Un debate casi casi argentino: Salud pública vs. libremercado

En teoría, el asunto es difícil de entender/explicar a los argentinos, donde Juan Carlos Onganía, con la Revolución Argentina, inventó el régimen de obras sociales tal como se lo conoce hoy día, un intento de restar apoyo sindical a Juan Domingo Perón. Luego Alejandro Agustín Lanusse, al final de ese mismo proceso de facto, inventó junto a Francisco Manrique el Programa de Asistencia Médica Integral (PAMI) en jurisdicción del Instituto Nacional de Jubilados y Pensionados, del Ministerio de Bienestar Social, otro intento de restar apoyo a Perón. En los días de los Kirchner, también prosperó el intento de asistencia sanitaria gratuita como mecanismo de asistencialismo por momentos prebendario, y herramienta de atracción de inmigrantes que podrían convertirse en electores. Una cantidad apreciable de la población argentina se encuentra beneficiada, desde hace mucho tiempo, con alguna forma de cobertura médica, algo que no sucedía en USA antes del Obamacare. Que la calidad de la salud pública argentina es deficiente, una estafa a los contribuyentes y una extorsión a favor de la medicina privada, es otra cuestión. En cuanto a la extensión de la cobertura médica es una antigua bandera del Partido Demócrata, que ni William Clinton consiguió aprobar por ley; ni Barack Obama, que entonces apeló a un decreto para neutralizar a la oposición republicana, que ahora en el poder va por la revancha. Esbozado el contexto, vamos a la nota:

Por Urgente 24

Los republicanos (conservadores estadounidenses), quienes repudian la reforma sanitaria propuesta y ejecutada por el expresidente Barack Obama -motivo por el cual se le conoce como Obamacare-, han prometido durante años revocarla ni bien tuviesen la oportunidad.

Con Donald Trump Presidente, y una mayoría en ambas cámaras legislativas, tienen esa posibilidad a mano. Horas después de jurar como Presidente, Trump avanzó con una de sus promesas de campaña y firmó una orden ejecutiva para minimizar la carga económica del Obamacare hasta que se concrete su revocación completa.

Una orden ejecutiva es un instrumento de gobierno que no les es nada ajeno a los estadounidenses. La primera la emitió George Washington en 1789 y desde entonces se han promulgado más de 13.000 en la historia del país.

“Algunas veces el Congreso no puede ponerse de acuerdo sobre cómo exactamente implementar una ley o un programa”, explica el sitio web ThisNation.com, dedicado al sistema de gobierno y política en Estados Unidos.

“Eso deja la decisión en las manos de las agencias federales involucradas y del presidente que está a la cabeza. Cuando el Congreso no específica en detalle cómo una ley debe ser ejecutada, deja la puerta abierta para que el presidente ofrezca esos detalles en la forma de órdenes ejecutivas”, agrega.

La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (en inglés, Patient Protection and Affordable Care Act, abreviada PPACA), fue llamada Obamacare.
La Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (en inglés, Patient Protection and Affordable Care Act, abreviada PPACA), fue llamada Obamacare.

La resolución “orienta a departamentos y agencias a reducir la carga” financiera del sistema antes de derogar la ley y reemplazarla, según informó el jefe de gabinete, Reince Priebus, relevando a a las agencias de cumplir con las directivas de la reforma sanitaria de Obama.

Además, el lunes 23/1, Trump firmó una orden ejecutiva que bloquea el uso de fondos del Gobierno para financiar organizaciones de salud que practiquen o asesoren sobre el aborto en otros países, adelantándose a lo que podría ser el fin de las clínicas de planificación familiar Planned Parenthood.

El republicano ya había advertido en campaña que eliminaría todos los fondos a Planned Parenthood, la red de clínicas de salud femenina y planificación familiar que ofrece exámenes ginecológicos, pruebas y tratamientos para enfermedades de transmisión sexual, entre otros, además de brindar servicios para el aborto en la etapa temprana, explicó la cadena Univisión.

El Congreso ya había dado el 1er. paso en dirección a la revocación del Obamacare, 2 semanas antes, cuando aprobó una iniciativa presupuestaria por 51 votos a favor y 48 en contra, que habilita a varios comités del Congreso a preparar una legislación que desmantele la reforma sanitaria de Obama.

La Heritage Foundation explica que los republicanos quieren reemplazar al Obamacare por un sistema basado en los principios del libre-mercado.

Sin embargo, dentro del Partido Republicano, existen diferentes vertientes sobre qué debería reemplazar a la reforma sanitaria de Obama, y los propios gobernadores republicanos temen perder los beneficios que reciben los ciudadanos de sus estados suscriptos al Obamacare.

Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible

El 23/03/2010, el entonces presidente de Estados Unidos, Obama, promulgó la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible, más conocida como Obamacare. La ley exigió:

> Que la mayoría de los adultos que no tuvieran cobertura médica, adquirieran una, ya fuese proporcionada por sus empleadores o patrocinada por el Gobierno. De lo contrario, recibirían penalización. Esta exigencia se conoce como “mandato individual”.

> El Obamacare estipulaba que aquellos que ganaran por debajo del cuádruple del umbral de pobreza (US$ 92.200 al año para una familia compuesta por cuatro personas), recibirían créditos fiscales con el fin de subvencionar el pago del seguro de salud, explica Wikipedia.

> El Obamacare amplió también la elegibilidad para el Medicaid, el programa de salud de los Estados Unidos para personas de bajos recursos. Este se amplió para incluir a personas que ganen hasta el 133% del umbral de pobreza. (Sin embargo, como el Medicaid es administrado por los estados, estos podían optar por no ampliar el programa).

> Además, la ley prohibía a las compañías de seguros tener en cuenta condiciones preexistentes o el género, exigiéndoles otorgar cobertura a todos los solicitantes y a ofrecer las mismas tarifas sin importar su estado de salud o sexo, explica Wikipedia.

“La ley de Obama, aprobada en 2010, amplió el seguro sanitario a unos 20 millones de estadounidenses, impidiendo a las aseguradoras que pudiesen negar asistencia por enfermedades ya existentes. Además entregó miles de millones a los estados para impulsar el programa Medicaid para los más pobres. Los republicanos se opusieron a la norma con uñas y dientes, una postura que contribuyó a sus impresionantes victorias electorales de 2010, 2014 y el año pasado”, escribió Andrew Taylor, de El Nuevo Herald.

“Si la Ley de Salud Asequible es revocada sin un reemplazo, el daño al mercado de seguros individuales del país comenzará en primavera”, advirtió la exsecretaria de servicios de salud y humanos, Sylvia Mathews Burwell. “Si las compañías aseguradoras de salud no saben cómo se verá el mercado de aquí en adelante, muchas subirán los precios o abandonarán el sistema. Eso significa que más estadounidenses no podrán costearse el seguro, y otros no podrán encontrarlo.”

Según un estudio del Instituto Urbano publicado en The Hill, si fuese revocado el Obamacare, 30 millones de estadounidenses podrían perder su cobertura. La cantidad de personas no ancianas que carecen de cobertura de seguro incrementarían de 11% a 21% -una tasa de más alta de desasegurados que antes del advenimiento del Obamacare-.

Rand Paul y la salud de mercado

Para el senador republicano por la Mancomunidad de Kentucky, Randall Howard Paul, oftalmólogo convertido en político libertario conocido como “Rand Paul”, hijo del ex-representante del estado de Texas y médico obstetra, Ron Paul, la ley que reemplazará al Obamacare debe promulgarse en el mismo momento en que se revoque el Obamacare.

Por ese motivo, cuando el Senado estadounidense votó hace 2 semanas en favor de la resolución del presupuesto que sirve como vehículo para terminar con el Obamacare, Paul fue el único senador republicano que votó en contra la resolución.

El senador de Kentucky (un estado muy curioso: su capital se llama Frankfort), dice que el Obamacare debería ser reemplazado por “libertad”: “La libertad de elegir seguro barato libre de dictados del Gobierno”, escribió Paul.

Rand Paul ha sido, desde el inicio de su carrera política y en forma muy similar a su padre, uno de los principales impulsores de las ideas del Tea Party y el pensamiento libertario en general. Él es fundador y presidente de la organización anti-impuestos Kentucky Taxpayers United (KTU).

El senador por Kentucky dijo que hay “probablemente 4 docenas de leyes” que ya existen para reemplazar el Obamacare, y que él está en proceso de consolidarlas todas en una.

Lo que Rand Paul están intentando hacer es combinarlas todas en una ley que contemple todos los puntos del Obamacare. Su mayor crítica a la reforma sanitaria de Obama es que ésta, al requerirle a las aseguradoras que ofrezcan planes más robustos, hizo subir los precios y empujó a la gente hacia afuera del mercado. Paul argumenta que dentro del Obamacare, lo que la mayoría de la gente obtuvo fue Medicaid.

Paul considera que para que más gente de la case trabajadora tenga seguro, se necesita hacer lo opuesto a lo que hizo Obama: que el seguro sea más barato. “Si le dices a alguien que el seguro debe incluir 10 ítems diferentes como hizo el Obamacare, entonces será más caro. Debemos permitir que el seguro sea vendido como el consumidor quiere/puede, tal como funciona en cualquier otro mercado”, explica Paul.

“Con la ley de reemplazo que armemos, nuestro objetivo es asegurar a la mayor cantidad de gente, darle acceso a la mayor cantidad de gente, al menor costo posible”, dijo Paul a Jake Tapper, de State of the Union, por CNN. “El tipo ideal de cobertura no es Medicaid porque mucha gente no quiere estar en Medicaid a menos que tenga que estarlo porque no consigue un trabajo”, explica Paul, quien además contempla que para que su proyecto funcione, debe acelerarse la creación de empleo.

Si la economía creciera al 4% en lugar de al 1%, habría 3 millones de puestos de trabajo, 3 millones de personas que no necesitarían asistencia del Gobierno, explica Paul. Su modelo sólo funciona en una economía de pleno empleo.

Comprar un seguro como parte de una asociación

“Una de las reformas clave que haremos es, legalizaremos la venta de seguro barato”, dijo Rand a CNN. “Eso significa liberarse de los mandatos del Obamacare sobre lo que puedes comprar. Ayudaremos a la gente a ahorrar a través de cuentas de ahorro de salud, así como créditos fiscales.”

Esas opciones más baratas, que eran lo que prevalecía en el mercado antes de la reforma de 2010, ofrecían cuidados menos integrales pero, como argumentan los que lo apoyan, estaban más adaptados a ofrecer a los consumidores lo que ellos consideraban que eran sus necesidades específicas, explica Gregory Krieg, de CNN. Cubrían lo que la gente consideraba esencial pero ante cualquier imprevisto… jaque mate.

Bajo el programa de Paul, el poder de negociación creado por el Estado y los intercambios federales, sería reemplazado por una disposición que permite a los individuos y asociaciones como los pequeños negocios crear sus propios mercados.

“Deberíamos dejar (a los ciudadanos) comprar (un seguro) como parte de una asociación en la que puedas unirte a decenas de miles, o millones de personas, para tener ventaja que te haga que te bajen el precio y también que estés protegido contra las condiciones preexistentes”, dijo Paul según Fox Business.

“No hay razón por la que (el dueño de un negocio) con 4 empleados no debería poder unirse a cientos y cientos de otros negocios que son chicos para convertirse en una gran entidad para obtener ventaja para bajar los precios”, dijo Paul a Tapper. Agregó que esas negociaciones con las compañías aseguradoras podrían también ser usadas para garantizar la disponibilidad de políticas que “no puedan cancelarte y garanticen el asunto del seguro aún si te enfermas.”

El plan de Paul no trata direcetamente el futuro de los estados que firmaron por una expansión del Medicaid, ofrecido como parte del Obamacare. Kentucky, que tenía un gobernador demócrata cuando la ley entró en vigencia, estaba entre aquellos que aceptaron los fondos. La mayoría de los más de 400.000 ciudadanos de Kentucky asegurados bajo la ley fueron incluidos por la expansión del Medicaid.

“Lo que debemos decidir es lo que puede mantenerse y lo que no puede mantenerse”, dijo Paul, sugiriendo que los estados deberían subir los impuestos si quieren mantener los niveles actuales de gasto.

Otra alternativa

Además de Rand Paul, hay otros republicanos ideando planes para reemplazar al Obamacare.

El lunes 23/01, los senadores republicanos Susan Collins y Bill Cassidy presentaron la Patient Freedom Act (Ley de la Libertad del Paciente), otra que podría reemplazar al Obamacare. Cassidy explicó que la nueva ley garantizaría que ninguna persona que hoy usa el Obamacare se quede sin cobertura médica.

Además, según dijo, la Patient Freedom Act devolvería el poder a los estados. Bajo la ley de Collins y Cassidy, los estados podrían optar por seguir con la Ley de Salud Asequible u optar por otro plan que les permitiría asegurar de manera automática a todos los que no aun no tienen seguro, en un plan de altos deducibles, a través miles de dólares de fondos federales que serían depositados en cuentas de ahorro para salud para cada persona, explica Joe Lawlor, del Portland Press Herald.

“Para aquellos estados que elijan permanecer en la Ley de Salud Asequible, nada cambiaría. Para los estados que elijan no hacerlo, los inscriptos en en el mercado de las aseguradoras de salud y aquellos que no tienen seguro, serían automáticamente inscriptos en planes de cuentas de ahorro para salud”, explica Lawlor. Todavía no está claro cuáles son los servicios de salud que estarían cubiertos en el plan. Según Collins y Cassidy, su plan:

> Aumentaría el acceso a un servicio de salud de “mejor calidad y menos costoso” para todos
> Mejoraría la capacidad de elección de un seguro médico
> Y aseguraría que casi 30 millones de estadounidenses que aún no tienen cobertura obtengan una.

Lo que desaparecerá, lo que permanecerá y lo que está en duda

En base a entrevistas con legisladores republicanos, el diario peruano El Comercio formuló una lista de los puntos del Obamare que probablemente desaparezcan, los que podrían quedarse y los que están en duda:

> Desaparecerá el mandato individual a contratar cobertura. Desaparecerá la orden a los empleadores para que cubran a sus trabajadores. Desaparecerán todos o la mayoría de los aumentos de impuestos a individuos con ingresos altos y a empresas médicas y los límites a lo que los aseguradores pueden cobrar a los clientes mayores. “Los principales republicanos quieren relajarlos”, explica El Comercio.

> Permanecerá el permiso a los jóvenes de integrar los planes de salud de sus padres hasta los 26 años, la prohibición a los límites en dólares para la cobertura del seguro, la prohibición a que se les niegue cobertura a las personas con problemas de salud preexistentes, los créditos o deducciones fiscales para ayudar a las personas a pagar sus primas. La forma y el nivel de esa asistencia no están claros.

> Seguirá en duda la expansión del Medicaid previsto por la ley del presidente Obama, que ha proporcionado cobertura a unas 9 millones de personas de bajos ingresos. Mike Pence es uno de los gobernadores republicanos más prominentes que ampliarán el Medicaid. La expansión de Medicaid es una pieza clave del rompecabezas. También está en duda que el futuro de los mercados de seguros en línea como HealthCare.gov, que sirven a las personas que no tienen acceso a la cobertura laboral, explica El Comercio.

Los gobernadores republicanos, temerosos del fin del Obamacare

La resistencia a la revocación del Obamacare proviene principalmente del Partido Demócrata pero además, hay un actor inesperado que teme al fin de la reforma santiaria de Obama: los propios gobernadores republicanos.

Caitlin Huey-Burns y James Arkin explican en un artículo en RealClearPolitics que a los gobernadores republicanos les preocupa el impacto que tendría revocar la ley en los beneficiarios más pobres en sus estados.

Más de una docena de gobernadores republicanos aceptaron, en distintos grados, los fondos federales ofrecidos bajo la Ley de Salud Asequible para expandir la cobertura Medicaid en sus estados.

Entre ellos, el vicepresidente Mike Pence, quien como gobernador de Indiana agregó modificaciones conservadoras para requerir algún tipo de compra por parte de los beneficiarios. Mientras que los gobernadores generalmente se oponen al Obamacare, y apoyan tener más flexibilidad sobre la política en sus estados, muchos han notado éxitos bajo la disposición de Medicaid y están ahora pensando en cómo lidiarán con los cientos de miles de residentes que se benefician del programa (el proyecto de Ley de Libertad del Paciente de Collins y Cassidy, al menos según parece en su esbozo, cubre esta preocupación).

“31 estados -más de la mitad tienen gobernadores republicanos- extendieron la cobertura Medicaid”, escribió el gobernador de Ohio, John Kasich, en una carta al senador republicano, Orrin Hatch, miembro de la Comisión de Finanzas del Senado. “Aquellos que lo hicieron están experimentando beneficios positivos significativos.”

El gobernador argumentó que los beneficiarios en su estado han encontrado que la cobertura les ha permitido encontrar o mantener un trabajo y evitar los costosos viajes a los hospitales.

Por lo tanto, si bien los gobernadores republicanos darían la bienvenida a una ley que les otorgue mayores poderes, temen lo que pasará con los ciudadanos cubiertos por el Obamacare si esta estructura de cobertura de salud es desarmada desde sus bases.

Comments

3 Comments

  1. SIONSISTA TESTAFERRO NACOTRAFICANTE DE ROQUEFELER SLIM !! GENOCIDA REPTIL dice:

    COLOMBIA INCADIDO POR EL SIONISMO ISRAEL NARCO GENOCIDA SANTOS REPTIL TAMBIEN
    PEÑA NIETO NARCO SIONISTA MEXICO !!!! INVADIDOOO POR ISRAEL QUE LE DA ARMAS A LOS ZETAS Y MARAS NARCO SLIM DE ROQUEFERLERR
    Detienen en Tamaulipas a dos militares que llevaban armas para Los Zetas

    • Rena dice:

      denise: i think we shd sell pretty cupcakes. nobody doing tt yeoit.:yops, will edit. ya, but r ur gym sessions working? i am so inspired by Weiyi. she looks 20 years younger than her age (she used to play basketball for China alongside Yao Ming’s mom, so u can guess she’s mid-50!) n keeps slim by not eating any starch at night. tt’s what i’ve started doing…

    • “É que sempre que vejo capuzes lembro-me da KKK e outros que tais, mas isso são os meus nervos.” São também os meus quando vejo os capuzes e as máscaras…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 40; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }