Indignación y tristeza en Portugal por un feroz incendio: al menos 62 muertos

Se inició el sábado por las altas temperaturas y una sequía. Críticas por la ausencia de medios y la falta de previsión.

incendioNunca se había visto en Portugal un incendio de semejante violencia. Desde la noche del sábado, fuertes vientos empujan las llamas sobre los pinos y los eucaliptos de las sierras de Pedrógão Grande, en el centro de Portugal, a unos 200 kilómetros al nordeste de Lisboa. El fuego ya se cobró 62 vidas y dejó más de 50 heridos. La mayoría de las víctimas se encontraron atrapadas por las llamas al intentar huir. En medio de una espesa humareda blanca, ayer se hallaron decenas de cadáveres en autos calcinados en las rutas montañosas de la región. El gobierno sostiene que es el peor siniestro en su tipo en el último siglo.

“Vi cómo un vecino del pueblo tuvo que abandonar su coche junto a la carretera y, al huir, fue alcanzado por el fuego y murió veinte metros más adelante”, lamentó Albano Graça, que había ido para el fin de semana a Pedrógão Grande con su hija y disfrutar de la reputada riqueza forestal de la sierra. Los 4000 habitantes de este pueblo esencialmente agrario fueron evacuados por los bomberos, al igual que los habitantes de una veintena de aldeas cercanas.

El primer ministro de Portugal, Antonio Costa, estaba ayer en el lugar al igual que el presidente, Marcelo Rebelo de Sousa, quien decretó tres días de luto nacional por las víctimas fatales. “Una sola muerte en tales circunstancias siempre es una tragedia, pero tantas decenas de muertos representan una tragedia casi sin precedente en la historia del Portugal democrático”, comentó el Presidente desde Lisboa ayer.

Pero además de tristeza, también había indignación. Muchos vecinos de la zona aseguraron que durante horas no vieron a un sólo bombero. “No teníamos ni agua ni electricidad y fuimos abandonados a nuestra suerte”, protestaba António Pires. Según el experto forestal Paulo Fernandes, de la Universidad Trás-os-Montes, la catástrofe podría haberse evitado. O al menos minimizado, si se hubiesen cortado a tiempo las carreteras. Hay que utilizar mejor los datos meteorológicos, advirtió.

Anoche había más de 700 bomberos trabajando y 250 vehículos en los bosques de la provincia de Leiria sobre cuatro frentes distintos. España y Francia colaboran con aviones cisternas y efectivos, mientras el secretario general de la ONU, el portugués Antonio Guterres, expresó su solidaridad y prestó ayuda desde el organismo internacional. “Estoy conmocionado y horrorizado por la cantidad de vidas que se cobraron los devastadores fuegos en la región de Pedrógão Grande en Portugal”, dijo por vía de comunicado. “Naciones Unidas está lista para prestar asistencia de cualquier manera posible”, agregó Guterres.

El director nacional de la Policía Judicial afirmó a la agencia Lusa que el incendio que arrasa en Pedrógão Grande había sido causado por una “tormenta seca”, es decir, el fenómeno que se da cuando la lluvia se evapora antes de tocar el suelo y no alcanza a combatir la sequía de la zona y las altas temperaturas reinantes. La combinación de la ola de calor -que alcanza desde hace varios días los 40 grados- y los vientos fuertes produjeron un contexto favorable a que se difunda el incendio con sorprendente velocidad. El gobierno descartó cualquier indicio criminal.

En agosto 2016, Portugal enfrentó un incendio también gigante en el que ardieron 80. 000 hectáreas con 4 muertos solo en la isla turística de Madeira, en una ola de más de 80 siniestros a lo largo del país. En 2003, otro incendio dejó una veintena de víctimas. “Nuestro dolor no tiene medida, como no tiene medida nuestra solidaridad”, dijo anoche el presidente tratando de sofocar las críticas

Fuente: Clarín

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.