Inicio Mundo Alemania investiga un frustrado ataque que podría involucrar a un niño de...

Alemania investiga un frustrado ataque que podría involucrar a un niño de 12 años

Compartir

La Fiscalía federal alemana anunció hoy que abrió una investigación tras encontrar un artefacto explosivo en un mercado navideño de la ciudad de Ludwigshafen, en el oeste del país, por el que, según la revista Focus, se investiga a un menor de 12 años.

La Fiscalía se hizo cargo de la investigación luego que las autoridades policiales encontraran una bomba de clavos en la citada localidad, que finalmente no estalló porque la carga explosiva que llevaba en su interior no llegó a activarse.

“Con el objetivo de no entorpecer la investigación, no podemos dar más datos”, señaló en un escueto comunicado un portavoz del ministerio público con sede en la ciudad de Karlsruhe, según informaron las agencias de noticias DPA y EFE.

Pese al perfil bajo de estas declaraciones, el sólo inicio de la investigación implica que se trata de un delito grave ya que quedó en manos de la Fiscalía federal.

El delito que se investiga es el de la preparación de un ataque violento grave contra la seguridad del Estado.

Según Focus, que cita a fuentes de las fuerzas de seguridad, el sospechoso es un niño de 12 años germano-iraquí “fuertemente radicalizado” que se cree que ha sido captado o influenciado por un “miembro desconocido” de la milicia radical Estado Islámico (EI).

Esta versión, sin embargo, no fue confirmada por ninguna fuente oficial alemana.
El menor, con la autorización de sus padres, fue entregado a los servicios sociales, según Focus.

Los hechos que se investigan tuvieron lugar el 26 de noviembre pasado, el sábado del primer fin de semana de adviento (el comienzo del año litúrgico cristiano, que comprende las cuatro semanas anteriores a la Navidad).

La bomba fue encontrada en el momento en que abren por primera vez los mercados navideños y la afluencia de público es grande.

Según la versión periodística, el menor depositó el artefacto, un recipiente de cristal con una mezcla “altamente explosiva”, que finalmente no explotó.

El 5 de diciembre pasado el joven trató de volver a colocar el explosivo entre unos arbustos junto al ayuntamiento de Ludwigshafen, esta vez dentro de una mochila con clavos, pero entonces un transeúnte vio algo sospechoso y alertó a la policía.
La policía informó del hallazgo de este explosivo ese mismo día, lo que obligó a cerrar la zona temporalmente.

Las fuerzas de seguridad explicaron entonces que la sustancia explosiva era una mezcla del contenido de fuegos artificiales y bengalas y que, pese a que podía arder fácilmente, no podía explotar.

Las autoridades alemanas tratan ahora de determinar el trasfondo del frustrado ataque y la peligrosidad que podrían entrañar los materiales utilizados en el artefacto.

Sobre el menor presuntamente involucrado, la prensa informó que se trata de un niño nacido en 2004 en Ludwigshafen y que tendría doble nacionalidad alemana-iraquí.

Desde el gobierno alemán no ocultan su asombro por lo ocurrido.

“Es una noticia que espantaría a todo el mundo”, señaló el vocero del Ejecutivo, Steffen Seibert, durante su conferencia de prensa diaria.

El vocero llamó, sin embargo, a mantener la calma y esperar a que la Fiscalía federal ofrezca los primeros datos de las investigaciones.

Telam.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments