De Vido contrató al abogado de Lagomarsino y hace otro intento por demorar el juicio de Once

1
Compartir

Aunque el TOF 4 ya bloqueó su maniobra, su defensor Maximiliano Rusconi dijo que pedirá “unos días más”.

El ex ministro Julio De Vido designó al abogado de Diego Lagomarsino y Lázaro Báez como su nuevo abogado defensor en el juicio por la tragedia de Once e intentará nuevamente demorar el inicio del proceso, previsto para el miércoles.

Se trata de Maximiliano Rusconi, quien esta mañana se presentó ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 4 para constituirse como nuevo abogado de De Vido, labor que compartirá con Gabriel Palmeiro.

“Acabamos de constituirnos como defensores y le pedimos al tribunal que nos dé unos pocos días para poder al menos sacar fotocopias del expediente y leerlo, pero tiene una postura bastante tomada y no sabemos si va a (acceder a) postergarlo”, sostuvo Rusconi.

El letrado también confió que van a “hacer un planteo por escrito al tribunal (pidiendo la postergación) porque para el mismo día miércoles tenemos previsto dos audiencias indagatorias en otros juzgados”.

Como contó LPO, De Vido hizo renunciar a su defensa histórica (los abogados Adrián Maloneay, Julio Virgolini y Mariano Silvestroni) la semana pasada en un obvio intento de demorar el inicio del juicio por Once. Pero el TOF 4 se anticipó y le dio 72 horas para que designe nuevo abogado, al tiempo que le advirtió que de no hacerlo le asignarían un defensor oficial.

Esa rápida decisión de los integrantes del TOF 4 ratifica lo que adelantó LPO semanas atrás: en la justicia federal hay una decisión de rechazar todas las maniobras dilatorias de los ex funcionarios acusados de delitos de corrupción. Se trata de recursos procesales que históricamente los magistrados concedían y que ahora empezaron a devolver rápidamente.

Pero la nueva defensa de De Vido parece insistir en su estrategia dilatoria e intentará al menos conseguir “unos pocos días” más, como reconoció Rusconi, alegando que no tuvieron todavía acceso al expediente y que tienen otros procesos el mismo día del inicio del juicio.

El problema para De Vido trasciende a su persona y afecta directamente a Cristina Kirchner, ya que quien fuera el ministro más poderoso de su gobierno se sentará por primera vez en el banquillo justo en plena campaña electoral y cuando la ex presidenta necesita levantar en los sondeos, ya que aparece perdiendo frente a Esteban Bullrich.


Maximiliano Rusconi

Rusconi, ex fiscal de Política Criminal y Servicios Comunitarios, no es cualquier abogado, sino que ha sido defensor del ex presidente Carlos Menem en el primer juicio por el contrabando de armas a Croacia y Ecuador y consiguió la absolución de su cliente, aunque más tarde resultó condenado a siete años de prisión.

También defiende al empresario kirchnerista Lázaro Báez en varias causas penales, aunque hace dos meses renunció al expediente principal que lo mantiene detenido en el penal de Ezeiza, y al técnico informático Diego Lagomarsino en la causa por la muerte del fiscal antiterrorista Alberto Nisman. Justamente, el nuevo empleo de Rusconi llega en momentos en que la situación de Lagomarsino parece haberse complicado seriamente con la nueva pericia de Gendarmería.

La foto de De Vido en el banquillo el próximo miércoles podría no ser la peor noticia que reciba el diputado en estos días. Este lunes, el fiscal ante la Cámara Nacional de Apelaciones, Germán Moldes, confirmó el pedido de desafuero y detención del ex ministro por considerar que está “protegido por sus fueros” y “en condición de privilegio” respecto a los otros imputados en la causa por sobreprecios en Río Turbio.

“Nos vamos a quedar con el medio mundo lleno de mojarritas y el tiburón nadando en aguas abiertas”, ironizó Moldes en una entrevista con radio Mitre. “El único que mantiene vinculación con el poder político y capacidad de aprovechar las influencias y de negociar que el poder político otorga, se llamó Julio De Vido”, agregó.

http://www.lapoliticaonline.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments