Inicio Política Reforma previsional: las claves

Reforma previsional: las claves

Compartir

El ajuste será trimestral. Pero con la nueva fórmula, 70% por inflación y 30% por salarios, empezaría siendo más bajo. Diputados la votaría en diciembre.

El Senado nacional aprobó la reforma previsional impulsada por el gobierno de Mauricio Macri, la cual contó con el apoyo de 23 gobernadores y fue retocada a pedido del peronismo en comisión.

Las claves de esta iniciativa que ahora deberá ser convalidada por Diputados son:

Nueva fórmula: cambia la fórmula de movilidad que alcanza a jubilados, pensionados, pensiones no contributivas, beneficiarios de asignaciones familiares y AUH. En lugar del ajuste semestral, en base 50% a la evolución de los salarios y 50% de la recaudación, se implementará uno trimestral, en base 70% de inflación y 30% de suba de los salarios formales (RIPTE). Esto significa que, en marzo de 2018, en vez de otorgarse el aumento semestral de julio-diciembre, que ronda el 12%, se otorgará uno por el período julio-septiembre, que da un 5,7%. Esto lleva a que en el inicio del cambio de fórmula haya una merma en los haberes y un retraso de hasta 6 meses en el ajuste de los beneficios. El Estado se ahorrará así alrededor de $ 100.000 millones.
Primer aumento: Con la fórmula hoy vigente, a un haber medio de $ 10.000 le correspondería un aumento aproximadamente $ 1200 en marzo de 2018. Pero con el proyecto oficial, el mismo sería de $ 570. Por aplicar este retroactivo que implica, además, una merma en los beneficios, abogados constitucionalistas sostienen que el cambio es “inconstitucional”. En definitiva, se modifica tanto el período como los índices de ajuste en forma retroactiva y se agrega un retraso de 5 meses.
Garantía del 82%: es sobre el salario mínimo, vital y móvil, y se aplicará a quienes al momento de la jubilación hayan reunido 30 años de aportes efectivos. Actualmente esa relación es del 81,8%, por cuanto el haber mínimo es de $ 7.246 y el salario mínimo de $ 8.860. Así, cada vez que aumente el salario mínimo, si la jubilación mínima es inferior al 82%, ANSeS ajustará los haberes de los alcanzados por esta garantía. Quedan excluidos los que se jubilaron por moratoria y a quienes no les correspondió el beneficio de la PBU ( Prestación Básica Universal). De aquí se infiere que quedan fuera de esta garantía las jubilaciones por invalidez de trabajadores que estaban activos y las pensiones por fallecimiento del trabajadores que estaban en actividad que no se calculan en base a la PBU. También los que se jubilaron con más de 65 años, compensando años de aportes.
Jubilación voluntaria a los 70: los trabajadores en relación de dependencia del sector privado podrán optar por jubilarse a los 70 años, y recién entonces los empleadores podrán intimarlos a que inicien el trámite de retiro jubilatorio. Los estatales quedan excluidos. Las mujeres hoy tienen la opción de jubilarse a partir de los 60, con 30 años de aportes, y pasa a ser obligatorio a los 65. De convalidarse el proyecto, podrán jubilarse entre los 60 y 70. Para los varones la opción rige entre los 65 y los 70 años. Actualmente, la intimación del empleador sólo puede concretarse si el trabajador reúne dos requisitos: tener como mínimo 65 años y al menos 30 años de aportes.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir