Los puntajes de River en una tarde soñada ante Boca: Pity Martínez y Driussi, los que más brillaron

De la mano del número 10, el equipo de Marcelo Gallardo derrotó 3-1 a Boca en la Bombonera y se prendió en la pelea por el campeonato; la dupla de centrales, vital

El tan esperado duelo entre Boca y River de la fecha 24 del Torneo Primera División comenzó con una sorpresa táctica: Marcelo Gallardo decidió ubicar a Gonzalo Martínez por la banda izquierda y pasar a Ignacio Fernández a la derecha. A partir de ese momento, el técnico millonario comenzó a ganar el partido. La jugada le salió a la perfección: Pity fue la gran figura de la tarde y lideró el gran rendimiento futbolístico de un equipo que logró un ansiado 3-1 ante Boca y mantiene vivo su deseo de pelear por el campeonato. Pero no lo hizo solo: Sebastián Driussi -gol y asistencia- y los centrales Jonatan Maidana y Lucas Martínez Quartafueron otros pilares de la victoria.

Augusto Batalla (5): tras un primer tiempo sin complicaciones, fue el responsable del gol de Gago. Falló en la posición y tuvo una mala y apresurada salida en un tiro libre que podría haber controlado fácil. Pero en el segundo tiempo se redimió con dos tapadas esenciales -a Bou y Peruzzi- para el triunfo. Con los pies, certero para pasar, errático para despejar.

Jorge Moreira (6): jugó un buen partido en líneas generales. Con un importante despliegue, le aportó mucho al equipo con sus proyecciones y conexiones con Nacho Fernández y Driussi en la banda derecha. En defensa no sufrió, salvo mínimas desatenciones defensivas.

Jonatan Maidana (7): el emblema indispensable. Con su jerarquía y liderazgo, fue el caudillo que emergió desde el primer minuto como uno de los puntos más altos del equipo. Sapiencia para jugar el partido y firmeza en la marca mano a mano. Muy atento en el juego aéreo.

Lucas Martínez Quarta (7): consagratorio partido para el marplatense de 21 años. Además de salvar dos pelotas que tenían destino de gol en el segundo tiempo, expuso seguridad los 90 minutos y aportó su calidad para la salida desde el fondo. Ya no sorprende el nivel del juvenil.

Milton Casco (-): una infracción de Gago que no fue sancionada lo dejó afuera del partido a los dos minutos de juego. Sufrió un esguince de rodilla.

Nacho Fernández (5): recostado sobre la derecha, no pudo desplegar todo su fútbol pero fue importante para hacer circular la pelota, abrir el campo y ayudar en el retroceso. El cansancio y su reciente lesión hicieron que en el complemento bajara la intensidad, pero robó la pelota tras un mal pase de Gago y asistió a Driussi en el 3-1 del final.

Leonardo Ponzio (6): el corazón del equipo. Con juego y actitud, volvió a mostrar su temple para esta clase de partidos. Despliegue, marca y distribución, aunque en algunas ocasiones la intensidad le jugó en contra. Inició la jugada del 2-0 cortándole un ataque a Peruzzi y despejando la pelota. Y en el cierre, le sirvió el gol a Auzqui, pero el delantero falló.

Ariel Rojas (6): buen partido del hombre que le da equilibro al mediocampo de River. Aporta en la contención, pero es clave para darle siempre un buen destino a la pelota. Sabe elegir lo que la jugada pide.

Gonzalo Martínez (8): la gran figura del encuentro. Gallardo lo recostó por la izquierda y fue imparable. Desequilibrio, gambetas y velocidad para jugar con mucho vértigo el primer tiempo y conseguir el 1-0 con una volea exquisita. En el segundo, dominó la pelota y se fue acalambrado. El equipo giró en torno a él y funcionó a la perfección.

Sebastián Driussi (8): intratable e incansable. Fue un dolor de cabeza para la defensa de Boca, que nunca lo pudo controlar. Aguantó de espalda y ayudó a hacer correr la pelota para generar peligro. Centro impecable en el gol de Martínez y perfecta definición en el gol de contraataque para el 3-1.

Lucas Alario (7): trascendental tarea del delantero, que jugó un gran primer tiempo, pivoteando -como en el inicio de la jugada de su gol- y generando situaciones con sus buenos movimientos. Cuando quedó mano a mano, marcó el 2-0. Además, luchó cada pelota como si fuera la última. Extenuado, dejó el campo en el segundo tiempo.

Ingresaron

Camilo Mayada (6): tuvo que ser el lateral izquierdo por la lesión de Casco a los dos minutos de juego y se adaptó rápidamente. Interesante ida y vuelta, aportando en ataque y combinándose bien con Martínez. Mucho despliegue y sacrificio para marcar.

Rodrigo Mora (6): reemplazó a Martínez y se ubicó por la izquierda. Renovó el aire del mediocampo en los 20 minutos finales y buscó desbordar constantemente, complicando a los defensores de Boca. Le faltó tomarse un tiempo para pensar y resolver mejor la jugada.

Carlos Auzqui (-): ingresó a los 27 minutos por Alario y aportó vertiginosidad al ataque en el cierre, cuando las piernas ya no respondían tanto. Con su velocidad, complicó a la defensa rival. Falló una ocasión clara para el 3-1.

http://www.lanacion.com.ar

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.