Inicio Policial Buscan a Gisella, desaparecida desde el viernes en Tandil

Buscan a Gisella, desaparecida desde el viernes en Tandil

Compartir

Tiene 16 años; fue vista por última vez cuando se dirigía al colegio a la mañana, en el barrio Villa Gaucho

GisellaUna adolescente de 16 años llamada Gisella Tapia Molina se encuentra desaparecida desde el viernes en Tandil. Su familia la vio por última vez cuando se dirigía al colegio por la mañana en el barrio Villa Gaucho.

Trabajan en la búsqueda la Comisaría 4ta, la Fiscalía 12, así como la Secretaría de Niñez y Adolescencia bonaerense, la Red Solidaria y Missing Children. La familia otorgó dos números de teléfono para recibir información para ayudar a encontrarla: (0249) 154479684 y 154606238. Esta tarde se realiza en la plaza principal de Tandil una manifestación de vecinos para exigir su aparición.

Según informaron desde la Fiscalía a cargo de Damián Borean, no descartan ninguna hipótesis sobre lo ocurrido. Aunque prefirieron no brindar mayores precisiones sobre el caso, pidieron contribuir a su difusión.

Gisela vive en la casa de sus tíos Paula y Patricio, que la criaron junto a sus tres hermanitos después de la muerte de su madre cuando tenía 3 años. El padre de los chicos vive en Tandil y no tiene contacto con sus hijos. Fue vista por última vez el viernes a las 7.20 a la mañana, cuando salió de su casa rumbo al colegio número 14.

“Gisela estaba en casa, la despertamos para ir al colegio, por los más chiquitos que entran más temprano. A las 7 los acompañó a media cuadra de casa. Después volvió, estuvo un ratito cantando en la cocina. Salió con el abuelo, dijo ‘chau hasta luego’, con la mochila, con el uniforme”, describió su “tía de crianza”, Paula, a LA NACION.

“Mi cuñada es preceptora en el mismo colegio al que va Gisela, y la vio cuando dobló en la esquina llegando. Por eso le llamó la atención después, cuando no la vio adentro”,siguió. “Además no es una nena que falte. Entonces mi cuñada me llamó y me preguntó y yo le dije que no, que Gisela estaba en la escuela. Y me dijo que en la escuela no estaba. Entonces nos alarmamos”.

Intentaron contactarla a través del celular, pero estaba apagado. Así que hicieron una denuncia en la comisaría y después en la fiscalía. “Pasamos por las casas de los amigos, de gente conocida, de personas que pudieran conocerla. Recopilamos datos sobre gente que pudiera saber dónde estaba. Buscamos en sus contactos en Facebook. Nos desespera porque no es una nena de salir, no se maneja mucho sola tampoco”, agregó.

Operativo

Desde el Ministerio de Seguridad de la provincia instruyeron a la Fiscalía para que incorpore una unidad de cibercrimen a la investigación, para analizar la computadora de Gisella.

Por su parte, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia informó que desplegó el protocolo habitual en este tipo de casos. Publicaron la imagen de la joven con previa autorización de su familia e intercambian información con la Secretaría de Niñez y Adolescencia y la Oficina de Trata de Personas. También dieron aviso al área de frontera de la Gendarmería y la Policía Federal y mantienen el contacto con la comisaría local.

Tanto los allegados a la familia como Red Solidaria pidieron que se trate “con respeto” el caso. “Que no se tejan hipótesis, sino que se actúe lo más rápido posible. Tiene que trabajar la policía con sus equipos de búsqueda, porque a veces las opiniones enredan, embarran la cancha”, dijo una referente local de la organización que dirige Juan Carr.

Fuente: La Nación

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments