Inicio Salud y Belleza Nuestra pareja es nuestro espejo

Nuestra pareja es nuestro espejo

Compartir

Si los comportamientos de nuestra pareja nos hacen reaccionar es porque vemos reflejados en ellos nuestra inflexibilidad ante determinados aspectos en nuestra vida que debemos resolver.

Hay muchas personas en las que nos podemos ver reflejados. La familia, los amigos. Sin embargo, la relación más importante es con nuestra pareja, pues la pareja es nuestro espejo más grande.

A pesar de no ser muy conscientes de lo que implica que los demás sean nuestros espejos, lo cierto es que, si mantenemos la mente abierta y nos dejamos de “no, yo no soy eso”, nos permitiremos observar partes de nosotros que a simple vista no percibimos.

Lee: ¿Qué es la ley del espejo? Todo lo que deberías saber

Pero… si la pareja es nuestro espejo ¿de qué manera podemos vernos reflejados? Hoy descubriremos cómo podemos observarnos a nosotros mismos desde nuestra relación con el otro.

Lo que más molesta no es del otro, es mío

mujer-enfadada

¿Te molesta que tu pareja deje la cama siempre sin hacer? ¿Quieres que deje de ser tan perfeccionista? ¿Te pone de los nervios que sea tan independiente?

Todas estas preguntas encierran una rabia, cierto rencor y un nerviosismo que no puedes soportar del comportamiento de la otra persona. Pero, recuerda: la pareja es nuestro espejo.

¿Qué me quiere reflejar que mi pareja deje la cama siempre sin hacer? Quizás, en vez de recriminárselo deberías de preguntarte, ¿en qué aspectos de mi vida soy yo inflexible?

Descubre: Evita dañar tu relación de pareja

Si tu pareja tiene obsesión por el orden, hasta el punto de ser perfeccionista por la posición de un mueble, tendrías que ver en qué ámbito no das el 100 %. ¿Por qué no das lo mejor de ti? ¿Por qué te conformas con lo que está “pasable”?

Centrándonos en la última de las preguntas, si te pone de los nervios que tu pareja sea independiente, que quede con sus amigos y te sientes un poco de lado… pregúntate ¿mi pareja lo es todo para mí? ¿Tengo tiempo para mis amistades o para mí?

Estos son solo unos ejemplos de cómo nuestra pareja es nuestro espejo. No obstante, cada persona es diferente y la interpretación de lo que tanto nos incomoda y molesta del otro puede ser completamente distinta.

Lo importante es detectarlo. ¿Odio que hable tan alto? ¿Me pone de los nervios que sea tan bromista? Si es así, eso que te molesta lo tienes tú, porque, si no lo tuvieras, no te molestaría.

Piensa por un momento en la primera pregunta. Si tu pareja hiciese la cama, ni te percatarías, no te reflejaría nada. Sin embargo, en el momento en que no lo hace, refleja tu falta de flexibilidad en algún aspecto de tu vida que tienes que resolver.

Nuestra pareja es nuestro espejo y nos ayuda a conocernos mejor

Hombre mirándose a un espejo roto

El hecho de que la pareja sea nuestro espejo no es una desgracia, todo lo contrario. Es una ayuda para conocernos mejor y abrir los ojos ante una realidad que tendemos a negar.

Un ejemplo doloroso, pero también claro, es el de las personas que son maltratadas. ¿Qué les está reflejando la persona que las maltrata? Que no se respetan, que ellas mismas se maltratan.

Lee: Almas rotas: la realidad de las personas psicológicamente maltratadas

Sí, aunque suene duro admitirlo. ¿De qué manera se maltratan? Dándole poder a alguien que no las quiere, con la consecuente bajada de autoestima. Haciéndose daño a través del otro, porque si el otro me maltrata y yo decido seguir con él, la culpa es mía.

El espejo, al igual que uno normal, debería ser una oportunidad para vernos y tomar una decisión. Algunos espejos son muy reveladores, como este caso tan doloroso que muchas personas experimentan cada día.

Si nuestra pareja es nuestro espejo ¡aprovechémoslo! Mirémonos en él sin máscaras, sin negaciones y sin desear ser quien no somos.

Aceptemos nuestros errores y nuestras equivocaciones, aceptemos nuestros defectos. Esto nos permitirá conocernos mejor, tomar las decisiones pertinentes e incluso cambiar.

Mujer en el umbral de una puerta

Cambiar nuestra forma de proceder ante los demás o ante unas circunstancias de las que podemos creer ser víctima cuando, en realidad, nos están ayudando.

Antes de irte no te pierdas: Las lágrimas de autocompasión no te pueden ayudar

Ayudando a ser más fuertes, a cambiar de rumbo, a tomar las riendas de nuestra propia vida. Permitiéndonos ver nuestras carencias, para que dejen de serlo y fortalecernos.

Si la pareja es nuestro espejo… ¿qué te está reflejando la tuya?

https://mejorconsalud.com/

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments