Inicio Tapa Jorge “La Salada” Castillo busca editor. ¿Cuenta todo o se viene el...

Jorge “La Salada” Castillo busca editor. ¿Cuenta todo o se viene el apriete masivo?

Compartir

 

Hay señales que son fáciles de leer. Desde su calabozo el ex hombre fuerte de los k envía códigos que solo los entienden sus ex cómplices.

La noticia se expandió cuando una editorial de plaza salió a buscar escritores que recojan testimonios que aparentemente quiere contar el artífice de la feria trucha más grande de Sudamérica.

Pero antes que una editorial apruebe la publicación de una obra tiene que tener mínimamente una cantidad de datos que saldrán en el libro. Se le llama en el ámbito editorial “el plan de obra”.

Jorge Castillo no entró en el delito levantando “La Salada”, en todo caso esa fue su obra mayor, la que le concedió más fortuna, fama, poder, conexiones e impunidad en época del kirchnerismo.

Algunos datos que hizo trascender el propio Castillo tiene que ver con su relación “societaria” (o como quiera llamarse), con el intendente de Lomas de Zamora.

Dejamos planteados los interrogantes sobre el plan de obra que un allegado a Castillo llevó a una editora de libros.

¿Martín Insaurralde fue socio en las sombras de Castillo, o sólo recibió millonadas por mes para permitirle explotar el enorme predio en su territorio?

¿Néstor primero y Cristina después consintieron la existencia del mercado de Lomas de Zamora para tener territorio liberado y guardar ahí elementos que de ser descubiertos en otros lugares incriminaría gravemente al gobierno anterior en ilícitos que repecutirían gravemente en todo el mundo?

Ya te contamos en otro artículo que la gira al África de Cristina y compañía con Jorge Castillo en la delegación oficial fue un intento de abrir nuevas rutas para el narcotráfico. Nada de lo que se dijo entonces se firmó con Angola entró en vigencia, por lo cual la gira no fue comercial sino con otra intención.

De lo que se trata es de lo que en el ámbito aduanero se llamó “las tres latas secretas” que Néstor Kirchner hizo entrar a la Argentina y habrían sido llevadas a La Salada antes de emprender un rumbo no muy incierto que digamos.

¿Qué son esas misteriosas “tres latas”? Son, o fueron, contenedores con armas no identificadas pero se supone elementos y municiones de guerra.  En la jerga aduanera, “lata” se le dice al contenedor.

¿Acuerdos secretos con las FARC? Tibio, entrando en caliente. ¿Quién más puede adquirir armas ilegales en el mercado negro? La TUPAC de Milagro Sala y los terroristas colombianos.

Hay otros ítems que Castillo hizo llegar como temario de su presunto libro.

Puede sonar a apriete solo para el intendente Insaurralde.

No para Cristina porque si la viuda abandonó a su suerte a su “amado” Milani, a su Amado Boudou,  a su no tan amado Lázaro Báez y a su mal querido Julio de Vido, Jorge Castillo no puede esperar nada de ella. En todo caso Castillo solo puede pedir alguna prebenda del intendente de Lomas de Zamora, pero habiendo sido en la práctica el jefe de la banda no sirve ni para la figura del arrepentido.

Es tan solo la venganza de un delincuente despechado.

Por Jorge D. Boimvaser

@boimvaser

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments