Inicio Tapa ¿Siguiendo el camino mexicano? Guerra narco en Santa Fe

¿Siguiendo el camino mexicano? Guerra narco en Santa Fe

Compartir

Dos bandas narcos se encuentran inmersas en una guerra, a raíz de una disputa territorial por la ciudad de Rosario. El asesinato de uno de los hermanos de los líderes promete recrudecer la violencia.

Santa Fe viene sufriendo el flagelo del narcotráfico desde hace año, sin embargo, ahora también se hizo pública en guerra entre bandas. Se trata de los Funes y los Camino, dos familias que hasta hace poco operaban bajo la vigilancia de Los Monos, que cayó recientemente y cuyo territorio ahora se diputan.

La guerra entre las dos bandas en cuestión ya viene dejando un saldo de 20 asesinatos. Uno de los más recientes fue el de Ulises Funes, hermano de los líderes narco Lautaro “Lamparita” y Alan Funes.

“Lamparita” Funes se encuentra actualmente en prisión por haber cometido 14 delitos entre diciembre de 2015 y mayo de 2017, entre ellos robo calificado, abuso de uso de armas, amenazas, portación ilegítima de arma de fuego, lesiones, asociación ilícita, un homicidio y una tentativa de homicidio. Sin embargo, de algún modo, se las ingenió para acceder a las redes sociales y postear amenazas.

Desde su cuenta de Facebook prometió venganza por la muerte de su hermano: “Se piensan que me quebraron matando a mi hermano. Saben que tengo ganas de salir a matar, que tengo más que antes. No saben que la guerra no terminó. La guerra va a terminar cuando los mate a todos, hasta la generación más chica. O me matan a mí. Estoy fuerte y de pie. Este año me voy y a ustedes les falta más. Hermano, sabés que a tu muerte la voy a vengar y después que pague como tenga que pagar, no me importa, pero me la van a pagar. Siempre te voy a recordar, gordito”.

Además, “Lamparita” agregó que su hermano Ulises “no andaba en nada”. “Es fácil pegarle a un inocente”, dijo y prometió: “A mi hermano no me lo devuelve nadie. Pero ellos van a tener que hacer fila para velar la de muertos que voy a dejar”.

El otro presunto líder de los Funes, otro de los hermanos, es Alan, quien se encuentra prófugo de la Justicia, acusado de matar en una venganza al asesino de su madre.

Alan también decidió utilizar las redes sociales para prometer venganza por la muerte de Ulises “Descansá en paz con la mami. Siempre los voy a llevar en mi corazón. Juro por mi hija que los mato a todos. Uno por uno los voy a matar a estos giles hijos de puta sin sangre, que no les da la nafta para pegarme a mí. Por qué no me vienen a buscar a mí, que me mandan en cana con la yuta, la única forma que tienen para sacarme de la calle porque no les da. Son giles, se la agarraron con vos, que no te metías, trabajabas. Te juro que los voy a matar a todos. Cuídenme siempre, nunca voy a dejar sus nombres morir”.

Alan es buscado por la Justicia y tiene una orden de captura internacional. En año nuevo se supo de él porque comenzó a disparar una ametralladora, a modo de festejo. Sin embargo, huyó antes de que llegue la policía. El 1° de enero también fue baleado su padre, Jorge Funes, en un enfrentamiento que tuvo lugar en la localidad de Alvear.

De esta manera, puede verse que, en general, se trata de jóvenes enfurecidos, que poco a poco van perdiendo a sus familias por causa de esta guerra narco. Las amenazas por Facebook dan cuenta de un alto grado de inmadurez, pero también de un alto nivel de violencia, que se traduce en asesinatos y otros delitos bien concretos.

Las dos bandas se encuentran disputándose el territorio que quedó libre después de la caída de la famosa banda “Los Monos”, liderada por la familia Cantero. Ellos mantuvieron el control de las calles durante más de 20 años, con connivencia policial y política. Habían logrado hacerse ricos y armar una importante estructura, que logró darle a Santa Fe la dudosa fama de provincia narco

Antes de caer, “Los monos” había protagonizado su propia escalada de violencia, después del asesinato del líder del grupo Claudio Ariel Cantero, alias “Pájaro”. Esa fue la primera vez que la banda salió del anonimato.

Sin embargo, para los fiscales de su caso, no se trató de una fiebre iracunda de ira, sino que este grupo “rentabilizó la violencia” para hacer crecer su negocio y presionar al poder político. Según el fallo, los Cantero “ejercieron cierto gobierno de facto por sobre toda otra autoridad”.

La historia y la forma de operar de “Los Monos” es demasiado compleja para ser analizada en unos pocos párrafos. No obstante, es importante entender que dejaron vacante un negocio importante y una estructura que había funcionado muy aceitada por más de dos décadas.

Las bandas que se disputan ese lugar siempre habían trabajado a su sombra. Probablemente no tengan la experiencia ni las conexiones necesarias. El resultado es el recrudecimiento de los crímenes que están asolando a la ciudad de Rosario, una violencia que no es “capitalizada” para fortalecer la posición de los grupos, sino que es una guerra real motivada cada vez más por la venganza.

Print Friendly, PDF & Email