Inicio Grales. Liberaron a mujer acusada por el ataque contra Indra: su marido seguirá...

Liberaron a mujer acusada por el ataque contra Indra: su marido seguirá detenido

Compartir

Mariano Fresco y Analía Altamirano, las dos personas detenidas en relación al ataque con un paquete bomba que se registró en la empresa Indra -encargada del recuento de votos en las últimas PASO- declararon ante el juez federal Daniel Rafecas y negaron tener vinculación con esos hechos. Ambos imputados pidieron ser excarcelados, pero el magistrado decidió conceder ese beneficio a Altamirano, en tanto que Fresco continuará detenido.

Ahora, la investigación se concentrará en Fresco y luego continuarán las medidas de prueba en relación a su probable participación en este ataque.

Los investigadores trabajan junto con técnicos de Telefónica y expertos de la Policía Federal Argentina (PFA) en torno a registros de llamados a celulares que se encuentran en poder de la Fiscalía.

El 10 de agosto pasado, tres días antes de las PASO, las oficinas de la empresa española Indra en Buenos Aires fueron víctima de un ataque, cuando una correspondencia que contenía un explosivo detonó y causó heridas a dos personas.

Indra es la empresa informática encargada de llevar adelante el escrutinio provisorio de las elecciones, que en esa oportunidad se realizarían tres días más tarde para definir los candidatos que competirán en las legislativas del 22 de octubre.

Las detenciones fueron realizadas ayer por la madrugada en una vivienda de la calle Beata Benita Arias sin número, entre 721 y 759, de la localidad bonaerense de Claypole, por personal del Departamento Unidad Federal de Investigaciones Especiales (DUFIE), de la Policía Federal.

El fiscal federal Guillermo Marijuan, presente en el procedimiento, había declarado a la prensa que “la principal sospecha” apuntaba a que los detenidos estaban “vinculados a la entrega del explosivo y, posiblemente, a su confección”.

De acuerdo con el expediente que tiene a su cargo Rafecas, Fresco habría sido quien entregó el pasado 10 de agosto el paquete bomba a una mensajería de motos con domicilio en Pueyrredón 1357, para ser llevado a las oficinas de la empresa Indra, en Cecilia Grierson 255.

Según fuentes de la investigación, un empleado de la mensajería pasó a buscar el paquete por la puerta de un hotel en la zona de Constitución para llevarlo a Puerto Madero, y entregarlo a la empresa Indra.

Se pudo establecer que el paquete había sido llevado primero a la sede anterior de la empresa Indra, en Paraná y Santa Fe, y, luego, a las oficinas en la zona porteña de Puerto Madero. La policía y la justicia llegaron a determinar que el paquete había sido entregado por un motoquero de la empresa “El líder”, ubicada en Pueyrredón 1357, y al dar con autoridades de la firma pudieron reconstruir el origen y el destino del explosivo.

El pedido para llevar el paquete había sido recibido mediante un mensaje de whatsapp, de un teléfono celular desconocido, en donde alguien que dijo ser “Gustavo” y se identificó como “sordomudo”, manifestó su deseo de efectuar un envío y advirtió que para ello iba a intervenir un colaborador suyo de nombre “Mariano” que era quien iba a entregar el paquete y pagar el servicio.

El empleado de la empresa de mensajería Teófilo Soto Guerra fue entonces a Juan de Garay 867, en el barrio de Constitución, donde se encontró con “Mariano”, quien le entregó el paquete y le pagó el servicio de mensajería.

A través del análisis del teléfono del cual salió el mensaje hacía la empresa “El Líder” y de una investigación que abarcó el barrido de redes sociales, la justicia llegó a Mariano Fresco. Los investigadores detectaron también que la tarjeta SIM del teléfono de Mariano Fresco había sido empleada en otro aparato por su pareja, Analía Altamirano, meses antes.

http://www.ambito.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments