Empresarios y funcionarios viajan a buscar financiamiento

0
Compartir

Una misión argentina -compuesta por empresarios y funcionarios- partirá en las próximas horas con destino a la República Popular China para realizar los primeros contactos formales en la búsqueda de obtener financiamiento para la construcción de la represa Chihuido, en la provincia de Neuquén, entre otras obras de infraestructura.

La misión estará encabezada por subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales, Martín Soto, y representantes de las empresas Panedile y Helport, las compañías nacionales que lideran la Unión Transitoria de Empresas (UTE) que se adjudicaron la construcción de la represa.

Ente los integrantes de la misión se destaca el presidente de Panedill, Hugo Dragonetti, quien es el que lleva adelante las cuestiones referidas a la ingeniería y los aspectos técnicos del proyecto. Además integran el grupo adjudicatario de Chihuido las empresas Isolux de España, Chediack, Eleprint e Hidroeléctrica Ameghino.

Las conversaciones también comprenderán la posibilidad de que algunas empresas chinas se sumen al proyecto con la provisión de turbinas y equipos generadores.

También serán parte de la delegación otros empresarios de provincias como Córdoba y San Juan que tienen interés en el desarrollo de obras energéticas, viales y de infraestructura, informaron las fuentes que participarán de la misión que en las horas de la tarde de hoy con destino a Beijing.

En la ciudad china, los empresarios tendrán reuniones con miembros del Ministerio de Finanzas y del Comité de Reforma, la cartera que analiza los procesos políticos y comerciales de aquel país y que opera como banca de fomento.

En el caso de la represa Chihuido, la obras más importante del conjunto de proyectos en carpeta de esta misión, la idea es buscar el financiamiento del EximBank -la entidad financiera dedicada a promover el comercio exterior y las inversiones- por el mayor porcentaje posible del costo total de la obra y a la menor tasa de interés.

La opción del financiamiento chino para la obra que se estima demandará una inversión de unos 2600 millones de dólares, surgió luego que semanas atrás se confirmó definitivamente que Rusia desistió del aporte para el cual llegó a ofrecer una financiación del 85% del proyecto a una tasa del 6,5% anual.

Si bien el monto de la obra no tiene margen de modificación, los interesados en la obra admiten que puede abrirse un proceso de negociación que permita mejorar la tasa de financiamiento, el monto a cubrir del total de la obra, la extensión de los plazos de pago a 20 años o más, y la mejora del mecanismo de redeterminación de los precios de la obra durante su construcción.

A diferencia de la experiencia con los chinos por la construcción de las represas Néstor Kichner y Jorge Cepernic, en la provincia de Santa Cruz, las fuentes explicaron que Chihuido ya cuenta con aspectos claves ya definidos como la certificación del plan de negocios efectuada por la consultora KPMG, la ratificación del proyecto ejecutivo de la obra y estudio de impacto ambiental a cargo de especialistas independientes.

Las fuentes también insistieron en que el objetivo del viaje es plantear un nuevo convenio no solo para Chihuidos, sino también para buscar un paquete de financiamiento para grandes obras públicas en materia energética, vial e infraestructura.

Esta misión comercial fue planteada como una primera avanzada a la visita que encabezarán en las próximas semanas a China el ministro de Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, y el subsecretario de Recursos Hídricos de esa cartera, Pablo Bericiartúa.

La presencia de Frigerio en China será una de las que otros funcionarios del Gabinete nacional realizarán a aquel país para preparar la llegada del presidente Mauricio Macri a Beijing, previsto para marzo, momento en que deberán estar definidos un conjunto de convenios bilaterales para su firma.

Fuentes del Gobierno nacional que confirmaron la secuencia de visitas de empresarios y funcionarios a China, explicaron que «el país se encuentra ante la posibilidad de lograr financiamiento a tasas competitivas para llevar adelante sus obras estratégicas de infraestructura».

«Las fuentes de fondeo de las obras millonarias en el inicio del desafío se están llevando a cabo primero con fuentes del tesoro nacional y de organismos multilaterales, pero no alcanzan a cubrir la demanda significativa de infraestructura por lo cual se abre un camino muy importante público privado para incrementar la inversión», explicó la fuente.

La ejecución del Proyecto Chihuido I, que en diciembre último se adjudicó a un consorcio de empresas argentino-español, constará de una represa y una central hidroeléctrica, se erigirá sobre el río Neuquén y tendrá un plazo de ejecución de cinco años, tras lo cual podrá incorporar 637Mw al sistema eléctrico argentino.

La central -que permitirá además regular las crecidas del río y abastecer agua a la región para consumo, riego y uso industrial- contará con cuatro permitirán una energía media anual de 1.750 Gwh.

telam.com.ar

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments