Inicio Tapa El caso Maldonado a las aulas ¿Sí o no?

El caso Maldonado a las aulas ¿Sí o no?

Compartir

El caso de la desaparición de Santiago Maldonado no ha mostrado avances concretos, sin embargo, la historia de su mediatización y politización atraviesa un nuevo episodio: parte del sindicalismo docente propuso llevar el tema a las aulas y fue rechazado por las autoridades de provincia.

Algunos gremios docentes propusieron dar clases específicas sobre el caso. La iniciativa fue inmediatamente rechazada por autoridades nacionales y de la Capital Federal, e inmediatamente el debate comenzó a escaldarse.

El primero en comunicar la decisión del Gobierno sobre el tema fue el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj, en una entrevista realizada por Luis Novaresio, para radio La Red.

“Esto está en línea con el mal uso político. Llevarlo a un plano ideológico no corresponde. Lo más doloroso es utilizar a los chicos en estos casos”, dijo en referencia a la iniciativa de CTERA.

ctera maldonado

“La docencia tiene hoy en la Argentina un rol protagónico en este cambio paradigmático, en este cambio cultural que tenemos que hacer para sacar al 34% de la población de la pobreza. Entreverar a los chicos en esta temática es muy bajo, muy doloroso, y altamente peligroso”.

Por su parte, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, también comunicó el rechazo de la Capital y apuntó contra los gremios docentes, a quienes acusó de hacer un uso político del caso para general impacto en época electoral.

“Es solo una manifestación política de un sindicato, que el 7 de septiembre tiene elecciones y juegan su poder dentro de Ctera. No es una política educativa”, consideró Acuña.

Así, el caso Maldonado sumó otro capítulo, pero, lamentablemente, no en términos reales. El uso del nombre del joven artesano desaparecido ya va siendo objeto de polémica desde hace semanas, sin embargo, la propuesta de llevarlo a las aulas, en un marco oficial, tal vez llegó demasiado lejos.

Santiago Maldonado fue visto por última vez en Esquel el pasado 1 de agosto; se encontraba participando de una protesta de grupos mapuches contra el latifundio de Benetton. Hasta el momento no se han obtenido pistas de su paradero. ¿Fue detenido por miembros de Gendarmería y falleció en un caso de abuso de fuerza y poder? ¿Resultó herido y fue trasladado a algún nosocomio local? ¿Fue atacado por miembros de la seguridad de Benetton? De momento no hay respuestas.

Sin embargo, su nombre se ha convertido en la bandera opositora que le reclama al Estado su aparición con vida. Desde la vereda contrario, otros recuerdan que desapariciones como las de Julio López nunca tuvieron tanta repercusión mediática, y el Estado 8la actual oposición indignada) no dio respuestas ni garantías al respecto.

Julio López era un albañil que iba a declarar en contra del represor Miguel Etchecolatz, sin embargo desapareció el 18 de septiembre de 2006. Luciano Arruga era un joven de 16 años que desapareció el el 31 de enero de 2009, tras ser detenido por la policía bonaerense en Lomas del Mirador; su cuerpo apareció enterrado como NN en el cementerio de la Chacarita recién el 17 de octubre de 2014.

Sin embargo, para algunos ex funcionarios, candidatos a diputados nacionales o hasta militantes por los DDHH, como Hebe de Bonafini, no todos los desaparecidos en democracia son iguales. ¿Cuál es la principal? El uso político que puedan darle. Esta fue una nota informativa, pero también de opinión, cabe la aclaración.

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments