Inicio Salud y Belleza Muerte súbita, el ataque inesperado que provoca 40 mil fallecimientos por año

Muerte súbita, el ataque inesperado que provoca 40 mil fallecimientos por año

Compartir

Es una falla cardíaca que podría superarse con desfibriladores y técnicas de rehabilitación

El lamentable episodio que le costó la vida al abogado platense y dirigente deportivo Marcelo Ferrari, además de provocar en la Ciudad un profundo pesar, volvió a llamar la atención sobre una dolencia tan fatal como reiterada, la de la “muerte súbita”, justamente en momentos en los que se recuerda la Semana de Lucha contra este mal, que provoca unos 40.000 fallecimientos por año en Argentina.

muerte

En el caso de Ferrari, el evento lo sorprendió mientras disputaba un partido de fútbol con amigos, lo que condice con las estadísticas que señalan que el 70% de las muertes súbitas se produce dentro de casas, clubes, parques o en la calle, pero fuera de los hospitales, por lo que para reducir su impacto los especialistas señalan como “clave” el acceso público a desfibriladores y que la población no médica se entrene en técnicas de rehabilitación cardiopulmonar (RCP).

“La muerte súbita es un deceso inesperado no traumático ni violento, sin síntomas previos o presentes en la hora anterior al evento -explica el cardiólogo Roberto Peidro, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA)- que puede darse en personas que no sabían que tenían una enfermedad o que conocen que tienen una insuficiencia cardíaca pero están en tratamiento y se sienten bien”.

“Y aunque está presente en todas las edades -añadió- la prevalencia es mayor a medida que aumenta la edad, porque la principal causa es la enfermedad coronaria; entonces aunque tiene más notoriedad cuando el evento sucede en deportistas jóvenes, la realidad es que son los casos menos frecuentes”.

Peidro recordó que en los menores de 35 años existen por lo general causas genéticas y congénitas como la cardiopatía hipertrófica, anomalías de las arterias coronarias o alteraciones eléctricas como el síndrome del QT largo, entre otras.

“Existe una prevención primaria que implica impedir que el evento suceda. En esa prevención está hacerse un chequeo médico que incluya un cardiólogo, para detectar cualquiera de las anomalías mencionadas antes, y controlar otros valores que inciden sobre la enfermedad coronaria como la presión arterial, el colesterol o la diabetes”, describió.

En cuanto a cómo combatir los riesgos, el especialista evaluó que en el caso de las enfermedades coronarias se reducen con hábitos saludables, como evitar fumar, tener una alimentación rica en frutas y verduras, sin grasas, y realizar ejercicio físico.

“A pesar de lo abrupto del proceso, los estudios indican que cinco de cada diez pacientes que sufrieron una muerte súbita tuvieron síntomas previos. Entre los signos de alerta podemos citar los desmayos repetidos, palpitaciones fuertes y dolores en el pecho, por lo que es importante hacer una consulta ante esos síntomas”, explicó Silvio Luis Aguilera, director médico de una empresa privada de emergencias.

Al describir el cuadro de muerte súbita, Aguilera señaló que “la persona afectada se desploma, pierde la conciencia, deja de responder, de respirar normalmente y pierde el pulso”.

Frente a esta situación, ambos especialistas indicaron que si alguien cae inconsciente, lo primero que hay que hacer es llamar a una emergencia médica y comenzar rápidamente las maniobras de RCP, además de ubicar si existe un desfibrilador externo automático (DEA) cercano y enviar a alguien a bucarlo.

“Se calcula que por cada minuto de demora en comenzar el procedimiento, se pierde un 10 por ciento de posibilidad de sobrevida, y más allá de los 5 minutos, la probabilidad se reduce considerablemente”, indicó Aguilera.

Por su parte, Peidro explicó que el DEA es un aparato “que puede utilizar cualquier persona siguiendo las instrucciones que el propio equipo va indicando”, y describió que “lo que hace este desfribilador es aplicar una descarga eléctrica según su propia lectura”.

Debido a la alta prevalencia de muertes súbitas por fuera del ámbito hospitalario, la Fundación Cardiológica Argentina (FCA) impulsa desde hace años la existencia de un plan de acceso público a DEA, “que deberían estar presentes con personal entrenado en todos los espacios con mucha concentración de gente”, señaló Peidro.

http://www.eldia.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments