Argentina excluida de las pruebas PISA por el falseo de datos del gobierno anterior

8
Compartir

Se trata de un importante ranking educativo que se publica desde el 2000, el Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, PISA en inglés. Estas evaluaciones miden el rendimiento escolar de jóvenes de 15 años de diferentes países, y diversas ciudades en cada uno.

Lamentablemente, Argentina fue excluida de los rankings de las pruebas, por decisión de Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Para la organización, el gobierno anterior manipuló los lugares donde se realizaron los exámenes para garantizar mejores resultados y un buen puesto en la tabla.

Para la OCDE, la metodología utilizada demuestra una intención de alterar los resultados reales: participaron menos niños y se modificaron las escuelas que venían participando en las evaluaciones previas, por lo tanto la muestra armada por el gobierno argentino no reflejaría la realidad de la calidad educativa del país.

La alerta surgió los responsables de elaborar el informe notaron que Argentina había subido dramáticamente su posición desde puesto 59 que había obtenido en 2012, de una forma que no tenía precedentes. A raíz de esto, especialistas evaluaron el caso y descubrieron el el gobierno había omitido varias escuelas que habían participado en test anteriores.

El asunto se discutió ampliamente y, en principio, Argentina iba a ser incluida en el ranking con una aclaración especial al respecto de la situación. Sin embargo, los evaluadores resolvieron que la representatividad de la muestra se encontraba tan falseada que era imposible compararla con los resultados anteriores.

Otros países que fueron excluidos del ranking alguna vez, por variados motivos, fueron Malasia, Kazajstán y Albania. Mientras que los primeros en el ranking fueron Estados asiáticos, con Singapur a la cabeza.

Asimismo, en el dictamen, la OCDE no se refirió a la intencionalidad de modificar la muestra, pero es probable que haya pesado el precedente del falseo de los datos del Indec, que había sido sancionado por el FMI.

Cabe destacar que PISA evalúa por separado a la Ciudad de Buenos Aires, del mismo modo que lo hace con otras ciudades de iguales características. Por lo tanto, la Capital sí integró la última edición del ranking y mostró mejorías en las áreas de ciencia, comprensión de textos y matemática.

Por su parte, el ministro de Educación en ese momento, Alberto Sileoni, negó que se haya intentado manipular los datos. La justificación fue que las escuelas excluidas no existen más o se fusionaron entre sí.

Print Friendly, PDF & Email

Comments