La UE pide investigar la violencia en Venezuela y buscar una solución pacífica a la crisis

Aunque no se nombra directamente a Nicolás Maduro, el texto promovido por España supone un toque de atención al Gobierno bolivariano

El escrache de Madrid rompe la tregua diplomática con Venezuela

El Consejo de Ministros de Exteriores de la Unión Europea que se reúne este lunes en Bruselas, ha aprobado unas conclusiones, promovidas por España, mediante las que pide que se investiguen los actos violentos de las últimas semanas en Venezuela, una solución y un proceso electoral libre y democrático para salir de la crisis.

La polarización política en el país en los últimos meses ha llevado a una escalada violenta que ha derivado que ha tenido como consecuencia múltiples muertos y heridos, explica Bruselas en sus conclusiones. La UE exige la investigación de estos incidentes e insiste en que “la violencia y el uso de la fuerza no resolverán la crisis del país”. Los ministros de Exteriores han expresado además su preocupación por el anuncio de “la ampliación y refuerzo de grupos civiles armados” y recuerdan que el recurrir a tribunales militares para juzgar a civiles va contra el Derecho Internacional.

Bruselas pide a las instituciones y actores políticos venezolanos que trabajen en pro de una solución al conflicto en el país que permita fijar un calendario electoral y considera clave en este sentido la liberación de los presos políticos. “Nosotros esperamos que sea posible un acuerdo entre todas las partes que haga posible que el pueblo venezolano se manifieste de verdad, en unas elecciones iguales, libres y secretas”, ha explicado el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, a su llegada a Bruselas. La UE se ofrece además a acompañar al pueblo venezolano en este proceso para “encontrar soluciones pacíficas y democráticas” a la crisis.

Las conclusiones, sin embargo, no hacen mención expresa al Gobierno de Nicolás Maduro, algo que el ministro de Exteriores español achaca a la necesidad de consenso en el Consejo. Sin embargo, entiende Dastis, el texto es “un toque de atención” a Maduro que “tiene que darse cuenta de que la sociedad y la Unión Europea no pueden tolerar la deriva en la que está envuelto”. Por el momento, la Unión Europea descarta hacer uso de sanciones dado el impacto que estas tienen sobre la población “que son los que están sufriendo”, concluye Dastis. El ministro de Exteriores insiste sin embargo en que la Unión no dudará en endurecer el tono si es necesario para aumentar la presión sobre el gobierno de Venezuela.

El Consejo no aprobaba conclusiones sobre Venezuela desde julio de 2016, a pesar del endurecimiento de la violencia en los últimos meses. Aunque los ministros de Exteriores de la UE hablan habitualmente sobre América Latina, en estos momentos “hemos pensado que era preciso que la Unión Europea hiciera oír su voz”, ha explicado Alfonso Dastis. Más de 600.000 ciudadanos europeos residen actualmente en Venezuela, su seguridad y bienestar es también una prioridad para la Unión Europea.

http://www.elmundo.es

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 40; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }