Inicio Columna DE NESTOR KIRCHNER, LA AMIA, STIUSSO Y NISMAN

DE NESTOR KIRCHNER, LA AMIA, STIUSSO Y NISMAN

Compartir

 

 

Desde mi lugar de trabajo al lado del entonces Presidente KIRCHNER me tocaba atender la agenda presidencial y derivar a las áreas respectivas  los múltiples  pedidos que llegaban a la oficina presidencial.

Algunos de estos pedidos  –dada su importancia o complejidad- me forzaban a resolverlas directamente con el Presidente, cuestión que –en el plano laboral- me obligaban a encontrarme con el permanentemente.

En estos encuentros el Presidente no dejaba de atender otras cuestiones de Estado, por cierto; y si bien me limitaba a esperar instrucciones para los trámites que debían resolverse, tampoco yo era un mueble y forzosamente  escuchaba lo que el presidente manifestaba a sus interlocutores y –en algunas ocasiones- participar de alguna que otra discusión con sus colaboradores. Situación que por el solo hecho de estar ahí,  molestaba  mucho al círculo chico, y al quedar expuestos ante mi persona fue motivo suficiente  por el que me hice acreedora de un odio que pocos pudieron disimular.

Y es entonces que, en muchos aspectos de la labor presidencial, a pesar de no concernir a mi jurisdicción, llegué a tener bien en claro el pensamiento del Presidente KIRCHNER en varias cuestiones de carácter estratégico.

Uno de estos aspectos es el referido al atentado a la  Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) de Buenos Aires el 18 de julio de 1994, uno de los mayores ataques terroristas ocurridos en la Argentina.

Y creo, aquí y ahora, es indispensable dejar sentada la opinión del entonces presidente  Néstor KIRCHNER sobre el particular, porque estoy escuchando muchas opiniones que en nada condicen y confrontan con una clara e indubitable posición presidencial en relación al mayor atentado terrorista sufrido por el país y que costara la vida de 85 compatriotas y 300 heridos.

EL PRESIDENTE NÉSTOR KIRCHNER ESTABA TOTALMENTE CONVENCIDO DE LA REPONSABILIDAD DIRECTA DE IRAN EN ESE ATENTADO y –hasta donde yo sé- en la demostración de tal hipótesis centró enormes esfuerzos y dispuso organismos del Estado para corroborarlo, a quienes encomendó reunir todas las pruebas necesarias.

El Fiscal Alberto NISMAN, su equipo sumado a Jaime STIUSSO y su formidable  poder investigativo en el área de inteligencia de Estado fueron  los organismos estatales comprometidos en la pesquisa y estoy convencida que nadie como ellos llegaron tan lejos en la búsqueda de la verdad y ambos reportaban directamente al Presidente de la Nación.

Este status y esta convicción se sostuvo en el gobierno, inclusive durante la presidencia de Cristina KIRCHNER, por lo cual no hubo ningún cuadro gubernamental Kirchnerista que no estuviera convencido de la culpa de Irán, incluyendo –obviamente- al Canciller Héctor TIMERMAN que, además, profesa la religión judía cuya comunidad fuera la principal afectada en el sangriento atentado terrorista.

Yo –como la mayoría del pueblo argentino- ignoro lo que pasó y las razones por las cuales una vez fallecido Néstor KIRCHNER, inmediatamente todo se dio vuelta a favor de los iraníes en el gobierno de Cristina Fernández.

Fue un viraje tan evidente, repentino y las razones aún ocultas fueron de tal peso que hasta el mismo Canciller comenzó a operar en todas las esferas con el indisimulado propósito de desvincular a Irán y sus funcionarios de las responsabilidades del atentado.

Más allá de lo que pueda decirse y saberse hoy de Néstor KIRCHNER, lo cual yo no voy a defender porque en muchos de esos aspectos  también  fui una de los millones de argentinos desilusionados, quiero dejar sentado lo que a mí me consta, como les consta a todos, que no es otra cosa que su profunda convicción y todos sus esfuerzos para demostrar tanto en el país como en los foros internacionales de las responsabilidades de Irán en el salvaje atentado a la Mutual  Judía y que en lo que refiere al Presidente KIRCHNER –en este  sentido- no ha habido ni dobleces, ni tibieces, ni ambigüedades, ni medias verdades.

En lo que respecta a lo que después sucediera es absoluta responsabilidad de Cristina FERNANDEZ  y su gobierno que hoy guardan bajo miles de llaves los secretos que confluyeron en el vergonzoso Memorándum de Entendimiento con Irán, la denuncia de encubrimiento que formulara el Fiscal Alberto NISMAN y su misteriosa muerte.

Los argentinos no sabemos.

Cristina KIRCHNER y Héctor TIMERMAN no pueden “no saber”.

Es por ello que a ambos les desespera hasta la furia la posibilidad que la Justicia reabra la causa en la que NISMAN los acusa por  “decidir, negociar y organizar la impunidad de los prófugos iraníes en la causa AMIA con el propósito de fabricar la inocencia de Irán”.

A esto se le dice de una sola manera: ENCUBRIMIENTO.

 

Miriam Quiroga

Print Friendly, PDF & Email
Compartir

Comments