Escándalo sobre escándalo: IOMA y la conexión Scioli

10
Compartir

Ahora es evidente el motivo de la reunión a comienzos de octubre entre referentes de la CGT platense, con el presidente del IOMA, Carlos D’Abate, y el ministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Andrés Scarsi, en la sede central de la obra social ubicada en 46 entre 12 y 13. Susana Mariño, secretaria adjunta del Soeme Provincia de Buenos Aires y candidata a diputada provincial por Unidad Ciudadana; Julio Castro, secretario general del Sosba; Jorge Baldovino, secretario general de AERI; y Carlos Quintana, secretario general de UPCN, se encuentran tan preocupados como algunos funcionarios actuales con el futuro de varias causas judiciales.

Daniel Scioli, La Scaleia y Alberto Pérez: IOMA en la Gobernación 2011/2015.
Son 11 imputados -médicos, famarcéuticos, visitadores y ex funcionarios- pero la pregunta es si hay más integrantes en la red para estafar al Instituto Obra Médico Asistencial (IOMA). Luego, ¿cómo impide la Administración Vidal que vuelva a ocurrir en el presente y/o el futuro?

Los acusados ingresaban pedidos de medicamentos oncológicos de pacientes inexistentes y ya fallecidos con recetas adulteradas provistas por farmacias. Luego, auditores de IOMA autorizaban la compra de esos medicamentos, que eran entregados a un visitador médico que los reducía y los ponía en venta en farmacias.

No es el único caso en el entramado de investigaciones abiertas en la Justicia provincial por maniobras de fraude y estafas a la obra social que presta servicios a 2 millones de bonaerenses.

Según datos oficiales, desde diciembre de 2015, la Fiscalía de Estado bonaerense interviene en 19 causas en representación de la Provincia a partir de denuncias por maniobras de irregularidades en IOMA.

Por ejemplo, también existe una denuncia presentada por la Asociación de Profesionales del IOMA que da cuenta de presuntas irregularidadesy que involucra al titular del gremio UPCN, Carlos Quintana, hoy día un aliado de la gobernadora María Eugenia Vidal (y protector del sindicalista Juan Pablo Medina, en parte motivo por el cual ‘el Pata’ no fue preso antes).

Sólo en 2014 y 2015, IOMA transfirió a corruptos unos $3.000 millones, y por supuesto que hay muchos interrogantes acerca del rol que desempeñaron los delegados gremiales de UPCN (¡ah Quintana! Luis Pérez era un colaborador pero también Waldo Vera) y Suteba (¿Roberto Baradel no es el secretario general? Su vocal, Patricia Nisembaum), que eran vocales del directorio de la obra social mientras sucedía la estafa. Y también sobre funcionarios vinculados a entidades sindicales.

Si se atreviera, María Eugenia Vidal tiene la oportunidad de ir a fondo en un tema de gran repercusión inmediata en Provincia de Buenos Aires: la obra social IOMA, la corrupción sindical a gran escala, la corrupción en farmacias (un tema que deben seguir con atención en Farmacity, cadena de farmacias que presidió el hoy vicejefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Mario Quintana, y a la que no permiten ingresar al territorio bonaerense), y la necesidad de reorganizar todo el esquema sanitario, que es lamentable.

Todo apunta a Antonio La Scaleia, quien fue presidente de IOMA en días de Daniel Scioli gobernador pero ¿por qué frenarse en La Scaleia?

 En la foto, Teodoro Carlos Quintana (secretario general UPCN) y Juan Héctor Nieves (secretario de finanzas), mencionados en IOMA junto a sus colegas Diego Leonardo Rétola (secretario gremial) y Luis Pérez (secretario administrativo).

En la foto, Teodoro Carlos Quintana (secretario general UPCN) y Juan Héctor Nieves (secretario de finanzas), mencionados en IOMA junto a sus colegas Diego Leonardo Rétola (secretario gremial) y Luis Pérez (secretario administrativo).

Pero si es cierto que hay una red de empresas creada para otras estafas, todas propiedad de dirigentes gremiales….

En ese contexto, informativa la columna de José Maldonado en el diario platense El Día:

El ex presidente de IOMA durante la gestión de Daniel ScioliAntonio La Scaleia, fue procesado y citado a prestar declaración indagatoria junto a otros 17 actuales directivos y ex funcionarios de la obra social y dos empresarios, en el marco de la causa que investiga estafas millonarias a través de fraudes con internaciones domiciliarias, una maniobra que, entre 2013 y 2015, generó pérdidas al Estado por un monto de 650 millones de pesos, según estiman en la Justicia.

El auto de procesamiento fue firmado por el fiscal Alvaro Garganta, quien lleva adelante la investigación abierta a partir de una denuncia formulada por Elisa Carrió, quien apuntó a IOMA como uno de los organismos desde donde el ex gobernador Daniel Scioli y funcionarios de su gestión desviaban fondos para financiamiento político.

Entre los citados, hay actuales funcionarios, representantes de los gremios UPCN y Suteba en el directorio del organismo, el actual director de Finanzas de IOMA y dos empresarios, sospechados de formar parte del grupo involucrado en la estafa. Todos ellos habían sido blanco de más de veinte denuncias por parte del titular de la Asociación de Profesionales de IOMA (Apioma), Idelmar Seillant.

En el escrito, al que tuvo acceso EL DIA, el fiscal Garganta afirma que hay “indicios vehementes” de que entre mediados de 2013 y fines de 2015, por lo menos 18 personas que se desempeñaban dentro de la obra social y dos empresarios que conducían un grupo de cinco firmas que decían prestar servicios de internación domiciliaria, cometieron fraudes que originaron pérdidas millonarias en las arcas del organismo.

Por la maniobra están apuntados dos empresarios que conducían de hecho un grupo de cinco firmas: Domisalud; Intergemed; Juntos en Casa; Sistemas Operativos de Salud y Cerca Salud. Se trata de Gustavo Baldachis y Ricardo Bianchimano, quienes deberán comparecer ante Garganta los días 11 y 12 de diciembre, respectivamente. Ambos, junto a La Scaleia y los 17 funcionarios y ex funcionarios de IOMA, sostiene el fiscal platense, “crearon un circuito paralelo en relación al trámite de internación domiciliaria” en el que “direccionaron, autorizaron y abonaron” el servicio “a favor de las empresas sindicadas por un valor aproximado de 650 millones de pesos”.

“En este contexto de quebrantamiento del normal desenvolvimiento de la actividad patrimonial de IOMA, y sabiendo que las empresas justificaban la prestación del servicio de internación domiciliaria mediante planillas apócrifas de ‘conformidad y consentimiento’ de los afiliados que no reflejaban el verdadero servicio prestado, las abonaron en su totalidad”, sostiene el fiscal.

La maniobra consta en 78 casos de afiliados a la obra social que figuraron como beneficiarios de servicios de internaciones domiciliarias que nunca recibieron. En virtud de esas denuncias, de las presentaciones de Carrió, de la declaración de Seillant y del testimonio de dos testigos que se presentaron bajo reserva de identidad, el fiscal basó su decisión. En ese marco, Garganta destacó que los hechos “constituyen prima facie los delitos de negociación incompatible con el ejercicio de la función pública”, “peculado de caudales en concurso ideal con fraude en perjuicio de la administración pública”, “uso de documento público falso” y “asociación ilícita”.

La estafa en IOMA ya era tema en 2015, ¿No es muy lento el avance en la Justicia?

La estafa en IOMA ya era tema en 2015, ¿No es muy lento el avance en la Justicia?

1 x 1

El procesamiento y la citación a prestar declaración indagatoria por parte de Garganta tiene como cara visible a Antonio La Scaleia, un médico cirujano que ocupó la presidencia de la obra social que presta servicio a más de dos millones de bonaerenses entre los años 2010 y 2015 y que cosechó decenas de denuncias por irregularidades y estafas en el organismo.

“El Tano”, que deberá presentarse ante la Justicia el lunes 13 de noviembre, fue señalado como el fiscal platense como la persona que estaba al frente de una “compleja estructura delictual destinada a la comisión de varios delitos (…) para poner en funcionamiento un sistema destinado al favorecimiento económico de ciertas empresas”.

El procesamiento alcanzó también a Roberto Jorge Passo, un ex legislador del peronismo muy cercano al ex gobernador Scioli, quien se desempeñó como vicepresidente del organismo y a un íntimo amigo de La Scaleia, Humberto Jorge Pumo, ex director de Recursos Humanos de IOMA.

También fueron procesados y citados por Garganta dos ex vocales integrantes del directorio por los gremios mayoritarios de la Provincia: Luis Angel Pérez, representante de UPCN, y Patricia Viviana Nisembaum, quien ocupó ese cargo en representación de Suteba. Según las denuncias, ambos son cercanos a los conductoros de los gremios, Carlos Quintana y Roberto Baradel, respectivamente. Según la acusación de Seillant, tuvieron participación en las maniobras al prestar la firma para la autorización de módulos de internación domiciliaria a afiliados de sus sindicatos que nunca recibían el servicio.

Hay, en el auto de procesamiento, otros dos ex vocales citados por el mismo motivo: Jorge Giordano, en representación de los retirados del Servicio Penitenciario, y Gustavo Seva, del gremio de municipales. Ambos presentaron renuncias en el marco de las imputaciones que los involucraron por estafas con fondos de IOMA.

Dentro de la estructura de fraude con internaciones domiciliarias, Garganta apuntó a otros ex funcionarios del organismo, como Daniel Burgos, ex jefe de Gabinete de IOMA, su “mano derecha”, Alejandro Víctor Fernández, y Nicolás Vitale. Ellos habrían sido quienes permitían el ingreso de empresas como prestadoras de IOMA, por lo que se sospecha que fueron una pieza clave en las estafas.

El fiscal también puso la lupa sobre una serie de personas que actualmente prestan servicios en IOMA y que continuaron en sus cargos luego de la salida de La Scaleia pese a las numerosas denuncias en su contra por decisión del gobierno de María Eugenia Vidal. Uno de ellos es el actual director de Finanzas de la obra social, Diego Osvaldo Giovanetti, también apuntado como una de los engranajes centrales en las maniobras. Junto a él fueron citados otros empleados del organismo, como Romero Pelayo Aner, María Cecilia Passo (hija de Roberto Passo), María Soledad Cascallares, Sandra Sabbatini y María Celeste Celle, quienes cumplen funciones en el área de Internaciones Domiciliarias, que la Justicia sospecha se creó específicamente para llevar adelante este fraude.

https://www.urgente24.com

 

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments