Inicio Tapa ¿Se viene una fractura de la CGT?

¿Se viene una fractura de la CGT?

Compartir

En medio de recrudecimiento de la postura opositora de Hugo Moyano, varios miembros de la central obrara se muestran distantes. Las fracturas se evidencian hace meses, pero esta vez hay fuertes discrepancias en torno a marcha convocada para el próximo 22 de febrero.

El titular del gremio de la Sanidad, Héctor Daer, y miembro del triunvirato de la CGT, inmediatamente se distanció de la convocatoria realizada por Moyano para el próximo 22 de Febrero. En primera instancia, no asistió a un plenario de delegados cuyo tema eran los detalles de la movilización.

Este fin de semana dijo claramente su postura, que sólo podía suponerse después de ese faltazo. “No se puede aceptar que alguien tenga el capricho de adueñarse de la voluntad colectiva de la CGT”, afirmó, según consignó Infobae, y ratificó que su negativa a participar “es clara: no vamos a poner a la CGT al servicio de ningún gremio ni dirigente”.

Héctor Daer

Carlos Acuña, otro miembro del triunvirato, salió a responder con dureza: acusó a Daer de defender a la patronal y lo tildó de “carnero”.
“La CGT tiene mandato por cuatro años y si alguno se equivocó como Daer, que sale a defender a la patronal, se va a ir solo o lo van a echar los trabajadores. Que haga lo que quiera él. Lo votaron para estar a favor de los trabajadores, no para estar a favor de la patronal como está ahora”, afirmó Acuña en declaraciones a Radio 10.

“Algunos dirigentes se creen que son artistas de televisión. Faltan al Consejo Directivo y van a hablar mal de la CGT a la tele. Responden a otros intereses, antes le decían carneros”, agregó Acuña. En respuesta, Daer consideró que su par salió con una “bravuconada”, y lo acusó de haber perdido el equilibrio.

Por su parte, el tercer miembro de la mesa de dirección de la CGT, Juan Carlos Schmid, fue un poco más moderado y se limitó a considerar que Daer “tiene diferencias con nosotros en el sentido de la reacción, comparte el diagnóstico pero no con la reacción”.

Esta vez la interna de la CGT es profunda. La marcha es impulsada por Hugo Moyano, quien está enfrentado con el Gobierno Nacional por el avance de las investigaciones en su contra, sobre cuestiones referidas al crecimiento de su patrimonio. Formalmente, la protesta estaría vinculada al proyecto de Reforma Laboral impulsado por el Ejecutivo.

En este marco, muchos sectores integrantes de la CGT se despegaron de la convocatoria, entre ellos la poderosa UOM. Al plenario tampoco asistieron los poderos gremios considerados “independientes”, sector conformado por Gerardo Martínez (UOCRA), Andrés Rodríguez (UPCN) y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias). La Unión Ferroviaria también confirmó que no participará, por considerar a la marcha como un “reclamo sectorial” de Camioneros.

Se trata de la fractura más evidente en años. La CGT ya venía manteniendo disputas internas sobre los métodos, pero siempre había participado en conjunto de las medidas de fuerza. Esta vez, la CGT marchará contra el gobierno, pero claramente fracturada, y es probable que ese mensaje sea más poderoso que las consignas mismas de la movilización.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments