en seguridad el carpintero de motorhom,  Luis Chami, la seguridad de la ciudad naufragó más aun de lo que venía en picada total,  “Realmente parece acéfala la Secretaría de seguridad o inseguridad de las 2 maneras le cabe el título a esa área municipal y los mandos policiales por las internas desidia y liberación de zonas en connivencia con los delincuentes que tienen a mal traer a la población casi todo fuera de control”. Y usted, señora o señor que sale cada día a la calle, debe sufrir las consecuencias, aunque más no sea temiendo por su integridad cada vez que apoya los pies en la calle de la cuidad de Junín que con todos los hechos acontecidos se podría llamar como en la época tristemente célebre del hampón y mafioso lugar teniente del pibe cabeza Caprioli, Antonio ciudad del fuego”.-

Es que cuando era un trabajo correctamente remunerado y tenía el respaldo de Luis Chami, Claudio ya no había obtenido resultados muy buenos… ¿Cómo podría pensarse que ahora, que deben estar ad honorem y con sólo algunas partidas que se ‘distraerán’ para compensar, la situación podría modificarse?

LA ARMADA BRANCALEONE DEL INTENDENTE

La tensa relación con los jefes policiales ya es más que evidente: se han rebelado por falta de ascensos prometidos. Y ‘liberan’ la ciudad a su suerte. De hecho, puede comprobarse de noche, por la madrugada, cuando jamás un particular tendrá la suerte de cruzarse con un móvil policial.

Ahora, se suma a que el secretario de Seguridad, Fabián Claudio; tal vez el director del área Roberto Rodríguez (jubilado como fiscal) y el coordinador Mario Olmedo (policía jubilado), no pueden llevarse un sueldo a la casa. ¿Esto influirá en la ‘sensación’ de inseguridad que está oprimiendo a todos los vecindarios?

Las quejas y denuncias  están explotando y despacito cada vez más abarrotadas,  primero como murmullos o comentarios en las redes sociales, y hasta la voz del siempre oficialista presidente de la Federación de Sociedades de Fomento, Osvaldo Giapor, ya salió a pedir las ‘cabezas’ de responsables policiales y municipales. Habló de “relajamiento y desidia con otras yerbas”, que siempre viene acompañado por una mayor audacia delictiva.

El tema que más preocupa es que los delincuentes van armados, actúan en cualquier hora del día (ya no buscan el amparo de las sombras) y con las más diversas modalidades, mientras los supuestos operativos de control y prevención apenas se limitan a pedir papeles de vehículos o identificar a algún transeúnte con portación de rostro.

Después del verano, en que sólo hubo saturación de uniformados en la entrada a la Laguna de Gómez con el Operativo Sol, parece que las autoridades políticas locales deberán sentarse a replantear seriamente la seguridad de la población, hoy en jaque.

No es que la sociedad tenga la expectativa de una mayor seguridad, sino que tiene esa imperiosa necesidad porque en ella va la vida, la integridad y los bienes de sus miembros.

En los últimos años habrá disminuido el número de denuncias (como se justifica), pero la violencia de los delitos ha ido en alarmante crecimiento. Aumentó, además, la cantidad de arrebatos, que se ha duplicado respecto del año pasado. También crecieron la cantidad de detenidos en comisarías y la corrupción policial.

El combate de la inseguridad requiere ideas claras, constancia en el tiempo y firmeza de propósitos por parte de quien elige a los responsables de una pelea cuya derrota no sólo se mide en votos sino en víctimas.

Los delincuentes vienen ganando la pulseada por goleada, el secretario de Seguridad ya no cobra por su trabajo y no hay nadie que se ponga los pantalones largos para que las cosas se hagan como se debe. Estamos jugando tiempo extra: la papa caliente puede quemarle las manos a Pablo Petrecca.

Relajamiento inoperancia y desidia

Se encarga de aclararlo en cada ocasión pero no hace falta. Su forma de ser frontal, ríspida y apasionada le ha costado, a largo de su trayectoria como dirigente barrial, más de un dolor de cabeza, y unas cuantas decepciones.

Y ahora que la inseguridad volvió a las primeras planas, el fomentista Osvaldo Giapor volvió a levantar la voz: “Si bien Junín es una ciudad grande que invariablemente va a tener delito, no podemos soportar la caraduras de los delincuentes que hoy se sienten impunes”, disparó en declaraciones radiales.

En tal sentido, el titular de la Federación de Sociedades de Fomento adelantó que “vamos a volver a plantear las cosas ante el Intendente. Hay fomentistas que nos cuentan que los taxis a sus barrios no entran por la inseguridad, y esas cosas no pueden pasar”.

“Que hubo un relajamiento de la policía, puede ser, por eso queremos saber qué es lo que van a hacer para que estemos como hace un tiempo atrás donde los delitos estaban controlados”, afirmó.-

 

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir