Inicio Política Peña, Lopetegui y Quintana, los ‘gerentes de limpieza’ del gabinete de Macri

Peña, Lopetegui y Quintana, los ‘gerentes de limpieza’ del gabinete de Macri

Compartir

Las tres cabezas del Gabinete ajustan piezas en el organigrama y barren con rivales internos. Qué función cumplen y de dónde vienen.

Marcos Peña, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui. El propio Presidente Mauricio Macri los definió como “sus ojos e inteligencia”. Detrás de cada decisión que toma el mandatario están ellos. Y también tiene gran incidencia ante cada salida e incorporación al Gobierno. A quince meses de gestión de Cambiemos, una decena de funcionarios que ha abandonado sus cargos puede dar fe del grado de influencia del trío dentro de Cambiemos.

Las tres cabezas del Gabinete han tallado en las renuncias de Alfonso Prat-Gay y Carlos Melconian. Dos pilares de Cambiemos que se fueron del Ministerio de Hacienda y Finanzas y del Banco Nación respectivamente por diferencias ideológicas y de trabajo con el poderoso trío a poco de cumplirse un año de gestión.

No pocas voces de aseguran que Lopetegui, conocedor del negocio aerocomercial, impulsó junto al ministro Dietrich el recorte del presupuesto de Aerolíneas que desembocó en la salida de Isela Costantini. Hasta el propio Daniel Chaín, muy cercano a la familia Macri, renunció a su cargo como Secretario de Obras Públicas por rispideces con el trío.

¿Cómo operaron los “ojos” del propio Presidente? Ocho de los diez de funcionarios que abandonó su cargo durante la actual gestión se fue “casualmente” entre los últimos días de diciembre y los primeros de enero. Época de cambios, renovación y festejos que toda administración aprovecha para arrancar con una depuración.

Hoy se conoció el décimo desplazamiento: Carlos Regazzoni, del PAMI, se habría negado, según DyN, ante la mesa de los tres jefes a realizar un ajuste presupuestario con respecto a los jubilados, lo que derivó en el pedido de renuncia del mismo por parte de Mauricio Macri.

Lopetegui y Quintana cumplen un rol fundamental en la distribución de los presupuestos que el Gobierno tiene asignado para cada ministerio. Como vicejefes de Gabinete, se desempeñan como intermediarios entre Marcos Peña y los titulares de las carteras de Gobierno cuando éstos requieren asistencia económica.

Peña es quien firma y autoriza todas las partidas presupuestarias destinadas a los ministerios, y confía en el criterio de ambos funcionarios a la hora de distribuir el dinero de las arcas públicas. Su poder de decisión y su influencia sobre el Presidente los convirtió en dos estandartes de la gestión económica del Gobierno.

Quintana coordina al ministerio de Educación, Desarrollo Social y Seguridad. A su vez, también es la línea de financiación de Aerolíneas Argentinas e YPF. Por su parte, Lopetegui se encarga del ministerio del Interior, Energía y Minería, Hacienda y Transporte.

De dónde vienen. En el caso de Lopetegui y Quintana, los dos vienen del sector privado. Lopetegui, de 56 años, ocupaba el cargo de CEO de LAN Argentina y durante 10 años fue miembro de McKinsey, una empresa de consultoría internacional.

Por su parte, Quintana, renunció a su cargo como director de Farmacity y abandonó el cargo de CEO del fondo de inversión Pegasus para asumir en la función pública.

Tanto Lopetegui como Quintana compartían reuniones de empresarios en la fundación Pensar, el “think tank” económico del macrismo. Sus cargos ya estaban decididos desde hace tiempo. Pero Quintana contó con un trato diferencial: conoce a Horacio Rodríguez Larreta desde 1996, cuando fue asesor como consultor externo del Anses.

Marcos Peña tiene un perfil diferente. Fue uno de los principales asesores de campaña de Mauricio Macri en las elecciones presidenciales y llegó por recomendación del mismísimo Jaime Durán Barba.

Incluso desde su patrimonio, el Jefe de Gabinete mantiene números más austeros que sus pares. Su última declaración jurada presentada lo respalda. La mano derecha de Macri declaró bienes por $ 515.531. Un departamento en Palermo de 77 metros cuadrados, una Volkswagen Surán y depósitos en el país por $ 128.245. Además, dos deudas: una con el banco Galicia y otra correspondiente a un crédito hipotecario, que suman $ 104.000. Cifras ridículas al lado de las del Presidente ($ 110 millones), e incluso de sus subordinados Quintana ($ 61 millones) y Lopetegui ($ 25 millones).

http://www.perfil.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments