Inicio Relevantes Milani fue internado en el Hospital Penitenciaro Central de Ezeiza

Milani fue internado en el Hospital Penitenciaro Central de Ezeiza

Compartir

El ex jefe del Ejército, que estaba alojado en uno de los pabellones de Ezeiza, está desde el jueves por la noche internado a pedido de su defensa, que solicitó a través de un hábeas corpus “atención médica y psicológica”.

César Milani fue internado anoche en el Hospital Penitenciario Central (HPC), que funciona dentro del complejo carcelario de Ezeiza, por orden del juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Augé, quien hizo lugar a un hábeas corpus presentado por la defensa del militar.

Milani, quien estaba alojado desde el 16 de marzo último en el pabellón de Lesa Humanidad de la Cárcel de Ezeiza, continuaba hoy internado en el HPC, donde fue internado ayer a pedido de su defensa, que reclamó ante la Justicia “atención médica y psicológica” para su cliente.

Si bien hicieron lugar a la orden judicial a favor de Milani, las autoridades penitenciarias decidieron apelar la medida pues su internación “no es el criterio” de los médicos del Servicio Penitenciario Federal (SPF), quienes consideran que el jefe del Ejercito puede ser tratado desde su lugar de alojamiento, en la Unidad 31, donde estaba detenido en soledad.

Sin embargo, Mariana Barbitta, abogada integrante del equipo de la defensa del el ex jefe castrense, hizo referencia a un “agravamiento” del estado de salud de Milani “por las condiciones de encierro” y aseguró que así fue planteado el lunes último en el “hábeas corpus correctivo” tramitado ante la Justicia.

Además de Milani, en el HPC del complejo penitenciario de Ezeiza permanecía hoy internado el detenido empresario santacruceño Lázaro Báez, luego de que el martes a la noche fuera trasladado al Sanatorio Los Arcos para un chequeo extra muros a raíz de una “fuerte arritmia”.

En el mismo nosocomio permanecía además el represor condenado por crímenes de lesa humanidad y genocidio cometidos durante la dictadura cívico militar, Miguel Etchecolatz, principal sospechoso de la desaparición del testigo Jorge Julio López, en 2006, y puesto bajo observación por la hipertensión que padece y el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular.

Milani, detenido en La Rioja el 17 de febrero pasado, y procesado por los secuestros y torturas de Pedro Adán Olivera y su hijo Ramón, en 1977, y Verónica Ligia Matta, en 1976, no presentaría “ningún síntoma” que requiera especial atención médica o psicológica, pero su abogada, había considerado que su permanencia en la Unidad 31 del Servicio Penitenciario generaba “un impacto sobre la salud” de su defendido tanto desde el punto de vista orgánico como psicológico.

La letrada hizo referencia a un cuadro de “hipertensión y arritmia” que -indicó- fue “constatada por el Servicio Penitenciario durante la evaluación clínica” y, también, en su “realidad psicológica, vinculada a un contexto hostil”.

Apenas llegado de la cárcel de La Rioja, luego de un hábeas corpus solicitado por la defensa y concedido por la Justicia, Milani fue alojado en la Unidad 31, dentro del penal de Ezeiza donde se encontraban detenidos 9 represores condenados por crímenes de lesa humanidad.

Pero un pedido posterior de la defensa, a través de un nuevo hábeas corpus, solicitó que Milani fuera puesto bajo el sistema RIF (Resguardo de la Integridad Física), ya que se sentía amenazado.

Por ese motivo, los nueve detenidos por crímenes de lesa humanidad que permanecían en aquella Unidad fueron trasladados a otro módulo, y se dejó a Milani en soledad, en cumplimiento del RIF, que es un sistema que dispone “23 horas adentro y una hora de recreo”, pero sin compañía.

Luego de cuatro días “en soledad” bajo el régimen, la defensa de Milani volvió a presentar un nuevo hábeas corpus en el que se argumentaron “problemas psicológicos”, al que el juez de Lomas de Zamora (juzgado que tiene jurisidicción en Ezeiza) dio lugar y ordenó su internación en el HPC, pese al criterio en contrario de los médicos del Servicio Penitenciario que consideraban que el detenido no tenía una patología que amerite su internación.

En el Hospital Penitenciario, Milani continuó bajo el sistema RIF y fue alojado en una celda alejada, para que no tenga contacto con el resto de los 110 detenidos en ese lugar, entre ellos el represor  Etchecolatz.

Pero este mediodía, llegó un nuevo pedido de la defensa de Milani para que el militar retirado no siga bajo el sistema RIF, que ellos mismos habían pedido, y se lo vuelva a pasar a una habitación común dentro del HPC de Ezeiza.

El ex jefe del Ejercito está detenido desde el 17 de febrero último, acusado por delitos de lesa humanidad; tiene prisión preventiva por el secuestro de militantes políticos en la Rioja en los años ’70, y está procesado sin prisión preventiva por la desaparición del soldado Alberto Ledo en Tucumán.

Además, Milani fue procesado por presunto presunto enriquecimiento ilícito, por la adquisición de un  inmueble en el exclusivo barrio La Horqueta de San Isidro, que compró en 2010.

http://www.telam.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments