Inicio Tapa En un acto gremial, Cristina insinuó que no será candidata: “me excluyo”

En un acto gremial, Cristina insinuó que no será candidata: “me excluyo”

Compartir

La ex mandataria repitió la frase tres veces frente a los docentes privados de SADOP.

“Me excluyo”. Cristina de Kirchher repitió, tres veces, la frase. Fue como si pronunciara un abracadabra que en vez de abrir parece cerrar una puerta: la de ser, este año, la candidata premiun del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

Experta en intrigas y tiempismos, la ex presidente insinuó la posibilidad pero no evitó decirlo categóricamente. Nunca, también es cierto, dijo en público que sería postulante. “Quiero ser la que más ayude a construir la unidad” eligió un rol político.

A horas de partir a Europa, y dos días después de cenar con intendentes del PJ bonaerense, la ex presidente habló ante trescientos gremialistas en el auditorio de SADOP, el sindicato que nuclea a los docentes privados.

En dos tramos de un discurso de 65 minutos, la ex presidente insinuó su renunciamiento. Al principio arrancó con una confesión. “Les voy a ser absolutamente sincera: he sido dos veces presidente” dijo y desde la tribuna le gritaron “vas a volver Cristina”.

Respondió. “Para mí lo importante es que vuelvan ustedes, los jóvenes, los trabajadores, los empresarios, los comerciantes, los que creen en el país, los estudiantes, los científicos”. Frase para spot de campaña.

Sobre el final, ocurrió algo parecido. Pidió ayuda para “reconstruir la Argentina” y dijo: “por favor, no lo estoy haciendo desde mi persona, me excluyo, me excluyo y que nadie grite nada, me excluyo…”, insistió. Completó la frase: “Es necesario enseñar a pensar a la gente sin que la confundan con falsos dilemas o estúpidas contradicciones, o un nombre o un apellido”.

Ayer, en el entorno de la ex presidente, la traducían. “Cristina lo plantea para que nadie piense que si no es ella patea todo” le dijeron a Clarín desde su entorno. “Ella quiere la unidad para derrotar a Macri y no pone como condición que la unidad sea con ella como candidata” completó un operador ultra K.

El juego del hipotético renunciamiento opera en varios planos. Asoma luego de reunir a gran parte del PJ territorial, algo que no ocurría hacía tiempo. El martes, en el quincho de Caballito, hubo dirigentes que meses atrás gritaban que Cristina era parte del pasado.

Si su decisión fuese no competir, hacerlo más adelante frente a una eventual primarias contra Florencio Randazzo, podría verse como debilidad. “¿Alguien cree que Cristina se va a asustar por que Randazzo dice que va a la PASO? Por favor” planteó Ariel Sujarchuk, alcalde de Escobar.

En las últimas semanas, figuras K como Axel Kicillof, juan Cabandié o Hebe de Bonafini agitaron la tesis de que con Cristina como candidata, la elección se polarizaría y eso podría resultar funcional al gobierno.

Hay un doblez menos épico que plantea que la ex presidente entiende que su candidatura -aunque es la que más mide pero la que tiene un techo bajo- es un factor crítico para la unidad del peronismo y para la campaña, ante lo cual decide dar un paso al costado.

Ayer, desde la tarima de SADOP, pidió la “unidad del movimiento obrero” y habló de la construcción de un espacio político “más grande que el peronismo”. Hubo mensajes a la jerarquía sindical: “Si tienen miedo que les hagan algo, pongan a uno de ustedes al frente del sindicato”.

No fue todo. Además de las insinuación sobre su destino electoral, la ex presidente trituró el fallo de la Corte Suprema que valida el 2×1 para los genocidas y acusó al gobierno de Mauricio Macri de ejercer “violencia”

“Si se puede cambiar una doctrina basada en tratados internacionales y en la Constitución, y el pueblo lo permite ¿qué piensan que van a hacer con los otros derechos?” aseguró y pronosticó que podrían, por caso, suspender la ley movilidad jubilatoria.

Apuntó al gobierno. “La violencia va in crescendo y lo puedo decir en carne propia. Después de largar la jauría mediática, y judicial, no me pudieron eliminar. De ahí a la violencia física hay un solo paso” acusó. “Dicen que les preocupa mi seguridad pero no apareció ni un gendarme” la noche del ataque a la residencia oficial de Santa Cruz. “¿O tal vez querían que pasara algo?”.

https://www.clarin.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments