Inicio Tapa Las primeras horas de De Vido preso

Las primeras horas de De Vido preso

Compartir

Julio De Vido se entregó ayer por la tarde después de que la Cámara de Diputados votara a favor de su desafuero. Tenía dos pedidos de detención librados por lo jueces los jueces Luis Rodríguez y Claudio Bonadio. Los primero que hizo fue someterse a un análisis médico preliminar.

El examen médico se realizó ayer alrededor de las 19:00 en el Hospital Penitenciario Central I de Ezeiza. El requerimiento fue realizado por sus abogados defensores. Los resultados se conocerán en cuarenta y ocho horas. En el informe preliminar, que lleva la firma de José Luis Francos, se supo que el diputado nacional es diabético insulino dependiente y sufre taquicardia, asma crónica y una coronariopatía no quirúrgica, aunque “no presenta patología aguda”.

En declaraciones a Radio Mitre su abogado, Maximiliano Rusconi agregó que de momento no han pedido el beneficio de la prisión domiciliaria: “por ahora no hemos pedido nada. Lo único que le avisamos al juez es que es insulinodependiente y de modo intenso. Es una persona que tiene que autoinyectarse entre dos y hasta siete u ocho veces por día. Y eso no tiene horarios fijos. Le avisamos al juez que no le saquen esa insulina. De hecho, llevó insulina para unos 10 días”.

De Vido se entregó ayer después de que la Cámara Baja votara a favor de su desafuero. Lo último que dijo antes de entrar a Comodoro Py fue “Mándenle champán a la doctora Carrió”. Ingresó por una puerta que suele estar clausurada, y se presentó ante el juez federal Luis Rodríguez, quien está a cargo de la causa que lo apunta por presunta malversación de fondos públicos a través de Yacimiento Carbonífero Río Turbio.

Antes de la llegada de De Vido, Rodríguez había sido informado del desafuero por Eugenio Inchausti, secretario parlamentario de la Cámara de Diputados. No realizó ninguna declaración y pidió que se tome como tal el escrito que presentó el lunes pasado a través de sus abogados. También llevó todos los certificados médicos probatorios de que es insulino dependiente.

El ex ministro de planificación Federal también acusó al presidente Mauricio Macri, y a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de montar un “circo mediático” en torno a su detención. Lo dijo en referencia al equipo de gendarmes que se presentó en su departamento de calle Libertador para efectivizar la detención.

El magistrado ordenó que sea trasladado al hospital de Ezeiza y que luego sea alojado en donde disponga el Servicio Penitenciario Federal. Después fue fichado en la Unidad 29 del Servicio Penitenciario Federal y trasladado al penal de Ezeiza.

Su primera noche preso la pasó en una habitación individual del Hospital de Ezeiza. En la mañana de hoy, después de desayunar, continuó con la ronda de examenes médicos. En función de esos resultados se definirá si queda alojado en el Penal de Marcos Paz o en el de Ezeiza.

De esta manera, sin respaldo político, De Vido transita este momento sólo con el apoyo de su familia. Los diputados del bloque kirchnerista no bajaron ayer al recinto porque consideraron que el oficialismo contaba con los votos necesarios para el desafuero.

Ese fue el único gesto que recibió de sus correligionarios. Su jefa, la líder caprichosa del FPV y, ahora, de Unidad Ciudadana, hacía tiempo que le había soltado la mano: no lo invitó formalmente a ninguno de sus actos. El final formal de la relación entre ambos llegó después de una entrevista de Cristina realizada por el periodista Gerardo Rozín: “No pongo las manos en el fuego por De Vido”, dijo con cierto cinismo, como si no hubiese sido su hombre de confianza, a cargo del ministerio con mayor presupuesto, por 12 años.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments