Inicio Tapa Pues amarga es la verdad: El último Almirante que se preocupó por...

Pues amarga es la verdad: El último Almirante que se preocupó por la Armada fue… Emilio Eduardo Massera.

Compartir

 

“En cualquier fuerza militar, regular o irregular, las órdenes se cumplen, no se discuten. Y si alguien lo discutía a Massera, éste lo cortaba con menos10”.

 

Decir que un genocida cruel como pocos fue el último Almirante que se preocupó por el futuro de su fuerza, deja un gusto amargo en la boca. Pero es la realidad que hoy los verdaderos historiadores de la Marina de Guerra no se atreven a decir en voz alta.

 

Eduardo Massera fue el artífice antes de retirarse de dotar a la Marina de los 3 submarinos que hoy ya están fuera de servicio. Del ARA SAN JUAN, ni hablar,

El ARA Salta fue botado en 1972 pero años después -cuando el “Almirante Cero” era amo y señor de la Armada, fue puesto en condiciones las veces que hizo falta. El Santa Cruz y el San Juan fueron proyectados por Massera y así la flora de submarinos argentinos estaban a la altura de un país con poder de fuego limitado frente a otras potencias, pero de buenas proporciones para defender las aguas argentinas.

 

La tragedia -o masacre del San Juan- desnudó lo que este portal dijo desde un comienzo. Una guerra descarnada por el poder en los altos mandos de la marina, más que nada por rapiñar un presupuesto exiguo y no por poner a esa fuerza en condiciones aptas para la defensa del territorio marino.

Si existiera en Chile un Pinochet que dijera aquello de…” me voy a mojar las patitas en el Océano Atlántico”, no habría con que detenerlo.

 

Pero como la función -el show debe continuar- el Almirante Irizar zarpó a su misión antártica sin que se sepa con seguridad si está en condiciones técnicas para romper los hielos como en sus épocas de gloria.

Y que la Fragata Libertad intervenga en un torneo próximamente es casi una falta de respeto de la Armada a los 44 desaparecidos en el San Juan.

También ahí hay muchos intereses en juego y el recuerdo por la tripulación del buque fantasma desaparecido no cuenta para nadie.

 

Recordar que Massera se preocupaba por su Fuerza como nadie lo hizo después pone un recuerdo amargo en el pensamiento.

 

Por Jorge D. Boimvaser

@boimvaser

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments