Inicio Tapa Jaime se queja de que no puede ver la Súperliga

Jaime se queja de que no puede ver la Súperliga

Compartir

Ricardo Jaime presentó un habeas corpus ya que no puede ver los partidos de la Súperliga en el Penal de Ezeiza, donde se encuentra purgando una condena de seis años por la tragedia de Once.

Es evidente que el ex secretario de Transporte se acostumbró a la buena vida que pudo llevar durante sus años de funcionario público, y el Servicio Penitenciario Federal sin duda es el último lugar en donde encontrar comodidades. Sin embargo, parece que es cierto que a las pasiones no se renuncia: Jaime, uno de los hallados culpables por la muerte de 51 personas, quiere ver el fútbol.

El insólito pedido indica que desde el pasado 15 de septiembre los internos del Pabellón C de la Unidad Residencial VI “no tuvieron y/o no tienen acceso a la televisación de espectáculos deportivos, más precisamente el Torneo de Primera División de Fútbol”.

El habeas corpus fue presentado con carácter “urgente” este lunes 2 de octubre en el juzgado federal 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Federico Hernán Villena. La causa quedó con el número FLP 59032/2017.

En el mismo documento, Jaime solicita que se lo informe sobre el estado de un trámite que inició ante la Universidad de Buenos Aires. Concretamente, solicitó comenzar a estudiar la carrera de Derecho en “en carácter libre”, y poder obviar el CBC por “ser egresado del colegio secundario dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba”.

Además, Jaime le había solicitado a Villena poder ingresar una bicicleta fija, una heladera con freezer, un tensiómetro y una notebook.

Sus abogados también se quejaron de que no se le provea la comida para enfermos celíacos que necesita, sin embargo, desde el fiscalía afirmaron que es él mismo quien se niega a consumir los alimentos proveídos SPF, ya que en alguna ocasión habría encontrado una cucaracha. Desde entonces sólo come lo que es traído por su familia, razón por la que pidió la heladera.

A Jaime, quien también fue condenado por enriquecimiento ilícito, todavía le queda alrededor de media década en Ezeiza, sin embargo parece que le está costando pasar los días sin comodidades.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments