Por robos, ya murieron 12 inocentes en Córdoba en 2016

1
Compartir

Los casos, ocurridos en la provincia de Córdoba, son menos con respecto a 2015. El último crimen tuvo por víctima a un expolicía baleado por asaltantes. No hay detenidos.

NO le dieron tiempo a nada a mi papá. Lo vieron con el arma en la mano y comenzaron a tirarle. Hicieron como tres disparos…”.

La joven relata lo sucedido y se contiene como puede para no estallar en llanto, rabia e impotencia. Habla sobre su padre y sobre cómo fue asesinado el pasado fin de semana en un hecho de robo.

Se llamaba Juan Antonio Ri­ghini, tenía 54 años y era un suboficial de la Policía de Córdoba.

El pasado sábado a la noche, mien­tras estaba de civil en su casa, quiso detener a un par de jóvenes delincuentes que acababan de asaltar a un familiar. No pudo. Dos balazos con una pistola, uno en el pecho, pusieron fin a su vida.

El drama sucedió alrededor de las 22 del sábado, en Matienzo, un barrio de la zona sudoeste de la ciudad de Córdoba que viene siendo castigado por la inseguridad.

Hasta el cierre de esta edición, no había detenidos ni sospechosos firmes por el crimen, pese al trabajo desplegado por investigadores de la División Robos y Hurtos de la Policía de Córdoba.

Con el crimen de Righini, quien estaba casado y tenía hijos, suman 12 los inocentes muertos durante episodios de inseguridad en la provincia de Córdoba en lo que va del año.

La cifra, que surge del relevamiento propio que lleva adelante La Voz , es levemente inferior, por ahora, al listado trágico que la inseguridad escribió el año pasado. 
A lo largo de 2015, se contabilizaron 17 inocentes muertos tras robos registrados en toda Córdoba.

Hay dos aspectos de suma relevancia: por un lado, numerosos casos se registraron en el marco de asaltos domiciliarios; por otro lado, en la mayoría de los episodios se emplearon armas de fuego a la hora de matar.

Asalto, balas y muerte

Todo sucedió el sábado, pasadas las 21, en una vivienda ubicada en calle San Cayetano al 3300, de barrio Matienzo, donde vivía Righini junto con su familia.

De acuerdo con testigos, al menos dos delincuentes armados sorprendieron a un hombre que ingresaba en moto a esa vivienda. Se trataba del consuegro del policía retirado. La idea era celebrar con una cena en familia.

El festejo no llegó a hacerse. Los ladrones, que se habían bajado armados de un auto gris, encararon al motociclista. Se cree que querían robarle dinero.

Un familiar comenzó a gritar. Decidido, Righini salió armado para enfrentar a los ladrones, pero estos los recibieron a los tiros. El expolicía sufrió un impacto en un brazo y otro en el tórax. Moriría poco después en el lugar.

Los ladrones manotearon una billetera y escaparon en un auto.

“Era muy querido por los vecinos, porque siempre ayudaba cuando pasaba algo. Esto no tiene explicación”, dijo ayer, conmocionada, la esposa de la víctima.

El caso del electrocutado. El pasado sábado, un joven que habría intentado robar una casa murió electrocutado al tomar contacto con una reja. Fue en barrio San Roque y es investigado. La familia que vive donde ocurrió el drama tiene custodia policial. Es que allegados al fallecido habrían intentado atacar la casa.

Un barrio conmovido por la muerte de su vecino

El crimen del expolicía Juan Antonio Righini (foto) se agrega, según denunciaron sus vecinos, a una ola de violentos asaltos que se vienen registrando desde hace tiempo en barrio Matienzo. Los vecinos se quejaron ayer de que los robos contra viviendas y arrebatos callejeros son permanentes. En ese sentido, muchos dijeron que el expolicía los “cuidaba a todos” y se mostraron consternados por el drama del sábado. La causa está en manos del fiscal Alfredo Villegas.

lavoz.com.ar

 

Print Friendly, PDF & Email
cript async src="https://pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js">

Comments