Control penitenciario es responsabilidad de estados, dice Temer

0
Compartir

Brasilia, 5 ene (PL) El presidente de Brasil, Michel Temer, catalogó hoy de »terrible accidente» la matanza de 56 reclusos en un penal de Manaus y afirmó que la responsabilidad del control penitenciario corresponde a los estados.

Nosotros estamos delante de una realidad constitucional y es que la seguridad interna y de los presidios corresponde a los estados, insistió Temer antes de señalar que existe ‘otra realidad, fuera de la Constitución, y es la necesidad imperiosa’ de que la Unión ingrese en ese sistema de seguridad.

Al intervenir en una reunión del denominado núcleo institucional del Gobierno y referirse a la masacre ocurrida el 1 y 2 de enero en el amazónico Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj), el gobernante recordó que este es un presidio privatizado.

Por tanto, consideró, ‘no hubo una responsabilidad, digamos, muy objetiva, muy clara, muy definida de los agentes estatales’.

Temer anunció en su discurso que ya fueron destinados recursos para la construcción de por lo menos un reclusorio más en cada estado de la federación, así como de cinco cárceles federales para reos de alta peligrosidad, cada una de estas últimas con capacidad para entre 200 y 250 personas.

Explicó además que las prisiones que se construyan deberán tener predios distintos que permitan separar a los reclusos que incurrieron en delitos de mayor potencial ofensivo, de quienes practicaron ilícitos de menor peligrosidad.

La reunión del núcleo institucional del Gobierno, a la cual concurrieron representantes de la Casa Civil, los ministerios de Justicia, Defensa y Relaciones Exteriores, de la Abogacía General de la Unión, el Gabinete de Seguridad Institucional y la Policía Federal, fue convocada por Temer 72 horas después de la masacre de Compaj.

La matanza en ese penal -la segunda más sangrienta tras la ocurrida en 1992 en Carandiru, donde la policía asesinó a 111 presos- fue considerada por la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) no como un hecho aislado, sino ‘reflejo de la crónica situación’ de las cárceles de Brasil.

En un mensaje difundido ayer aquí, la Acnudh exigió también a las autoridades brasileñas que se acometa ‘una investigación inmediata, imparcial y efectiva’ de los hechos y que quienes resulten responsables por los mismos sean llevados ante la justicia.

Por su parte, el representante de la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos para América del Sur, Amerigo Incalcaterra, condenó la ‘extrema violencia’ registrada en los presidios de Manaus.

Incalcaterra enfatizó que las violaciones de los derechos humanos son frecuentes en el sistema penitenciario brasileño, incluyendo la práctica de la tortura y el maltrato, así como las inadecuadas condiciones de vida en el interior de las unidades.

En ese sentido, recordó que después de visitar Brasil en 2015 el entonces relator de las Naciones Unidas contra la tortura, Juan Méndez, concluyó que la severa superpoblación de las prisiones lleva a crear condiciones caóticas dentro de las mismas.

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments