Inicio Economía El castigo de ser viejo

El castigo de ser viejo

Compartir

Con la nueva fórmula, los jubilados cobrarán $7.660 de mínima, cuando una persona adulta necesita casi el doble para cubrir sus necesidades básicas. La falta de comprensión del Gobierno Nacional y Bonaerense.

A fines de 2017 el Gobierno Nacional llevó a cabo una serie de modificaciones en los esquemas jubilatorios y por los cuales al presidente, Mauricio Macri, y a su Gabinete les llovieron las críticas. El problema mayor radica en que las consecuencias de esas modificaciones comenzaron a verse en la realidad en los primeros meses de este año, lo que genera un marco de incertidumbre aún mayor para los próximos meses en materia económica.

A los plumazos, la alianza Cambiemos convirtió en ley la reforma previsional que rebaja la actualización de los haberes jubilatorios, de pensionados por discapacidad, excombatientes de Malvinas. En el cambio de la norma se estipulaba que se devolvería cerca de $4.000 millones al bono compensador de los jubilados, una ínfima parte de los $100.000 millones que les quitan a las personas mayores.

En su cotidiano y repetitivo discurso, Macri dijo que ese dinero iba a utilizarse para la reactivación económica. Sin embargo, cada día cierran más fábricas, las inversiones no llegan desde el exterior y los expertos en finanzas públicas y economía coinciden en que hay que mostrar estabilidad, pero el mismo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, reconoció que “estamos atravesando los peores meses” y que el endeudamiento tendrá un pico en 2020. Para los expertos en la materia, la deuda debe ser el último recurso, a diferencia de lo que hacen los funcionarios de Cambiemos.

En sintonía con la reforma de la ley provisional, a partir del 1 de marzo próximo comenzará a aplicarse la nueva fórmula para los jubilados, pensionados, ex combatientes de Malvinas y asignaciones familiares. Así, el aumento para todos ellos será solamente de $414, lo que significa que el haber mínimo, que actualmente es de $7.246, pasará a ser de $7.660. Esto representa una incremento del 5,71 por ciento, pero una pérdida real de $456 frente a la suba que las personas de la tercera edad hubieran tenido con el cálculo anterior.

PERJUDICAR AL MÁS DÉBIL

¿Alcanzan esos $7.660 para un jubilado que gasta la mitad de su sueldo en medicamentos? A eso hay que agregarle las facturas de gas, teléfono, agua y otros servicios. Y más aún si se tiene en cuenta que, para no ser pobre, una familia tipo necesita $16.973,83, lo que equivale a un gasto promedio de $547,54 por día, según el INDEC.

El mismo instituto especificó que un adulto que vive solo requiere $13.513 para cubrir sus necesidades básicas, es decir casi el doble de lo que cobrará de jubilación. Desde el Gobierno han señalado que son muchos los ex empleados que percibirán unos pesos más, sin aclarar que fueron millones las personas que solo cobraban una parte de su sueldo en blanco, y la otra parte percibían en negro.

https://diariohoy.net

Print Friendly, PDF & Email
Compartir