Inicio Tapa Nisman: a dos años de su muerte ¿Cómo sigue la investigación?

Nisman: a dos años de su muerte ¿Cómo sigue la investigación?

Compartir

Un segundo aniversario de la muerte del fiscal Nisman, un lapso de tiempo en el que pasaron muchas y poco se avanzó con la investigación: negligencia en la recolección de evidencia, ideas y venidas de la denuncia por encubrimiento, la salida de la fiscal Viviana Fein, cambios de jueces, y siga el baile. Ahora, con el con el traspaso del caso a la Justicia Federal, resurge la posibilidad de que se analicen otros datos, como el rol de Berni, Lagomarsino y la policía Federas o la pista del hackeo.

Los nuevos responsables de la causa, ya en el fuero Federal, son el juez Julián Ercoliniy el fiscal Eduardo Taiano. Ambos trabajarán sobre puntos de la investigación que fueron desechados por Fein, entre ellos:

*La verdadera fecha de la muerte, ya que se especula que esta tuvo lugar el sábado 17 de enero del 2015 y que al día siguiente fue descubierto el cuerpo. La ex esposa de Nisman, Sandra Arroyo Salgado ya solicitó que se cambie ese punto. También se critica a la fiscal Fein por no haber indagado al respecto.

*El papel que jugó el técnico informático, Diego Lagomarsino, empleado de Nisman y dueño del arma que lo mató. El nuevo fiscal también intentará averiguar cuál era su verdadero trabajo en la UFI-AMIA.
* Qué hizo Sergio Berni, ex secretario de Seguridad Nacional, durante la noche del 18 de enero, en el Policía Federal. Para la Justicia, su presencia en el lugar resultaba completamente irregular, tal como lo reconoció la ex jueza de la causa Fabiana Palmaghini.
*Quién alteró la computadora y los celulares de Nisman. Este último punto resulta de especial interés, ya que se encuentra probado el hackeo que tuvo lugar antes y después de su muerte. Sin embargo, nunca se pudo determinar quién lo hizo y si fue en el lugar o de manera remota. Además, las pericias se encuentras paralizadas desde hace un año.
Esta pista ahora fue reavivada por el nuevo fiscal de la causa. De acuerdo a sus instrucciones, seguirá trabajando el área de Cibercrimen de la Policía Metropolitana, aunque con asistencia de expertos de Gendarmería.
Para los analistas del Área (que ahora es parte de la Policía de la Ciudad), Palmaghini demoró el avance de la investigación. Concretamente, se la acusa de no haber autorizado autorizó un allanamiento en la ciudad entrerriana de Paraná, donde se habría activado el virus troyano que infectó el celular de Nisman.
También había datos requeridos desde Miami, ya que el teléfono y el dominio utilizados para realizar el hackeo pertenecían a esa ciudad. “La información que necesitábamos (en los Estados Unidos) se podía obtener en 15 días, pero se optó por el trámite del exhorto que puede durar dos años”, confirmó uno de los investigadores a Infobae.
*El papel de los responsables de realizar el allanamiento la noche del 18 de enero de 2015. Por el hecho, Taiano pidió investigar a Berni, al ex jefe de la Policía Federal Román Di Santo, a la ex fiscal de instrucción Viviana Fein, al primer juez de la causa, Manuel De Campos, al jefe de la Superintendencia de Interior y Delitos Complejos de la Policía, Roque Luna, y a cualquiera de las 60 personas que ingresaron al departamento esa noche y que haya cometido alguna irregularidad.
En este sentido, Taitano también incluyó en su dictamen un informe detallado sobre las irregularidades “intencionales” que se cometieron en el departamento de Nisman, la noche en la que fue encontrado el cadáver.
“El desprecio total con que actuaron todos quienes ingresaron al lugar del hecho –circunstancia que sin duda permite al suscripto enrolarse en la postura de que aquellos actos se llevaron adelante con intencionalidad-, perjudicó gravemente la recolección de pruebas con la finalidad de dilucidar el desenlace fatal del Dr. Nisman. El panorama expuesto, me permiten afirmar que es muy factible que gran parte de los indicios existencias en el lugar no fueron recolectados”, indicó.
De esta manera, a dos años de la muerte del fiscal la causa se encuentra plagada de irregularidades, dudas y contradicciones. Ahora se abre otro capítulo con el traspaso a la Justicia Federal.

Print Friendly, PDF & Email