Inicio Tapa ARA San Juan: el tiempo es el principal obstáculo

ARA San Juan: el tiempo es el principal obstáculo

Compartir

Se trata de uno de los despliegues internacionales de rescate más importantes de las últimas décadas, sin embargo, el enemigo principal es el tiempo.

La última comunicación del submarino ARA San Juan fue después de las 7:30 del pasado miércoles. Hoy inicia el sexto día de búsqueda, ya en una fase crítica. En caso de tener una falla en el sistema de baterías, como habían anunciado en su último mensaje, la autonomía de oxígeno alcanza para unos siete días.

Cabe aclarar que no es seguro que la falla detectada sea la causa de la desaparición, en ese caso, es posible que el submarino se mantenga sumergido por varias semanas, sin registrar faltantes de oxígeno.

Luego del anuncio en la avería en el sistema de baterías, el submarino emprendió el regreso a Mar del Plata por la ruta más corta. En condiciones climáticas no óptimas, deberían haber llegado a destino durante el día de ayer. “La informó el miércoles y les hizo cambiar el rumbo”, reconoció el capitán de navío Gabriel Galeazzi, comandante de la Agrupación de Buques Oceanográficos.

El protocolo de búsqueda se activó la semana pasada, ya que se espera que en tiempos de paz el submarino establezca dos comunicaciones diarias. Como estas no volvieron a ocurrir desde la mañana del pasado miércoles, comenzó el operativo de rescate.

La Armada Argentina viene buscando intensamente al ARA San Juan, con el tiempo en contra, ya que a esta altura una de las posibilidades coloca a la vida de los 44 tripulantes en riesgo. Al operativo se sumaron recursos internacionales de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Noruega, Italia, Alemania, Brasil, Chile, Uruguay, Perú y Colombia.

El ARA San Juan es de origen alemán y había completado su reparación de media vida en 2014, cuando se cambiaron en su totalidad sus 1000 baterías propulsoras. También se reemplazaron sus cuatro motores diesel y se realizaron refacciones en los generadores eléctricos.

Un caso similar dan esperanza: en 2005 siete tripulantes de un submarino ruso fueron rescatados cuando sólo les restaban entre tres y seis horas de oxígeno. En octubre del año 2000 otra historia sí terminó en tragedia: 23 marinos rusos perecieron luego del hundimiento del submarino que tribulaban, a raíz de una falla eléctrica. Sin embargo, en ese caso el gobierno ruso había abandonado los intentos de rescate.

Esos 23 marinos habían sobrevivido a la catástrofe inicial, en la que fallecieron otros 95 compañeros. Una serie de explosiones había hecho colapsar la nave, sin embargo, se especula que casi la totalidad de la tripulación había sobrevivido a estas. Tiempo después se encontró una nota del comandante del cuarto de turbinas, Dimitri Kolesnikov, que decía que en total veintitrés personas se encontraban refugiadas en el noveno compartimiento. El rescate nunca llegó a tiempo.

El caso, aunque de resolución trágica, da cuenta de la importancia del tiempo en estas situaciones y alienta a no abandonar los intentos de rescate, dado que es posible que sobrevivientes pasen días en las profundidades, dependiendo completamente de los operativos de búsqueda.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments