El voto de Mauricio Macri que podría modificar el rumbo de la economía argentina

0
Compartir

En el caso de que China fuese considerada en la categoría de “economía de mercado”, ningún país podrá imponerle aranceles anti-dumping a sus productos

El voto de Argentina sobre el ingreso de China a la Organización Mundial de Comercio (OMC) probablemente lleve al presidente Mauricio Macri a tomar unas de las decisiones más difíciles de su gestión. El próximo 11 de diciembre, luego de cumplir un año en el gobierno, no será un día más: ese día los 163 países miembros de la OMC deberán votar si consideran a la República Popular China como una “economía de mercado”. En caso de un voto afirmativo, el país asiático pasaría a ser miembro pleno y esto podría traerle muchos problemas económicos al Gobierno de Cambiemos y en particular a Mauricio Macri.

Entre otras cosas porque en caso de que la nación asiática fuese considerada en la categoría de “economía de mercado” ningún país podrá imponerle aranceles anti-dumping a productos chinos que ingresen al país o el impuesto al acero que va del 40 al 80% fijado por la Unión Europea. En este caso, empresas productoras de acero como Siderar del Grupo Techint, que en este momento tiene una dura puja en Córdoba por el ingreso de tubos sin costura que importó una empresa de ese país violando las reglas comerciales, serían muy afectadas. La República Popular China tiene la mayoría de los derechos y obligaciones a las que está sujeto el resto de los países de acuerdo con el Acuerdo sobre Aranceles Aduaneros y Comercio (GATT 94): la excepción son algunas normas respecto a los subsidios y aranceles contra prácticas desleales de competencia (dumping).

Si el voto fuese favorable se podría generar una situación conflictiva con algunas empresas que pertenecen a la Unión Industrial Argentina (UIA). Varios directivos de la central fabril consideran que si hay una votación a favor de declarar economía de libre mercado al gigante asiático habrá una avalanacha de importaciones de productos chinos y muchos conflictos comerciales. Pese a todo el último informe semestral de la OMC fue muy duro con esa nación y convalidó las sanciones arancelarias impuestas al gigante asiático. Además, Mauricio Macri tiene la posibilidad de abstenerse en la votación, pero quien posee gran influencia en la Cámara Argentino-China es su padre, Franco Macri, que importa autos de la marca Cherry desde ese país a través del Mercosur.

El otro tema que genera una gran preocupación es la construcción de las represas Nestor Kirchner y Jorge Cpernik a orillas de Río Santa Cruz, a cargo de una sociedad entre la empresa local Electroingenieria y la empresa china Gezhouba. Las inversiones futuras prometidas por la República Popular China superan los 30.000 millones de dólares para las represas hidroeléctricas, para las centrales nucleares Atucha IV y V, para la red de gasoductos de Córdoba y para el tren Belgrano Cargas que forma parte del Plan Belgrano. Otra de la incógnitas es qué pasará en caso de un voto argentino en contra con los mas de 11.000 millones de dólares de un préstamo en calidad de swap del Banco Nacional de China que forman parte de los 37.000 millones de dólares del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

infobae.com

Print Friendly, PDF & Email

Comments