Inicio Relevantes Detuvieron a siete funcionarios de la AFIP por vender datos del blanqueo

Detuvieron a siete funcionarios de la AFIP por vender datos del blanqueo

Compartir

Siete funcionarios de la AFIP fueron detenidos esta tarde acusados de integrar una asociación ilícita dedicada a vender datos del organismo tributario. La Justicia ya secuestró U$5 millones de dólares en más de 50 allanamientosrealizados desde esta mañana, informaron fuentes oficiales.

La investigación, que llevó adelante la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI ) junto con la AFIP, detectó que un grupo de empleados del organismo tributario -del sector de Informática y Sistemas- habría vendido desde 2010 información confidencial a través de las empresas Reportes Online y ADS.

Estas empresas habrían oficiado de intermediarios para, después, ofrecer la información a otras compañías más importantes y hasta a algunos bancos, informaron fuentes oficiales a LA NACION.

Los detenidos habrían vendido desde 2010 información confidencial a través de la empresa Reportes Online
Los detenidos habrían vendido desde 2010 información confidencial a través de la empresa Reportes Online

“Estos empleados ingresaban a la base de datos de la AFIP de forma remota para después filtrar la información sin ser detectados”, explicaron desde la AFI.

Fueron detenidos el empleado Sebastián Karamanian, apuntado por las autoridades como el supuesto ideólogo de esta maniobra; un agente de bolsa y dos empleados de la empresa ADS.

Los empleados de la AFIP involucrados en la maniobra serían Martín del Cuadro, Waldo Gil Roldán, Alejandro Aducci, Daniel Courmanian y Pablo Degano, informaron fuentes oficiales. El dueño de Reportes Online, Leandro Rodríguez, permanecía prófugo hasta el cierre de esta edición.

La Gendarmería encontró U$5 millones en efectivo en los 50 operativos
La Gendarmería encontró U$5 millones en efectivo en los 50 operativos

En los 50 allanamientos, ordenados por el juez federal Rodolfo Canicoba Corral , se encontraron U$5 millones en efectivo, agregaron las fuentes oficiales.

Hubo procedimientos en la AFIP: ingresaron a la sede central de la autoridad fiscal, pero también en la Dirección Regional Sur. Ahí encontraron, por ejemplo, que un empleado -que fue demorado- tenía guardados U$20.000 dólares que habían sido escondidos adentro de un paquete de yerba.

Las fuerzas de seguridad también se presentaron en las casas de los empleados del organismo, en una financiera de la calle Salta al 1000 (en el barrio de Constitución), en la empresa Reportes Online y en distintas propiedades del country La Deseada, en Ezeiza.

Los operativos se realizaron en simultáneo ante el temor de que los imputados pudieran sustraer más información sensible de la base de datos o hasta destruir los servidores que cuentan con información secreta de todos los contribuyentes.

Los siete empleados de la AFIP que fueron detenidos tiene como principal característica que ninguno tenía un alto cargo dentro del organismo. “Eran empleados de categorías muy bajas que no llamaban la atención. Ni le conocíamos las caras. Ya tenían el negocio armado y no querían llamar la atención”, dijeron desde el organismo a LA NACION.

El grupo de empleados de la AFIP acusados de conformar una asociación ilícita venden información, por lo menos, desde 2010, -momento en que Ricardo Echegaray era el jefe del organismo-, según detectó la unidad de auditoría interna de la autoridad fiscal.

El blanqueo

La investigación se inició luego de que el diario Página 12 revelara en agosto del año pasado que Gianfranco Macri, el hermano del Presidente; Alejandro Jaime Peña, un primo del jefe de Gabinete; y el empresario Nicolás Caputo, amigo de Mauricio Macri, entre otros, habían ingresado al blanqueo de capitales que fue impulsado por el Gobierno.

Después de la publicación de esos datos, la AFIP presentó de inmediato la denuncia para que la Justicia investigue la filtración de esa información que, en ese momento, implicaba los delitos de violación del secreto fiscal y defraudación. La difusión de la información, incluso, motivó la renuncia del responsable de la subdirección general de sistemas y telecomunicaciones de la AFIP, Jorge Enrique Linskens

El juez Canicoba Corral, a cargo de la investigación, habilitó a la AFI para realizar tareas de inteligencia que después de cinco meses terminaron por detectar la existencia de una banda que se habría dedicado a vender información confidencial.

Con la colaboración de Martín Kanenguiser

Por: Iván Ruiz
https://www.lanacion.com.ar
Print Friendly, PDF & Email
Compartir