Inicio Tapa El peronismo mostró sus divisiones en la marcha convocada por la CGT

El peronismo mostró sus divisiones en la marcha convocada por la CGT

Compartir

El bochornoso final de la marcha de ayer hoy nos guía a hacer un balance muy diferente al esperado. Lejos de dar una demostración de fuerza, la CGT dejó en evidencia sus divisiones internaras y debilidades. La izquierda y la CTA intentaron hegemonizar la instancia mientras el peronismo mantenía su propio enfrentamiento. Así, el movimiento sindical cerró la jornada fragmentado y acéfalo.

El movimiento sindical intentó presionar al gobierno como un bloque pero no pudo evitar sacar los trapitos al sol. El resultado no resulta tan sorprendente, después de todo, por el amplio rejunte político que estuvo presente en la marcha que tuvo lugar en el día de ayer. La CGT venía encabezando las discusiones, pero finalmente la interna peronista estalló.

El triunvirato que encabeza la CGT unificada está compuesto por: Héctor Daer, Carlos Acuña (amos legisladores del Frente Renovador) y Juan Carlos Schmid (moyanista). Desde agosto de 2016 comparten la conducción después de un acuerdo entre los representantes de las tres líneas que dividían a la central obrera: Hugo Moyano (CGT Azopardo), Antonio Caló (Oficial, cercana al kirchnerismo) y Luis Barrionuevo (Azul y Blanca).

Acuña, Daer y Schmid, de izquierda a derecha Acuña, Daer y Schmid, de izquierda a derecha. Foto: Twitter
Acuña, Daer y Schmid, de izquierda a derecha
Acuña, Daer y Schmid, de izquierda a derecha. Foto: Twitter

La falta de acuerdo entre los tres jerarcas quedó evidenciada en sus discursos. Tampoco quisieron llegar hasta Plaza de Mayo y se quedaron frente al Ministerio de Producción, lo que generó la reacción de la izquierda y CTA, ya que tomaron la decisión como una demostración de tibieza.

En este momento, en la CGT se están repartiendo culpas y apuntan por los incidentes a infiltrados de la izquierda, al kirchnerismo y a distintos grupos piqueteros. Todos habían sido autorizados a asistir a la marcha por la propia conducción.

Y mientras al interior de la central estarían pidiendo la renuncia de la conducción tripartita. Está circulando la versión de que se habría desintegrado el acuerdo que mantenía unificada a la CGT.

La falta de una fecha precisa para el paro aviva las sospechas: un sector quiere tomar la medida mientras que otro espera continuar las negociaciones con el gobierno. Tampoco habrían logrado acordar sobre la cuota de las obras sociales. Por su parte, los gremios del transporte estarían manteniendo su propia línea de diálogo con la Casa Rosada, por lo que adherirían a una posible convocatoria.

Así, el movimiento sindical argentino no pudo hegemonizar su propio acto y dejó públicamente en evidencia las fracciones que lo traban. Las culpas y los reclamos hacia el interior del peronismo están yendo y viniendo. Mientras que el sector massista está listo para abandonar el barco antes de que se hunda. De momento, no hay una fecha confirmada para el paro ni trascendió si se abrieron canales de discusión.

Print Friendly, PDF & Email

Comments