Inicio Tapa “Estamos en Cancún, besitos”, jefes comunales correntinos huyen de la Justicia después...

“Estamos en Cancún, besitos”, jefes comunales correntinos huyen de la Justicia después de haber estafado al Estado

Compartir

Se trata de una pareja que, en periodos sucesivos, fueron jefes comunales de la localidad de Perugorría, provincia de Corrientes. Están acusados de desviar 45 millones que estaban destinados a obras. Se encuentran prófugos y ya los busca Interpol.

Angelina Lesieux y Jorge Corona son investigados por un plan de viviendas que nunca llegó a concretarse. El juez de Instrucción de Curuzú Cuatiá, Martín Vega, ordenó su detención, pero la policía no los encontró en su domicilio.

A raíz de esta desaparición, también pesa sobre la pareja una orden de captura internacional. El juez afirmó que “Interpol ya confirmó la recepción de las solicitudes de las credenciales rojas para los dos”. Mientras tanto, la policía de la provincia continúa trabajando en la zona.
Sin embargo, fue la propia Lesieux quien dio una pista sobre su paradero. En un gesto extremadamente burlón, escribió desde su cuenta de Twitter, sin uso desde noviembre de 2016: “Ya estamos en Cancún. Besitos”.

El desvío de fondos

En 2015 el gobierno de Cristina Kirchner les había otorgado 45 millones de pesos para la construcción de 40 viviendas, destinadas a vecinos extremadamente vulnerables. Según relató el juez, se trata de personas que en general viven de “changas”, mientras que los que cuentan con un empleo, gana menos de 10 pesos.

Las viviendas, iniciadas en diferentes momentos durante los mandatos de ambos intendentes, fueron entregadas en un estado inhabitable: sin los servicios básicos, ni puertas ni ventanas. Como los adjudicatarios son personas muy humildes, las aceptaron de igual manera, y debieron endeudarse para terminar las obras por cuenta propia.

Además, según informó el juez, la zona en la cual el municipio comenzó a edificar tampoco resulta apta: no cuenta con cloacas, por lo tanto hay pozos ciegos que se desbordan cada vez que llueve, y contaminan un curso de agua cercano. Además, se trata de una zona inundable.

La entrega de las viviendas en estas condiciones se realizó a fines de marzo de este año. Sin embargo, la intendente lo hizo sin la autorización del ministerio del Interior, a cargo de auditar el estado de las mismas.

Para la Justicia, la pareja se quedó con el dinero de la obra, tanto para usufructo personal como para financiar campañas políticas, sin dudas para financiar la huida a Cancún. . Se trata de un caso de corrupción mínimo, en comparación a los que estamos acostumbrados, pero este sorprende por el grado de desfachatez de los prófugos.

El periodista Luis Majul había realizado un informe del caso para su programa La Cornisa

Print Friendly, PDF & Email