Inicio Policial El Indio Solari en Olavarría: hay al menos cinco personas que aún...

El Indio Solari en Olavarría: hay al menos cinco personas que aún no se contactaron con sus familias

Compartir

Tras el recital del Indio, aún hay gente que no aparece

El recital del Indio ya pasó. La ciudad de Olavarría vuelve, de a poco, a la normalidad. Pero a más de dos días, todavía hay al menos cinco personas que aún no se contactaron con su familia, según los últimos registros actualizados de Red Solidaria.

Agustina Chillura
Agustina Chillura.

“Me llegan datos por diferente redes. Dicen que lo vieron, que podría estar internado, pero no hay precisiones. Llamamos a todos lados y no hay datos sobre Dami”, cuenta angustiada a La Nación Daiana, hermana de Damián Martín Asad, de 31 años. La mujer partió desde La Tablada, en La Matanza, y está en camino a Olavarría. La denuncia por la desaparición del hombre, contó Daiana, ya fue hecha en la comisaría local y también se comunicaron con el 911.

Damián Martín Asad
Damián Martín Asad.

Los allegados de Agustina Chillura, de 22 años, también están preocupados. A Villa Mercedes, en San Luis, donde ella vive, llegan rumores que indican que la joven habría viajado primero a Santa Fe para luego tomar otro medio de transporte que la trasladara a Córdoba. Podría ser una posibilidad porque en esa provincia vive una tía de ella, cuenta un amigo de la familia a La Nación. Pero, hasta antes del mediodía, aún no había novedades. “Se realizó la denuncia en la comisaría 31a. del barrio Jardín del Sur de Villa Mercedes”, se indicó a través de las redes sociales que difunden la imagen de Agustina.

Daniel Almada
Daniel Almada.

En los tres casos mencionados, los nombres de estas personas buscadas figuran en la lista que confeccionó Red Solidaria luego del contacto con los familiares. Las otras dos identidades son: Arabella Ulloa, de Río Grande, y Juan Manuel Díaz, de 24 años y oriundo de Ramos Mejía. Hasta antes del mediodía, también era buscada Verónica Fernández, pero Red Solidaria informó que ya fue hallada.

Volver a casa

“Soy yo, Leandro”, contestó al teléfono el joven Romero, de 23 años. Ya estaba en su casa de la localidad bonaerense de Monte Chingolo después de estar dos días pululando por la ruta y durmiendo en estaciones de servicio, con frío. No tenía teléfono y el dinero que tenía ya se lo había gastado para comer algo. “Caminé más de 40 kilómetros hasta Azul”, recordó a La Nación. Después de largas horas, por fin pudo comunicarse con su mamá, que salió a buscarlo.

Romero se quejó: “Toda la organización del recital fue un desastre. No había un lugar específico para encontrar los micros. Nadie sabía dónde los dejaban. Había muchísima gente, el lugar rebalsaba”.

http://www.lanacion.com.ar/

Print Friendly, PDF & Email

Comments