Inicio Tapa El gato: los trapitos sucios de Scioli

El gato: los trapitos sucios de Scioli

Compartir
La presidenta Cristina Fernandez de Kirchner estuvo presente en el anuncio del hallazgo de nuevos yacimientos petroliferos. En la sede de YPF. La prensa no tuvo acceso a imagenes en el lugar de la reunion. Gobernador de Buenos Aires Daniel Scioli 07_12_10 FOTO FERNANDO MASSOBRIO

La historia del embarazo de la novia de Daniel Scioli, Gisela Berger, pareciera venir a poner límite a las aspiraciones políticas del ex candidato presidencial, que llegaron mucho más allá de lo que varios hubieran esperado. Sin embargo, este nuevo episodio no es una novedad, sino que se trata de algo que poco sorprendió a quienes lo conocen. Hace poco comenzó a circular un audio de uno de ellos quien relató indignado algunos episodios bochornosos. Cuáles son y cuáles son ciertos.

En efecto, José Pepe Scioli, su padre, es recordado con cariño por sus allegados. Se trató de un hombre adinerado, dueño de una parte de Canal 9 entre los años ’70 y ’80 y de la cadena que vendía electrodomésticos, Casa Scioli.

Daniel siempre fue acusado de derrochar la fortuna familiar. Sin embargo, el rumor más serio es que el padre tuvo que vender parte de sus activos para poder auxiliar al hijo, quien había sido atrapado en una maniobra de contrabando de artículos desde Miami, para su posterior comercialización en Casa Scioli.

Una vez muerto el padre, también lo apuntan por armar negocios con un “bolsero”, es decir, una persona que compra mercadería robada a piratas del asfalto. Con este contacto armó dos negocios: uno en Santa Fe y Callao y otro en Nazca y Rivadavia, ambos llamados “Scioli Internacional”. Lo que certero es que las dos empresas terminaron fundidas, un mal inicio para el futuro licenciado en Comercialización: bajo su dirección la empresa familiar presentó la quiebra.

Ya en los ´90 contó con la protección de Carlos Menem, quien puso a su disposición mucho dinero para convertirlo en un deportista reconocido. El final de este episodio no es un rumor, sino que es bien conocido: el 4 de diciembre de 1989 corría la segunda etapa de la prueba de los Mil Kilómetros del Delta en el Río Paraná cuando sufrió un accidente donde perdió su brazo derecho.

La lancha golpeó contra una ola a 160 kilómetros por hora. Tanto él como su copiloto, el italiano Luca Nicolini (quien es reconocido por mucho como el verdadero piloto del equipo), salieron despedidos. Scioli atribuyó la culpa a un buque noruego, por haber generado la estela que dio vuelta la lancha. Sin embargo, luego se comprobó que culpa del ex cadidato presidencial, quien había cometido una maniobra equivocada de pasar por la derecha a otro competidor.

A pesar de estos incidentes, siempre contó con la protección de Menem, quien lo colocó en la secretaría de Deportes y lo apadrinó para que comience una carrera política. Después si supo pegarse a los contactos estratégicos que le permitieses llegar más algo, tanto que estuvo cerca de ocupar la presidencia de la Nación.

Ya con Menem caído en desgracia, Scioli contó con el apoyo de Duhalde para llegar a la vicepresidencia de Néstor Kirchner. A este último también le mordió la mano cuando apareció la oportunidad de lanzarse solo. Claro que rápidamente volvió a las filas del Frente para la Victoria cuando descubrió que no podía.

El pedido de aborto a Gisela, los acuses de infidelidad y demás parecieran ser sólo una macha más en la piel del tigre. La pregunta es ¿Podrán continuar con su carrera política sin problemas, como ya lo hizo antes, o ahora si habrá encontrado un freno?

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments